(Tiempo de lectura: 3 min)

El gigante de la fabricación de chips para terceros, Taiwan Semiconductor Manufacturing Co, mejor conocido como TSMC, le dijo a sus clientes este jueves 26 de agosto que planea aumentar los precios de los productos hasta en un 20 por ciento, en lo que sería la suba directa más pronunciada de la compañía en su historia.

Los aumentos de precios y los plazos para esos incrementos difieren según el cliente, según informes publicados por el periódico Liberty Times, de Taiwán.

Para algunas empresas que recibieron el aviso de TSMC, los aumentos entraron en vigor de inmediato.

TSMC y otras empresas taiwanesas de semiconductores elevaron los precios de los chips en más de un 10 por ciento entre mediados de 2020 y mayo de 2021. Pero dado que la fuerte demanda sigue superando a la oferta, TSMC decidió volver a aumentar los valores de sus productos tecnológicos.

Los mayores costos vinculados al aumento de la producción se están transfiriendo, y la empresa también disfruta de un mejor poder de negociación en medio de la crisis mundial de chips.

Es probable que este movimiento afecte los precios de los productos finales, le dijo, sin confirmar la novedad, un portavoz de TSMC a Asia Nikkei, hablando sobre los aumentos que se vienen.

Razones del aumento de TSMC

La preocupación por la menor rentabilidad es una razón detrás de las subidas de precios. La compañía ha dicho que realizará inversiones de capital por valor de 100 mil millones de dólares durante los tres años siguientes, hasta 2023.

Ese compromiso ha provocado dudas sobre una posible disminución de las ganancias, mientras TSMC se prepara para impulsar su expansión en el extranjero.

Los números de TSMC no parecen estar nada mal. Según su último informe contable, mantuvo un alto margen de beneficio neto del 35 por ciento durante el trimestre finalizado en junio.

TSMC

Los principales clientes globales de TSMC, como Toyota Motor, han anunciado recortes de producción debido a la escasez de semiconductores.

TSMC, presionado por Estados Unidos, está instalando una planta en el país de Joe Biden, pero sabe que le será mucho más costoso fabricar sus productos allí que en Taiwán.

La compañía está construyendo una fábrica de semiconductores de vanguardia en el estado estadounidense de Arizona y, a la vez, está considerando abrir su primera planta de chips en Japón, en Kumamoto.

Por otra parte, la compañía está considerando construir su primera planta europea de semiconductores. La idea es hacerla en Alemania.

El presidente de la empresa, Mark Liu, dijo que están entablando conversaciones con “múltiples clientes” sobre la viabilidad de construir una planta de chips en ese país europeo.

“Estamos en la etapa preliminar de revisar si ir a Alemania”, dijo Liu a los accionistas en la reunión general anual de la compañía. “Aún es muy temprano, pero lo estamos evaluando seriamente. La decisión dependerá de las necesidades de nuestros clientes”, amplió.

Los dichos de Liu son la última señal de que la empresa de chips más valiosa del mundo se está alejando de su estrategia de décadas de concentrar la mayor parte de su producción de chips en Taiwán.

En relación con los proyectos fuera de Taiwán, la compañía está discutiendo formas de reducir los gastos operativos. Es que el costo de construir y operar una planta de chips en Japón o Estados Unidos es mucho más alto que hacerlo en su país de origen. Según Liu, al menos lo que están buscando es alcanzar “un equilibrio en los costos”.

El corazón de los ordenadores

Los chips son el corazón y el alma de la electrónica, desde teléfonos inteligentes y centros de datos, hasta satélites y equipos militares, y los gobiernos están vinculando su suministro directamente con la seguridad nacional.

acciones de tsmc

Biden no quiere que TSMC siga creciendo. En el último informe relacionado con las cadenas de suministro mundiales, que realiza Washington, la Casa Blanca señaló específicamente que la concentración de la producción de chips avanzados en Taiwán crea una vulnerabilidad para el negocio de semiconductores globales.

TSMC provee chips a casi todos los desarrolladores de minicomponentes globales clave, desde Apple, Qualcomm y Advanced Micro Electronics Devices, hasta Intel, Infineon y Sony. Los clientes de Estados Unidos representan el 70 por ciento de los ingresos de TSMC, mientras que los de Japón representan el 4,7 por ciento y los de Europa, el 5,2 por ciento.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here