(Tiempo de lectura: 3 min)

El mercado de la fabricación de automóviles ha ingresado, desde hace unos años, en un proceso inédito de reformulación.

El arribo con fuerza de los modelos eléctricos, las nuevas formas de movilidad y las complicaciones comerciales derivadas de la disputa entre los Estados Unidos y China están alterando el escenario mundial, derivando, en muchos casos, en ventas y fusiones de empresas.

En este contexto, Volkswagen, una de las tres compañías que más vehículos comercializa en el mundo (las otras dos son Toyota y la alianza Nissan-Renault-Mitsubishi), está analizando la venta de alguna de sus marcas asociadas.

De acuerdo con lo que ha publicado Reuters esta semana, el grupo alemán ha comenzado conversaciones preliminares con posibles compradores de su marca Ducati para evaluar el interés potencial en el fabricante de motocicletas.

La idea es decidir qué va a hacer con la marca antes de su nueva etapa de planificación, proceso que comenzará en noviembre.

Volkswagen busca revisar el futuro no sólo de su marca de motocicletas Ducati, sino también la de los autos súper deportivos Lamborghini y Bugatti.

La decisión es un paso que está inmerso en un proceso más grande a través del cual buscará ampliar su presencia mundial focalizando su estrategia de marketing mientras cambia a la producción masiva de autos eléctricos.

El objetivo en el horizonte es duplicar su valor hasta los 200 mil millones de euros.

Si bien una de las posibilidades es vender las marcas, el análisis también podría derivar en asociaciones tecnológicas con otras compañías para avanzar en el desarrollo de autos deportivos y súper motocicletas de nueva generación.

Lo cierto, según Reuters, es que para que Volkswagen pueda iniciar un proceso de venta formal el año que viene, ahora debe evaluar y definir con inversores e instituciones bancarias las expectativas de precios y el posible ajuste estratégico.

Otras de las fuentes consultadas por la agencia de noticias (por supuesto que no ha habido información oficial de la compañía) dijo que se espera que Volkswagen lance el proceso de venta –al menos de Ducati– a principios de 2021.

Antes, en diciembre de 2020, podría estar decidiendo quién será su asesor de ventas.

¿Nuevo intento de Volkswagen de vender Ducati?

Volkswagen ya intentó vender Ducati antes. Fue en 2017, cuando Bajaj Auto, en alianza con la marca de motocicletas KTM, expresó interés en comprar la compañía italiana.

En esa oportunidad, también hubo interés de Polaris y de los grupos de capital privado Bain, PAI e Investindustrial.

El proceso de venta se vio obstaculizado cuando encontró una fuerte oposición de los sindicatos.

Súper marcas

Como parte de su nuevo plan estratégico, Volkswagen también está analizando qué hará con Lamborghini. Ya ha encargado análisis sobre las posibilidades de la marca de automóviles deportivos y solicitado cotización a bancos y expertos en el tema.

La idea sería intentar venderla en 2021.

Los súper deportivos como Lamborghini están en una etapa incierta y muy variable según la marca.

Ferrari, por ejemplo, vio multiplicar su valor por tres desde que Fiat Chrysler la sumó en 2016.

Sin embargo, otra de las marcas rivales en ese segmento de mercado, la inglesa Aston Martin, no detiene su caída desde que lanzó su OPI en 2018.

Buena parte de la explicación respecto de la estrategia de VW es el impresionante crecimiento del mercado de automóviles eléctricos.

Ese segmento ya alcanzó los 270 mil millones de dólares y aunque está lejos todavía del volumen de dinero que generan los automóviles a combustión interna, lo cierto es que la brecha se acorta.

Se calcula que en 2040 los automóviles eléctricos representarán cerca del 10 ciento de la flota mundial de vehículos.

Los números de venta de las tres marcas que analiza vender VW no son muy alentadores.

Por ejemplo, en 2019, Lamborghini vendió 4.500 automóviles en todo el mundo y Ducati, cerca de 51 mil motocicletas.

El caso Bugatti es muy complicado: no llegó a las 100 unidades vendidas en todo el año.

Para Lamborghini, su mayor mercado es los Estados Unidos. En ese país comercializa tres veces más automóviles que en Gran Bretaña, su segundo destino más importante.

De la misma manera que Ducati, la marca Lamborghini pertenece a la alemana Audi, que, a su vez, forma parte del Grupo Volkswagen.

El resurgimiento de Lamborghini a nivel mundial se produjo gracias a una estrategia inteligente: avanzó en el segmento de los SUV, los modelos favoritos de los estadounidenses.

El Urus de Lamborghini

Lo logró especialmente a partir del Urus, un vehículo que combina el diseño amplio de los SUV con la potencia de los súper deportivos que han caracterizado desde siempre a la marca.

El año pasado, Lamborghini llegó a estar valuada en más de 10 mil millones de dólares, un valor que la ubica en la mitad que el gigante Ferrari.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here