(Tiempo de lectura: 3 min)

Aunque la actual conducción de la Casa Blanca no ha aceptado formalmente el triunfo de Joe Biden en las últimas elecciones, Donald Trump dio un paso importante: ha aceptado comenzar una transición formal de Estados Unidos para que el presidente electo asuma el cargo.

La novedad produjo que los mercados dieran un salto positivo ya que los inversores ven como clave que se despeje el panorama político en la mayor potencia mundial.

Trump dijo este lunes que la agencia federal que supervisa el traspaso ya está haciendo todo lo que “es necesario”.

Aunque más adelante remarcó que seguirá impugnando resultados electorales en distintos estados.

La palabra precisa que la Casa Blanca ha elegido para definir la situación es que Biden es el “aparente ganador”.

La decisión se produjo horas después de que se haya certificado oficialmente la victoria del demócrata en el estado de Michigan, un duro golpe para las aspiraciones de Trump.

El anuncio significa que el presidente electo ahora tiene acceso a reuniones informativas de seguridad de alto nivel, espacio para oficinas y funcionarios gubernamentales en la Casa Blanca y seguridad extra mientras se prepara para asumir el cargo el próximo 20 de enero.

Por otra parte, el sitio web de transición ahora se ha convertido en un dominio del gobierno de Estados Unidos (hasta ahora, estaba bajo la órbita del partido Demócrata).

Allí se comenzará a anunciar a las personas que van a ocupar los puestos más altos del gabinete.

Biden Trump Estados Unidos

Un paso que es necesario

“Esta decisión ha sido una formalidad imprescindible para empezar a solucionar los problemas que tiene el país, incluido el abordaje del coronavirus Covid-19 y la búisqueda de recuperar las finanzas y la economía”, dijo el equipo de Biden en un comunicado.

Hasta ahora, Biden ha dado a conocer pocas personas de su equipo, básicamente en lo relacionado a política exterior y a seguridad nacional.

En la mayoría de los casos, están conformados por antiguos colaboradores de la administración de Barack Obama, de quien fue vicepresidente.

Según medios estadounidenses, Biden nombrará a Anthony Blinken como secretario de Estado y a John Kerry como representante en medioambiente, mientras que se prevé que Janet Yellen sea la primera mujer secretaria del Tesoro de Estados Unidos.

El anuncio formal sería este martes 24 de noviembre y la mayoría de los nombramientos requieren la confirmación del Senado.

Estados Unidos

Trump: “Pelea por los votos”

Respecto del resultado electoral, Trump no ha cedido y continúa repitiendo que hubo fraude, a la vez que se ha comprometido en mantener una “pelea por los votos”.

Vale la pena señalar que Trump no está obligado a aceptar la derrota para que Biden sea declarado como el 46 presidente de los Estados Unidos.

Emily Murphy, designada por Trump en la GSA, organismo gubernamental que se encarga del traspaso post electoral, le escribió en una carta a Biden diciéndole que podía comenzar a prepararse para tomar el poder. 

Además, dijo que había recibido amenazas vía email, por teléfono y por correo “dirigidas a mi seguridad, mi familia, mi personal e incluso mis mascotas para obligarme a tomar esta determinación prematuramente”.

“Incluso frente a estas miles de amenazas, he mantenido mi compromiso de respetar la ley”, agregó.

Murphy ha enfrentado críticas de ambos partidos políticos por no comenzar el proceso de transición antes, generalmente un paso rutinario entre las elecciones y la toma de posesión.

Qué hacen los otros republicanos

Aunque la mayoría de los republicanos con más estrechos vínculos con Trump se han unido detrás de su negativa a aceptar la derrota, algunos han ido rompiendo filas.

El senador de Tennessee, Lamar Alexander, dijo que el presidente debería “poner al país primero” y ayudar a Biden a tener éxito. “Cuando estás en la vida pública, la gente recuerda lo último que haces”.

La senadora de Virginia, Shelley Moore Capito, dijo que “en algún momento, las elecciones de 2020 deben terminar”.

Más de 150 líderes empresariales también habían instado a Murphy en una carta abierta a reconocer de inmediato a Biden como presidente electo.

“Retener recursos e información vital de una administración entrante pone en riesgo la salud pública y económica y la seguridad de Estados Unidos”, escribieron.

Empleo en los Estados Unidos

Michigan, estado clave

Michigan es el último estado en disputa que certificó su resultado electoral. Biden ganó por una diferencia de 155 mil votos.

Sin embargo, Trump afirmó que hubo fraude electoral, sin ofrecer pruebas.

La junta de electores estatales votó para certificar el resultado este lunes luego de que uno de los dos republicanos del organismo se uniera a los dos demócratas para dar por finalizado el resultado.

El otro miembro de la junta republicana, Norman Shinkle, se abstuvo y buscó retrasar la certificación por “irregularidades” que afectan a unos cientos de votos en un condado.

En paralelo, Trump ha sufrido una serie de derrotas judiciales en otros estados.

En Pensilvania, un juez republicano dictaminó el sábado 21 de noviembre que la campaña de Trump había intentado “privar de sus derechos a más de seis millones de votantes” sin pruebas reales.

Los abogados del presidente han apelado ahora a un tribunal de Filadelfia.

Ese y otros esfuerzos legales del actual presidente no han logrado cambiar la ventaja de Biden de unos 79 mil votos en ese estado.

En Georgia, Trump también ha pedido otro recuento. Y en Wisconsin se está realizando un recuento parcial, siempre a pedido del actual presidente. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here