(Tiempo de lectura: 3 min)

La esperada vacuna contra el Covid-19 de Pfizer Inc. y su socio BioNTech, es la primera en ser autorizada por el gobierno federal para su utilización en los EE.UU. Esto representa un paso decisivo para disminuir el gigantesco número de contagios provocado por la segunda oleada del virus.

Tras el permiso emitido por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA) el viernes y después de pasar un período de pruebas en humanos, la vacuna comenzará a ser aplicada de inmediato.

Un “milagro médico”

La autorización expedida por la FDA, establece que las vacunas deben ser administradas solo a personas mayores de 16 años, incluyendo a los ancianos. Este histórico paso fue calificado por el presidente de los EE.UU Donald Trump, como un verdadero “milagro médico”.

“Este es uno de los mayores logros científicos de la historia”, dijo Trump en un video transmitido desde la Oficina Oval en la Casa Blanca. Destacó que la vacuna “Salvará millones de vidas y pronto acabará con la pandemia de una vez por todas”.

Trump señaló que la vacuna es segura y será suministrada gratuitamente a todos los estadounidenses. El primer país en aprobar el uso de la vacuna entre su población, fue Gran Bretaña el pasado 2 de diciembre.

La vacuna de Pfizer / BioNTech contra el Covid-19, que estuvo lista en tiempo récord, fue previamente suministrada a modo de prueba en 44,000 personas. El estudio determinó que la inyección fue efectiva en un 95% para prevenir el coronavirus sintomático, y fue segura casi en su totalidad.

Campaña masiva de vacunación

A partir de este fin de semana, comienza en EE.UU la campaña de vacunación más grande de la historia en ese país. En este plan participarán agencias del gobierno y hospitales de todo tipo. Al igual que varias cadenas de farmacias minoristas, con el fin de asegurar que varios cientos de millones de personas sean vacunas en pocos días.

Este esfuerzo incluye la capacidad de distribución y las condiciones óptimas de almacenamiento de la vacuna. La inyección debe ser almacenada a temperaturas muy frías. Por otro lado, la inoculación requiere de la aplicación de dos dosis con tres semanas de diferencia. Lograr que las personas se apliquen el refuerzo será todo un desafío.

Pfizer construyó cavas de almacenamiento frío de la vacuna en Kalamazoo, Míchigan.

La otra tarea pendiente, es convencer a un alto número de estadounidenses que se rehúsan a ser vacunados, pues dudan de la efectividad y seguridad de la vacuna. Según informes de Pfizer, inicialmente los suministros serán limitados.

El laboratorio tiene planeado distribuir unas 25 millones de dosis solo en Estados Unidos antes del final de año. Con ello se podrían inmunizar a unas 12,5 millones de personas ya que se requiere la aplicación de las dos dosis de la vacuna.

Se espera que las primeras personas en la lista para ser vacunadas reciban la dosis inicial a partir del lunes. Durante el fin de semana, las vacunas serán enviadas a los hospitales y otros centros de salud del país.

Los cierres pandémicos podrían ser flexibilizados pronto

Sin embargo, la mayor parte de los estadounidenses no podrán recibir la primera dosis de la vacuna antes de la primavera o el verano. La compañía farmacéutica dijo que necesita de más tiempo para producir la vacuna en dosis suficientes antes de poderlas suministrar.

Las estimaciones del gobierno federal son que si al menos en las próximas semanas un número suficiente de personas son vacunadas los cierres pandémicos serán flexibilizados. Entonces los negocios, los restaurantes y las escuelas podrían volver a abrir al público. El impacto de la vacuna en el combate de la enfermedad dependerá del número de personas que la tomen.

El comisionado de la FDA, Stephen Hahn, dijo que “la autorización de la FDA para el uso de emergencia de la primera vacuna Covid-19 es un hito importante en la lucha contra esta devastadora pandemia que ha afectado a tantas familias en los Estados Unidos y en todo el mundo”.

La vacuna no protege a todos por igual

Al momento de anunciar el permiso, la FDA advirtió sin embargo la posibilidad de que la vacuna no proteja por igual a todas las personas que la reciben. También recomendó a los hospitales que apliquen la vacuna tener a mano los tratamientos necesarios para controlar cualquier reacción alérgica.

De hecho, la guía de uso de la inyección emitida por la FDA establece que los médicos y enfermeras no deben administrar la inyección a personas alérgicas a cualquiera de los componentes de la vacuna.

La misma advertencia la hicieron las autoridades sanitarias del Reino Unido. Después de que dos trabajadores del servicio de salud presentaron reacciones alérgicas al ser vacunados. Los investigadores de Pfizer – BioNTech excluyeron del estudio a personas que presentaron reacciones alérgicas graves a las vacunas.

La agencia igualmente aclaró que la vacuna podría no tener un resultado óptimo en personas que tengan un sistema inmunológico comprometido. Aquí se incluye a quienes toman medicamentos que provocan debilitamiento del sistema inmunológico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here