(Tiempo de lectura: 2 min)

De acuerdo con Klaus Regling, director general del Mecanismo de Estabilidad Europea (MEDE), Europa necesita un mínimo de 500.000 millones de euros para garantizar su recuperación económica tras la pandemia de coronavirus (COVID-19).

El economista y político alemán declaró en una entrevista para el diario italiano Corriere della Sera que la forma más sencilla de conseguir dichos fondos es mediante las instituciones de la Unión Europea (UE).

No obstante, el director general de la MEDE hizo la salvedad de que Europa podría necesitar más dinero para recuperar su estabilidad una vez que pase la crisis.

Rengling hizo la invitación que la comunidad política europea considerara nuevas medidas con una mentalidad abierta, sin hacer a un lado los organismos ya existentes como la Comisión Europea y el presupuesto de la UE.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que la zona del euro caerá en una recesión de hasta el 7,5% este año por la emergencia sanitaria.

Entonces, los líderes de la UE acordaron celebrar una conferencia virtual el 23 de abril para presentar ideas y discutir el cómo se obtendrán los fondos.

Por los momentos, se evalúa la posibilidad de que la Comisión Europea solicite un préstamo en el mercado contra el aval del presupuesto de la UE a largo plazo. Posteriormente, la institución hará préstamos bajos y ecuánimes para los países miembros, con el fin de que apalanquen sus economías.

El plan de choque de la Unión Europea

El pasado 9 de abril, los ministros de la UE acordaron un paquete de medio billón de euros en préstamos y financiamientos para ayudar a los países de la región en su lucha contra el coronavirus.

El paquete fue aprobado y se activaron redes de seguridad para las finanzas de las naciones europeas, las empresas y particulares por un valor total de 540.000 millones de euros.

El Banco Central Europeo (BCE) suavizó las condiciones de las garantías que los bancos de Europa deben aportar para poder acceder a las subastas de liquidez, asegurando así que el crédito fluya.

De este modo, el dinero llega a los bancos y después a las empresas, pymes y autónomos con el aval del Estado.

Asimismo, el BCE determinó aumentar los niveles de tolerancia al riesgo en las operaciones de crédito para minimizar los recortes de valoración de garantías.

El panorama en España

Según las proyecciones del sector de gran consumo, España está en la lista de los países europeos que más tardarán en recuperarse del impacto económico del coronavirus.

Buena parte de la economía española se sustenta en el turismo, viajes y ocio. Según Javier Campo, presidente de Aecoc, dichos sectores serán los últimos en salir de la crisis.

En consecuencia, podrían perderse 124.150 millones de euros. Una baja del 81,4% en comparación a la actividad turística registrada en 2019.

Las zonas más afectadas por este paro serían Cataluña, con 25.218 millones de euros en riesgo, seguida por Andalucía (20.888 millones), Madrid (15.442 millones), Baleares (13.520 millones), la Comunidad Valenciana (13.450 millones), Canarias (12.645 millones) y Galicia (5.685 millones).

A nivel macroeconómico, se estima una reducción del PIB entre el 2020 y 2021 de hasta el 3%. Igualmente, se prevé la pérdida de unos 700.000 empleos.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here