(Tiempo de lectura: 9 min)

Un informe de la Unión Europea publicado esta semana, advierte que medios chinos y rusos están detrás de la campaña de desinformación que en las últimas semanas se ha desplegado con mayor énfasis en todo el mundo contra las vacunas occidentales.

El objetivo es sembrar desconfianza en la población de cada país para que rechace vacunas como las de Pfizer, AstraZeneca, Moderna, Johnson & Johnson y otras. Mientras tanto, los efectos secundarios de vacunas como Sputnik V de Rusia o la china Sinovac son minimizados.

Se sabe que ambas vacunas podrían generar también efectos secundarios, incluso la muerte, en las personas que las reciben. Sin embargo, tales efectos no son magnificados como está ocurriendo con las vacunas occidentales, que han sido blanco de las campañas de desinformación de Rusia y China.

Al socavar la confianza en las vacunas occidentales, China y Rusia venden más vacunas al mundo y aumentan su influencia en Europa y América, dos regiones donde la campaña de desinformación ha sido más cruenta y hostil.

Después de que Rusia y China echaron a andar artículos y posts contra las vacunas occidentales, cargados de medias verdades y exageraciones, aumentó la demanda de sus vacunas. Así ganaron terreno en la opinión pública mundial como las efectivas, pese a que inicialmente se consideraban las más inseguras y menos efectivas.

Desde finales de año, tanto los medios estatales chinos como rusos han publicado una serie de informaciones en varios idiomas, aumentando la preocupación de la gente acerca de la seguridad y efectividad de las vacunas.

Las fake news rusas y chinas sobre las vacunas

El informe de la UE reveló que la campaña de desinformación ruso – china sobre las vacunas estableció una relación entre las muertes de personas que habían sido pinchadas y las vacunas en Europa. Al tiempo que promocionaban las vacunas chinas y rusas como superiores.

Estas acusaciones de generar desinformación han sido negadas por Beijing y el Kremlin, como era de esperarse. La UE está produciendo informes periódicos y hace esfuerzos para trabajar de la mano de Google, Facebook, Twitter y Microsoft para reducir las fake news sobre vacunas que elaboran los laboratorios rusos y chinos.

En opinión de la UE la diplomacia de vacunas de estos dos países “sigue una lógica de juego de suma cero y se combina con esfuerzos de desinformación y manipulación para socavar la confianza en las vacunas de fabricación occidental”.

El estudio de la UE publicado por la unidad de desinformación del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), señaló que China y Rusia “están utilizando medios controlados por el estado, redes de medios de comunicación proxy y medios sociales, incluidas cuentas de medios sociales diplomáticos oficiales, para lograr estos objetivos”.

Para sustentar sus acusaciones, el informe citó unos 100 artículos rusos generados este año para alimentar su campaña de desinformación sobre las vacunas occidentales. Las acciones encubiertas de Rusia son denunciadas regularmente por la UE y la OTAN.

AstraZeneca y J&J las vacunas más golpeadas por la campaña

Esto incluye campañas de desinformación sobre temas sensibles, donde siempre el objetivo es buscar dividir o desestabilizar a Occidente aprovechándose de antagonismos sociales y problemas políticos.

Entre los temas relacionados con el covid-19 más abordados en los contenidos de desinformación, según el informe están: fallas de suministro de vacunas con AstraZeneca en Europa y supuestos efectos secundarios raros causados por las vacunas de AstraZeneca y J&J.

Los medios oficiales chinos y pro-rusos “han amplificado el contenido sobre los supuestos efectos secundarios de las vacunas occidentales, tergiversando y sensacionalizando los informes de los medios internacionales y asociando muertes a la vacuna Pfizer / BioNTech en Noruega, España y otros lugares”, señaló el informe de la UE.

Rusia niega su participación en la campaña de desinformación

El gobierno ruso niega estar detrás de estas tácticas que dañan los esfuerzos de los gobiernos occidentales y la Organización Mundial de la Salud para lograr que la población se inmunice contra la pandemia de origen chino lo más pronto posible.

El propio presidente Vladimir Putin reaccionó acusando a sus enemigos extranjeros de estar atacando a Rusia, a través de la difusión de noticias falsas relacionadas con el coronavirus.

Incluso, el año pasado, China intentó bloquear un informe similar de la UE. El bloque alegaba que Beijing se había dedicado a difundir fake news sobre el brote de covid-19, algo que la agencia Reuters pudo confirmar.

En Europa el avance de la vacunación masiva ha sido más lento de lo esperado. La UE necesita vacunar a sus 450 millones de ciudadanos tal como lo hizo el Reino Unido que terminó de separarse de Europa el año pasado.

Pero ahora las vacunas anti coronavirus occidentales se están aplicando en la región a un ritmo mayor. Esta carrera por lograr la inmunidad colectiva en Europa la liderada por las vacunas del laboratorio farmacéutico estadounidense Pfizer y su socio alemán BioNTech.

Sembrando la división en Europa

Los medios rusos apuntan sus pinchazos informativos hacia los países de Europa con mensajes altamente manipulados. “Renunciar a la vacuna Sputnik V sería un suicidio europeo”, decía uno.

