(Tiempo de lectura: 3 min)

Los estragos de la pandemia generada por la Covid-19 en la economía de España han impactado especialmente entre los más jóvenes. De hecho, el 35% de los jóvenes menores de 30 años de España no contarían, hoy en día, con ningún tipo de ingreso. Así lo asegura el informe ‘La crisis del Covid-19 y su impacto sobre las condiciones económicas de las generaciones jóvenes’ publicado por el Banco de España. El informe alerta de las graves consecuencias que comporta la crisis económica y social generada por la Covid-19 para la población joven. Una población joven que ya sufrió la crisis económica y financiera de 2009 al inicio de su vida profesional.

De hecho, el informe del Banco de España identifica unas dificultades mayores de acceso al mercado laboral entre los menores de 30 años. Esto provoca un impacto directo en las condiciones económicas de la población joven y una tasa sin precedentes de menores de 30 años sin ingresos. Más concretamente, el Banco de España especifica que el porcentaje de mayores de edad menores de 30 años en 2019 sin ingresos ya se situaba en el 30%. Pero en tan solo un año, y debido al impacto de la pandemia, el porcentaje se ha incrementado hasta el 35%.

Los datos son reveladores: Si en febrero de 2020 había un 30% de menores de 30 años sin ingresos, en mayo de 2020 ya era el 35%, y en diciembre de 202 rozaba el 36%. Los porcentajes son muy superiores a la media española, que, si bien también ha subido durante la pandemia, lo ha hecho con menos intensidad. Más concretamente, el porcentaje de población sin ingresos en febrero de 2020 se situaba en el 13%, mientras que en diciembre de 2020 se había elevado hasta el 19%.

La temporalidad y los contratos a jornada parcial, los principales motivos de la precariedad juvenil

El informe del Banco de España concluye que la precariedad del trabajo entre los menores de 30 años ya era persistente antes de la llegada de la pandemia. Y, de hecho, la crisis económica de 2020 solo ha agravado una problemática estructural del mercado laboral español.

Según las estimaciones del informe, la tasa de trabajadores de entre 20 y 29 años que cuentan con un contrato a tiempo parcial rondaba el 25% a finales de 2019. El porcentaje, muy superior a la media española, esconde un fenómeno todavía más preocupante: la tasa de parcialidad voluntaria. Una tasa de parcialidad involuntaria entre jóvenes que se sitúa entorno al 13%. Es decir, más de la mitad de los jóvenes que cuentan con un contrato a tiempo parcial, no tienen opción a aumentar su jornada laboral.

Por otro lado, el informe del Banco de España también identifica una tendencia al alza en la temporalidad de los contratos laborales de los jóvenes. Según las estimaciones del estudio, la durada media de los contratos temporales entre los jóvenes con estudios bajos marca un mínimo histórico de 3 meses.

Por otro lado, el informe identifica en la poca aplicación de los ERTE entre los jóvenes como otro de los agravios para este colectivo. Según el Banco de España, los trabajadores jóvenes se han beneficiado menos de los ERTE debido al alto número de trabajos temporales o con poca antigüedad. Las estimaciones del estudio sitúan la cobertura de los ERTE entre los trabajadores de 16 a 29 años por menos de la mitad de la media de trabajadores entre 30 y 64 años.

España cuenta con una de las tasas de contratos temporales más alta de Europa

Esta alta temporalidad entre los trabajadores jóvenes de España esconde una tendencia al alza a los denominados “empleos basura”. Según las estimaciones del estudio, la tasa de temporalidad en España se sitúa por encima del 50%. Un porcentaje que es prácticamente el doble de la media europea (30%) y mucho más alta que la de países del viejo continente como Alemania (29%), Francia (32%) o Reino Unido (10%).

La precariedad laboral, junto con los altos precios de la vivienda, traslada a España en la cabeza de los países con menos jóvenes emancipados. De hecho, España es de los pocos países de Europa que la probabilidad de los jóvenes menores de 32 años de seguir viviendo con sus padres se sitúa por encima del 50%.

4 de cada 10 trabajos en España son precarios

El impacto de la pandemia en el mercado laboral español ha hecho saltar las alarmas de los sindicatos, por lo consideran un empeoramiento de las condiciones de trabajo. Un informe de UGT alerta que el 40% de los contratos de trabajo en España son precarios, debido a sus condiciones económicas o la temporalidad. El sindicato alerta que las mujeres y las personas de origen extranjero son las más damnificadas por la precariedad del mercado laboral. De hecho, según las estimaciones de UGT, solo el 65% de las personas con contrato de trabajo en España cuentan con un contrato indefinido. El resto, un 20% cuenta con un empleo precario temporal, un 8% con un contrato a tiempo parcial y un 7% sufre una “situación de precariedad laboral extrema”.

A estas conclusiones también llega el último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que calcula que el 50% de los trabajadores de España ha sufrido algún cambio en sus condiciones laborales. Entre estos cambios, la OCDE destaca las reducciones salariales, los ERTE, las reducciones de horas de trabajo y la pérdida del empleo. El porcentaje de trabajadores afectados por la pandemia en España es sensiblemente superior a la media de los países de la OCDE, que se sitúa en el 44%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here