(Tiempo de lectura: 2 min)

Hablar de “La buena mentira” es hablar de una gran película que ayuda a comprender tres aspectos de los conflictos en el mundo. Estos son, la gestión de las crisis humanitarias, el fenómeno de los refugiados y la labor diplomática y de cooperación internacional entre Estados. Su ficha técnica es:

  • Título original: The Good Lie
  • Director: Philippe Falardeau
  • Distribuidora: Entertainment One
  • Año de producción: 2014

En las próximas líneas, ONEMagazine hará un viaje por los pormenores de esta extraordinaria cinta. Acompáñanos en esta travesía.   

“La buena mentira”

La película “La buena mentira” se escenifica en la guerra de Sudán iniciada a mediados de la década de 1980. El conflicto prosigue en la actualidad y la ONU mantiene un amplio despliegue en la zona junto con varias agencias internacionales. Se estima que alrededor de 100 mil niños quedaron desplazados, huérfanos en su mayoría, como resultado de los años de violencia. A estos niños se les conoció como los “niños perdidos del Sudán”.

La lucha entre las partes involucradas es muy compleja. En ella se dan numerosos factores en un entorno de extrema necesidad y con varios potenciadores de riesgos activos. Estos potenciadores se clasifican en tribales, históricos, fronterizos, económicos, políticos, y culturales. Años después, en diciembre de 2013,  se dió la división definitiva de Sudán en dos (Norte y Sur). El detonante de la división fue el intento de golpe de Estado intentado por una facción del Ejército de Liberación del Pueblo (ELPS).

El argumento de “La buena mentira” trata sobre un grupo de niños que quedan huérfanos tras un ataque de las milicias y de ven obligados a huir al otro lado de la frontera. En su huida logran llegar a un campo de refugiados. Tras varios años en el campamento, son enviados a Estados Unidos como parte de un programa de desarrollo y cooperación. 

En América enfrentarán el problema de la adaptación y se volverán evidentes las carencias del sitio de reclusión. Será una trabajadora social quien se tenga que hacer cargo del cuidado de los niños refugiados. Por su parte, ella también verá cuestionado su estilo de vida y la forma de enfocar su trabajo con los refugiados. Será un hermoso intercambio de culturas y civilizaciones, que fluctúa entre el desencuentro y el abrazo.

El director

Philippe Falardeau es un escritor, actor y director canadiense que anteriormente había logrado la atención de la crítica mundial gracias a su película “Profesor Lazhar”. Esta película fue candidata al Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa.

 Al respecto de “’La buena mentira”, Falardeau comenta que es una película violenta, dura, emocional, afectiva, y que invita a la reflexión. Con esta intención de acción la recomienda. Cierra sus declaraciones el director afirmando que “ Las calles de Kansas City y los paisajes de Sudán harán el resto”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here