En otro ejemplo de cómo los medios rusos aprovechan cualquier situación para manipular sus contenidos en torno a Europa, el informe citó: el “Brexit salvó al Reino Unido del ‘caos de vacunas’ que envuelve a la UE”.

Según el informe publicado en el sitio web https://euvsdisinfo.eu/, “tales narrativas indican un esfuerzo por sembrar la división dentro de la UE”.

El bloque europeo afirmó que la cuenta oficial de Twitter de la vacuna rusa Sputnik V, tenía la intención de socavar la confianza de los ciudadanos sobre la Agencia Europea de Medicamentos.

Por su parte, Sputnik V se victimizó alegando que la campaña de desinformación era más bien contra Rusia y su vacuna. En un post colgado en Twitter dijo:

“Continuaremos luchando contra la campaña de desinformación contra el Sputnik V en aras de proteger vidas en todo el mundo y evitar el monopolio de las vacunas por el que algunos productores de vacunas pueden luchar”.

China aprovecha la pandemia para aumentar su influencia

Beijing, por otro lado, ha estado promoviendo sus vacunas como un “bien público global”. De acuerdo con el informe, las vacunas chinas son presentadas “como más adecuadas para los países en desarrollo y también para los Balcanes Occidentales”.

La propaganda china de sus vacunas no es inocente. Los países de los Balcanes Occidentales serán en el futuro miembros del bloque europeo. En tanto que los países en desarrollo de América Latina y otras regiones del mundo, que luchan por obtener una mayor cantidad de vacunas, son utilizados por China para aumentar su influencia.

En este propósito ayudan países con regímenes autoritarios como Venezuela, que emprendió una campaña de descrédito contra la vacuna de Astrazeneca. Nicolás Maduro rechazó un lote de  dosis que había sido asignado por el sistema Covax, después de un acuerdo con la oposición.

Pero en su lugar, ensalzó a las vacunas chinas y rusas y desechó la vacuna inglesa. Todo esto, mientras su población muere en los hospitales víctimas del virus chino. El régimen venezolano dijo que permitirá el ingreso de vacunas cubanas en fase de experimentación para que sean aplicadas a la población.

Las ventas de la vacuna rusa Sputnik V han aumentado vertiginosamente en todo el mundo.

¿Son realmente peligrosas las vacunas occidentales?

Aunque está claro que los beneficios que ofrecen las vacunas para protegerse del coronavirus superan cualquier riesgo latente, tal como lo afirman la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), las campañas de desinformación ruso – chinas han logrado en parte su objetivo.

El miedo a ser vacunado y el escepticismo en torno a vacunas como la de AstraZeneca o la de Johnson & Jonhson, ha sido exacerbado entre la población. Sin embargo, es probable que el riesgo real sea de cero, porque todavía nadie ha demostrado que estas vacunas puedan causar coágulos en el cerebro.

En Alemania el Instituto Paul Ehrlich reportó que 31 personas habían sufrido trombosis de senos venosos cerebrales y otras nueve habían muerto, pero entre una población total de vacunas de 2,7 millones. Datos más recientes en Gran Bretaña indican que se solo se han reportado cinco casos de coágulos entre 11 millones de personas vacunas.

El riesgo de trombosis cerebral (TSVC) con la vacuna AstraZeneca es de uno en 100.000 personas vacunadas menores de 60 años, según la Agencia Europea de Medicamentos. Al respecto el Dr. Peter Arlett, jefe de monitoreo de seguridad de EMA. Es “más de lo que esperaríamos ver”, señaló.

EE.UU: Rusia y China explotan las debilidades de América Latina

Recientemente, el jefe del Comando Sur de los EE.UU., almirante Craig S. Faller, denunciaba como en América tanto Rusia como China intentan hacer lo mismo que en Europa, solo que esta región es más frágil.

En una comparecencia ante el Senado estadounidense Faller dijo que los dos países en una actitud claramente hostil hacia EE.UU han usado la pandemia asiática para reposicionarse en la región. El alto oficial admitió que su país ha venido perdiendo posicionamiento en el hemisferio por sus políticas y aconsejó revertir esta tendencia.

China ha comprado apoyos y aliados en la región a través de préstamos e inversiones. Al tiempo que ha contribuido junto con Rusia a debilitar las instituciones democráticas al apoyar a regímenes socialistas autoritarios.

Está claro que Beijing explota las debilidades de las democracias y las economías latinoamericanas de estos países próximos a los EE.UU. para aumentar allí su influencia.

Faller dijo con el objetivo de “obtener más acceso, presencia e influencia en la región”, Rusia y China desplegaron sus campañas de desinformación, acompañadas de la diplomacia médica, “a menudo prometiendo demasiado y no cumpliendo”.

OPS: Se está perturbando la campaña de vacunación

Rusia se encargó de amplificar la campaña de desinformación con respecto al mal manejo del covid-19 en los EE.UU. Al contrario, de lo que hacen todos los demás países que producen la vacuna, a China y Rusia solo les interesa vender vacunas, acusó Faller.

