(Tiempo de lectura: 2 min)

El jueves 23 de abril, los jefes de Estado de la Unión Europea (UE) concertaron crear un fondo de emergencia de un billón de euros para ayudar a los países del bloque a reponerse y respaldar la economía del continente tras la pandemia de COVID-19.

En Bruselas, la ciudad sede de la Unión Europea, los 27 líderes se reunieron en una videoconferencia que duró cuatro horas para proponer y evaluar propuestas.

Posteriormente, aprobaron un plan comunitario de reconstrucción y le encargaron a la Comisión Europea que presente ideas para generar un fondo de recuperación ligado al presupuesto para el período 2021-2027.

Sin embargo, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea no dieron detalles sobre cómo se financiará dicho fondo de emergencia. Tampoco fue definido si las ayudas concedidas serán subvenciones a fondo perdido o préstamos.

Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, informó en una rueda de prensa posterior a la cumbre virtual que el fondo de reconstrucción es “urgente” y “necesario”. Por ello, debe tener el tamaño suficiente para brindarle ayuda a las regiones europeas y sectores económicos más desfavorecidos.

La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, estimó que el PIB de la eurozona podría contraerse entre un 5% hasta 15% este año por la emergencia sanitaria.

En consecuencia, advirtió que los líderes de la Unión Europea corrían el riesgo de “hacer poco demasiado tarde” ante una recesión aún más severa que la crisis financiera que se avecina.

Diferencias entre los líderes de la Unión Europea

A pesar de haber alcanzado un consenso, el norte y el sur del viejo continente permanecen divididas a la hora de definir las principales características de esta estrategia.

En lo que a la transferencia del dinero se refiere, Alemania, Holanda y Austria optan por préstamos que eventualmente los socios deberán devolver, de modo que ninguno de los países miembro carguen con deudas ajenas.

Por otro lado, España, Italia, Portugal y Francia piden que sea mediante subvenciones no reembolsables. De esta forma, no aumentan las deudas públicas nacionales, lo cual supondría un grave problema para las finanzas de los miembros más endeudados.

Emmanuel Macron, presidente de Francia, advirtió que si un sector de Europa abandonaba la propuesta, entonces todo el continente se derrumbaría.

Pese a las diferencias, Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, aseguró que la propuesta final tiene un buen equilibrio entre transferencias directas y créditos.

Tiempos de espera

La presidenta de la Comisión Europea también informó que Bruselas realizará un análisis del impacto de la pandemia en la economía europea. Se estima que las propuestas legislativas quedarán listas para la segunda o tercera semana de mayo.

No obstante, el acuerdo podría demorarse debido a la complejidad para negociar un presupuesto comunitario. Incluso podría requerir una reunión presencial. Sin embargo, dadas las condiciones actuales, es inviable. La próxima cumbre de los líderes europeos será el 6 de mayo.

Mientras tanto, los líderes aprobaron un paquete de 540.000 millones de euros para respaldar a empresas, trabajadores y Estados. El plan será puesto en marcha el primero de junio.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here