(Tiempo de lectura: 2 min)

Uno de los gigantes tecnológicos de la actualidad, Uber, sigue de compras.

En este caso, anunció que llegó a un acuerdo para adquirir Drizly, una compañía que centra su negocio en el delivery de bebidas alcohólicas con sede en Boston, Estados Unidos.

El acuerdo asciende a casi mil millones de euros, según detallaron los involucrados.

La compra se materializará con efectivo y con acciones de Uber.

La importancia de la noticia radica en que marca un cambio estratégico en Uber, ya que Drizly no contrata a los conductores de reparto.

Lo que hace la startup es desarrollar y proporcionar la infraestructura de “back end” para que las tiendas que venden bebidas alcohólicas utilicen sus propios servicios de delivery, muchas veces rivales de Uber.

De acuerdo con lo comunicado, el cofundador de Drizly, Cory Rellas, quien actualmente es su director ejecutivo, será parte ahora de la estructura de Uber.

Luego de la finalización del proceso de transacción, todo el actual mercado de Drizly se integrará con la aplicación de Uber Eats.

En paralelo, también se mantendrá la aplicación Drizly de forma independiente.

Se calcula que el acuerdo se cerrará en los primeros seis meses de 2021.

Crecimiento en plena pandemia

Drizly creció exponencialmente durante la pandemia. 

Desde su fundación, en 2012, recaudó millones en capital de riesgo con inversores notables como Polaris/Partners, Tiger/Global y Avenir G Capital.

Ocho años después de su inicio como compañía, Drizly se ha convertido en el servicio de entrega de bebidas con alcohol más importante en los Estados Unidos.

Está activo en 1.450 ciudades de ese país.

Uber entiende que con la compra podrá, entre otras cosas, ayudar a que las personas que utilizan Drizly también se sumen a la app de Uber Eats con más frecuencia.

Uber Eats no es un engranaje menor en la estructura de Uber. De hecho, ha sido un segmento de mercado clave para el negocio en medio de los aislamientos por el avance del coronavirus, ya que se redujo drásticamente el número de personas que se trasladan de un lugar a otro.

Así como la pandemia afectó el transporte público y la venta de combustible, también golpeó las finanzas de los taxis y los servicios de traslado como Uber o Cabify.

Según reconoció Dara Khosrowshahi, director ejecutivo de Uber, en esos meses el negocio de la entrega de alimentos ha crecido “a un ritmo extraordinario”.

Del total que se pagará por Drizly, casi el 91 por ciento se hará en forma de acciones ordinarias de Uber.

Una vez confirmada la novedad, las acciones de la la compañía subieron un 4,9 por ciento en Wall Street.

Para Khosrowshahi, la incorporación de Drizly acelerará la expansión de Uber y la expansión de la presencia geográfica de la compañía de traslados entre personas.

Uber Eats

La estrategia de Uber

El acuerdo es uno de los últimos movimientos de Uber en relación con su avanzada reestructuración.

Mientras deja negocios en los que no es rentable, se posiciona más sólidamente en otros segmentos que maneja mejor.

Por ejemplo, el año pasado vendió sus divisiones de vehículos autónomos y taxis voladores, que eran muy interesantes pero nada rentables en la actualidad.

También tuvo un intento fallido de comprar GrubHub en 2020 y la adquisición de Postmates por 2.700 millones de dólares.

La compañía también ha comenzado a hacer entrega de alimentos a pedido. Inició la estrategia en América Latina y en Canadá.

Asimismo, expandió su servicio Uber Health con la entrega de medicamentos con receta.

Es por eso que la adquisición de Drizly encaja perfectamente en este nuevo enfoque en expansión centrado en la entrega.

El 2020 no fue un buen año para Uber, con pérdidas récord por la baja en los viajes por la pandemia de Covid. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here