(Tiempo de lectura: 4 min)

Después de una fuerte caída en la sesión anterior, los principales índices de Wall Street dieron un salto este lunes. Luego de conocerse las noticias sobre un posible regreso del presidente Donald a la Casa Blanca más pronto y las esperanzas de aprobación de un nuevo y más ambicioso proyecto de ley de estímulo fiscal, la confianza de los inversores aumentó.

A pesar de que el mandatario estadounidense se mantenía en una condición médica de pronóstico reservado, en su cuarto día de hospitalización por covid-19 los médicos que lo cuidan dijeron que podría ser dado de alta el lunes.

En efecto, la tarde de este lunes (hora de Nueva York) Trump anunció a través de su cuenta de Twitter que dejaría el hospital a las 6:30 pm. Dijo sentirse realmente bien al tiempo que pidió al pueblo estadounidense no temerle al covid-19.

Trump fue internado en el hospital militar Walter Reed en Bethesda, Maryland, después de dar positivo para coronavirus junto con su esposa Melania y varios de sus más cercanos colaboradores, horas más tarde del primer debate presidencial.

Subidas de la mayoría de índices

La jornada de este lunes comenzó con una fuerte subida de 10 de los 11 índices principales de S&P. El índice de energía (SPNY), que ha tenido el peor desempeño del año, aumentó un 1,7%. Mientras que el de materiales (SPLRCM) y finanzas (SPSY) también tuvieron ganancias durante las operaciones matutinas.

Después de que el jefe del equipo médico de Trump revelara que el presidente recibió una dosis de doble anticuerpo de Regeneron por vía intravenosa, las acciones del laboratorio Regeneron Pharmaceuticals Inc se elevaron un 6,1%. Igualmente, el índice de salud (SPXHC) subió un 1.7%.

“Uno de sus tratamientos fue un fármaco experimental de Regeneron (y) que está demostrando que este podría ser un componente importante para que los tratamientos avancen”, explicó el presidente de Great Hill Capital LLC en Nueva York, Thomas Hayes.

El pesimismo sobre una mayor ayuda fiscal para estimular la economía y los datos sobre una desaceleración del ritmo de recuperación de Estados Unidos, impactaron hace unos días el S&P 500. En septiembre, el índice de referencia tuvo su peor mes desde el comienzo de la crisis generada por el virus de origen chino.

Datos publicados más recientemente muestran que en septiembre la actividad de la industria de servicios vio una evidente recuperación. Esto permitió superar el nivel que prevalecía antes de que la crisis sanitaria golpeara fuertemente al país.

Trump está comprometido con un mayor estímulo

Las declaraciones del jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, trajeron un poco más de esperanza al mercado. El funcionario dijo que todavía es posible llegar a un acuerdo en el Congreso para más estímulos para aliviar la crisis del coronavirus. Añadió que en esta materia el presidente Trump estaba ganado para que se logre un acuerdo.

La analista de estrategia de inversión de Baird, Ross Mayfield, expresó que “el mercado realmente ha cotizado en las noticias de estímulo, tanto en el lado alto como en el lado bajo durante los últimos meses”.

Añadió que “la necesidad de ese estímulo se está volviendo cada vez más evidente. Si bien podría impulsar un poco los mercados, la economía real está demostrando que es necesario llevar esta recuperación a otro nivel”.

El Dow Jones Industrial Average (DJI) al final de la mañana (11:32 am ET) subió un 1,30%, mientras que el S&P 500 (SPX) aumentó un 1,37%, en tanto que el Nasdaq Composite (IXIC) se elevó un 1,70%.

Igualmente, las acciones de los gigantes tecnológicos Apple Inc, Amazon.com Inc,  Nvidia Corp y Microsoft Corp saltaron entre un 1,4% y un 2,2% pese a que el viernes pesaron mucho sobre el Nasdaq (IXIC).

Nuevos máximos del S&P

Este lunes también el subíndice bancario S&P se incrementó un 1,8%, cuando el rendimiento a 30 años de las letras del Tesoro estadounidense alcanzaron su mayor nivel desde finales de agosto.

El único sector que no se vio favorecido fue el inmobiliario, ya que jugó a la defensiva y registró una caída en el S&P.

Después de anunciarse su compra por parte de Bristol-Myers Squibb Co, compañías como MyoKardia Inc aumentaron un 58.0%. La empresa sería adquirida por unos 13 mil millones de dólares. Las acciones de Bristol-Myers también alcanzaron un aumento de un 0,7%.

Durante la sesión, las emisiones en avance fueron superiores en número a las acciones en baja con una diferencia de 3 a 1 tanto en la NYSE como en el Nasdaq. El índice S&P anotó 22 nuevos máximos de las últimas 52 semanas y cero mínimos. El Nasdaq, por otro lado, tuvo 88 nuevos máximos y solo siete nuevos mínimos.

Objetivos de inflación de la FED

Charles Evans, presidente del Banco de la Reserva Federal de Chicago.

Según el presidente del Banco de la Reserva Federal de Chicago, Charles Evans, la inflación de EE.UU debería alcanzar un 2% para 2023. Y debe ser llevada al 2,5% con el objetivo de compensar las subidas de precios por debajo del objetivo durante varios años.

Evans considera que la Fed “necesita tener una actitud de ‘participar para ganar’ hacia nuestro objetivo de inflación”. El banquero emitió estas declaraciones durante una reunión virtual de la Asociación Nacional de Economía Empresarial.

“Seguro que tenemos que sobrepasarnos. Me complacería mucho si pudiera aumentar la inflación, la inflación subyacente, hasta un 2,5% por un tiempo”, dijo un poco después en declaraciones para Bloomberg.

La FED adoptó en agosto un nuevo marco dirigido a contrarrestar las fuerzas estructurales de largo plazo que reducen la inflación con el fin de apuntar a una inflación del 2% en promedio.

Este marco fue implementado en septiembre bajo la promesa de mantener las tasas en un nivel cercano a cero, hasta que la tasa de inflación alcance el 2% y busque sobrepasar ese nivel por cierto tiempo. Tanto Evans como la mayoría de los banqueros centrales del país, consideran que esto no será posible sino hasta después de 2023.

Desacuerdos sobre el ritmo de inflación

Aún hay grandes desacuerdos dentro de la FED respecto a qué pasos seguir después de que eso suceda. Es decir, qué tan lento deben subir las tasas en ese punto al igual que hasta dónde se debe dejar aumentar la inflación.

“Creo que vamos a tener tasas de interés más bajas por más tiempo durante bastante tiempo, y probablemente será incómodo para muchas personas”, señaló Evans.

En cambio para el presidente de la FEF de Dallas, Robert Kaplan, quien no estuvo de acuerdo con la promesa de septiembre, una inflación del 2,5% es demasiado alta.

El pronóstico de Evans de una inflación del 2% y una tasa de desempleo del 4% en 2023, dependerá de si se aprueba una mayor ayuda fiscal federal. De lo contrario, opina que podrían producirse más recortes de empleos.

Este año se espera que la inflación subyacente alcance apenas 1,5% y que el desempleo en septiembre haya llegado a 7,9%.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here