(Tiempo de lectura: 3 min)

El coronavirus empieza a ser sólo un recuerdo para los números de economía de la segunda potencia comercial del mundo: China.

Así es, de acuerdo con los últimos datos llegados desde el gigante de Asia, su economía creció un 4,9 por ciento en el tercer trimestre de 2020, recuperando buena parte de lo que había perdido en los meses previos.

En el primer trimestre del año, cuando más duro golpeaba la pandemia de Covid-19 en China, el producto interno bruto cayó 6,8 por ciento. En el siguiente, entre los meses de abril y junio, ocurrió una suba del 3,2 por ciento.

En el tercer trimestre, de acuerdo con lo comunicado este lunes de manera oficial, la producción industrial y las ventas minoristas crecieron un 6,9 y un 3,3 por ciento, respectivamente, en relación con el mismo periodo del año anterior.

En paralelo, las imágenes que llegan desde Wuhan, la ciudad en la provincia china de Hubei en la que se inició el brote, son de absoluta normalidad y distan de aquellas fotografías de desolación que se vieron en febrero pasado producto de las estrictas medidas de bloqueo que impuso el gobierno.

A nivel regional, el último cálculo del Banco Mundial es que el coronavirus afectará al crecimiento económico de toda Asia en 2020.

Las estimaciones indican que serán los valores más bajos desde 1967. Igualmente, se espera que China alcance un crecimiento del 2 por ciento al final del año, comparando con 2019.

El Banco Mundial dijo que prevé que la región de Asia Oriental y el Pacífico este año crezca sólo un 0,9 por ciento.

Xi Jinping

Datos que asombran

De acuerdo con el anuncio de la Oficina Nacional de Estadísticas (NBS) china, la segunda economía más grande del mundo se está recuperando con fuerza y ha superado la contracción de la primera parte del año, la primera caída desde el final de la Revolución Cultural en 1976. 

La causa fue, obviamente, la rigidez de los confinamientos destinados a detener la marea de la pandemia de coronavirus.

El dato del tercer periodo de 2020 de crecimiento del producto interno bruto está por debajo del aumento del 5,5 por ciento proyectado en una encuesta de analistas realizada por Bloomberg.

De acuerdo con los analistas económicos, la recuperación continúa liderada por la fortaleza de la industria, en particular por una sólida llegada de inversiones y de una suba de las exportaciones.

Igualmente, han detectado que el crecimiento de la inversión en infraestructura no es lo óptimo que se esperaba y que hay una persistente debilidad en el consumo corporativo.

En otras cifras publicadas por la NBS, la producción industrial, un indicador de la actividad en los sectores de manufactura, minería y servicios públicos, creció un 6,9 por ciento en septiembre respecto del año anterior, después de un aumento del 5,6 por ciento en agosto. Esto estuvo por encima del pronóstico de Bloomberg.

Las ventas minoristas, otra pieza clave de la economía china ya que evidencia el gasto de los consumidores en la nación más poblada del mundo, crecieron un 3,3 por ciento en septiembre, mejorando lo relevado en agosto (una suba del 0,5 por ciento) y por encima de las proyecciones de Bloomberg (1,7 por ciento).

El crecimiento de las ventas minoristas producido en agosto fue la primera expansión del consumo en 2020, y ahora parece haberse acelerado. 

Las importaciones, en tanto, también aumentaron: 13,2 por ciento en septiembre respecto del año anterior, anunció la agencia de aduanas de China la semana pasada.

Apple en China

China y el crecimiento

Durante las dos décadas anteriores a 2020, China había experimentado una tasa de crecimiento económico promedio de alrededor del 9 por ciento, aunque el ritmo se ha ido desacelerando gradualmente.

Si bien la pandemia de Covid-19 ha obstaculizado los objetivos de crecimiento de este año, China ya venía con problemas desde antes: la guerra comercial con Estados Unidos había empezado a dañar la economía.

Igualmente, hay que decir que la economía de China está creciendo a tasas inimaginables para otros países afectados por el Covid-19.

Las medidas draconianas de bloqueo para controlar el virus, combinadas con algunos estímulos gubernamentales, parece que han funcionado bien.

Un elemento clave ha sido el turismo interno. Los turistas y viajeros dentro de China han ayudado a que la recuperación continúe porque están gastando su dinero internamente ya que por las restricciones globales aún no pueden ir al extranjero.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here