“La desinformación es una grave amenaza para la salud de nuestra región”, puntualizó la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), sostuvo Carissa Etienne. “Los rumores insidiosos y las teorías de la conspiración pueden perturbar los esfuerzos de vacunación”, agregó.

El resultado de tales campañas contra las vacunas de Occidente, ponen en peligro la capacidad de respuesta frente a la pandemia de coronavirus y cobra cientos de miles de vidas.

Rusos temen vacunarse con la Sputnik V

La campaña rusa para reposicionar su vacuna Sputnik V y venderla como la mejor del mundo, hizo que aumentara su interés en el extranjero. Desde que la revista médica Lancet dijo que la vacuna tenía una efectividad del 91,6% en el combate del covid-19, al igual que las vacunas occidentales, la demanda de esta vacuna creció.

Inicialmente, el anuncio temprano de salida al mercado de la vacuna rusa despertó dudas en Occidente. Pero la diplomacia médica en combinación con la campaña de desinformación, hicieron su trabajo al convertir a la vacuna en un éxito político y científico.

Lo paradójico de esto es que si bien en Europa y América Latina están aumentando las compras de la Sputnik, en Rusia la gente teme ser vacunada. Por eso, el despliego de la vacuna en el país ha sido lento.

Los datos proporcionados por el Ministerio de Sanidad de Rusia indican que hasta el 31 de marzo solo 3,8 millones de rusos habían sido vacunados, de una población general de 144 millones de habitantes, apenas el 2,63%.

Así como no eran ciertos los comentarios que se hicieron con desdén de la vacuna rusa al  momento de su lanzamiento, tampoco eran ciertos los peligros magnificados de las vacunas occidentales por parte de medios estatales rusos y chinos.

El Director General del Consejo Ruso de Asuntos Internacionales, Andrei Kortunov, lo expone de esta manera:

“Se puede decir que es armamento ruso, o que la vacuna es solo una víctima del trasfondo político, pero definitivamente la política está representada de manera más explícita en el caso de la vacuna rusa que cualquier otra producida en el mundo de hoy”.

Efectos secundarios de las vacunas rusas y chinas

La verdad es que también en Rusia y en otros países donde se ha aplicado la vacuna Sputnik, algunas personas han fallecido después de recibirla. La Agencia Europea de Medicamentos (EMA), obtuvo informes rusos que dan cuenta de la muerte de cuatro personas vacunadas.

También en los archivos internos de RosPotrebNadzor, el organismo ruso que administra las vacunas, otras seis personas (entre mujeres y hombres, incluyendo uno de 25 años), en Rusia fallecieron luego de ser inyectadas con la vacuna insignia de la diplomacia médica de ese país.

Las muertes de estas personas estaban relacionadas con ataques al corazón, los pulmones o elevación del nivel de azúcar en la sangre. Los expedientes rusos no indican si tales muertes pudieron haber sido causados o no por la vacuna Sputnik V.

Las personas experimentaron diversos síntomas como debilidad muscular, dificultad para respirar, hinchazón, convulsiones, presión arterial alta, mareos, dolores de cabeza y fiebre después de ser vacunados.

Informes filtrados sobre reacciones a la vacuna china

La vacuna china Sinovac es seguida de cerca también debido a sus efectos secundarios en algunas personas. Informes de gobiernos provinciales y municipales de China, revelaron que la vacuna ha provocado eventos adversos graves de los cuales no se tenía conocimiento antes.

Un informe de The Epoch Times indica que entre los documentos filtrados había uno en el que se exigía mantener en secreto tales reacciones adversas. La noticia salió a la luz pública justo antes de que la OMS realizara una inspección de la vacuna Sinovac para ser usada en casos de emergencia, el pasado 26 de abril.

Documento interno titulado “Aviso sobre el fortalecimiento adicional de la gestión de seguridad de la vacunación COVID-19” donde se revelan las reacciones adversas a las vacunas chinas. Fuente: The Epoch Times.

“Las reacciones adversas a la vacunación grupal sospechadas (incluyen) la muerte y la discapacidad grave de los receptores”, señala el documento fechado el 6 de abril por el equipo encargado de evaluar la evolución de la pandemia en gobierno provincial de Hebei.

El documento clasificado como “muy urgente y de no divulgación al público”, exigió a las agencias “fortalecer el monitoreo y manejo de las reacciones adversas que tendrían un impacto negativo importante en la sociedad”.

En otro informe emitido el 8 de abril correspondiente al Centro de Servicios de Salud Comunitario de Laishui, situado en la ciudad de Baoding, en la misma provincia de Hebei, se indica que la vacunas chinas administradas a las personas en  produjeron erupciones, fiebre, náuseas, diarrea, opresión en el pecho y dificultad para respirar.

Así mismo, en un tercer documento se ofrecían detalles de la cuarentena de 47 días cumplida por una persona vacunada, la cual seguía dando positivo para covid-19. El documento titulado “Solicitud de consulta con expertos provinciales sobre un residente de apellido Sui”, fechado el 3 de marzo, está firmado por la oficina del Equipo de liderazgo municipal de Baoding.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here