Tribunal holandés responsabiliza a Shell del cambio climático

Tras el fallo, Shell deberá comenzar a reducir sus emisiones de carbono. Aunque la compañía puede apelar la sentencia, los abogados consideran que el dictamen representa un hito jurídico que tendrá consecuencias en otras jurisdicciones de Europa y América.

0
(Tiempo de lectura: 3 min)

Un tribunal holandés ordenó el miércoles a Royal Dutch Shell que reduzca sus emisiones de carbono en un 45% neto para el año 2030, tomando como referencia los niveles de 2019. La demanda contra el gigante petrolero, fue presentada por grupos de activistas que abogan por la protección del planeta quienes calificaron el fallo como una victoria para el planeta.

Shell fue hallada responsable del cambio climático en parte por el tribunal del distrito de La Haya. La decisión judicial llega en un momento en que las compañías dedicadas al negocio de los hidrocarburos de todo el mundo, enfrentan una seria presión por parte de inversores y gobiernos para que reduzcan sus emisiones y disminuyan los niveles de contaminación.

El fallo de tribunal holandés está en línea con el Convenio Marco de las Naciones Unidas Sobre el Cambio Climático. El organismo ha solicitado a los estados miembros que adopten medidas a fin de evitar que las temperaturas en el planeta aumenten más de 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales.

Los analistas esperan que este fallo siente un precedente en otros países occidentales. Especialmente en Europa, donde la política de cero emisiones con vista al 2050 cada vez abarca más terreno. Las compañías petroleras y gasíferas, así como las empresas altamente contaminantes, enfrentarán sin duda más desafíos legales en los próximos años.

Sesión del tribunal holandés en La Haya donde se dictó el fallo.

Se abre la puerta a nuevas demandas ambientales

El analista de la consultora de riesgos Verisk Maplecroft, Liz Hypes, comentó que “este caso abre la puerta a desafíos para otros sectores intensivos en energía”. Además de las empresas de energía, otros sectores industriales corren riesgo de enfrentar demandas similares.

Aquí se incluye a compañías dedicadas al negocio agrícola, el transporte y la minería. Según Hypes, todas estos sectores están siendo actualmente escrutados y atacados por organismos reguladores y grupos de presión para que se comprometan a reducir las emisiones de carbono.

La red ecológica internacional Friends of the Earth, a través de su sección holandesa, fue la encargada de liderar la demanda contra Shell. La organización sin fines de lucro, alegó que Shell mediante la producción de crudo y gas natural, ha contribuido con el cambio climático.

La demanda fue firmada por siete organizaciones protectoras del ambiente y los derechos humanos. También por alrededor de 17,000 ciudadanos holandeses, quienes en 2018 solicitaron al tribunal ordenar a Shell la reducción de las emisiones en consonancia con los objetivos comunes para todos los países establecidos en el acuerdo climático de París.

Durante el juicio se recalcó que la empresa violó su deber de cuidado hacia todos los afectados, en este caso, el ambiente y los seres vivos del planeta. Así mismo, señaló que la compañía petrolera tampoco ha cumplido con sus obligaciones relacionadas con el respeto y la defensa de los derechos humanos.

El director de Amigos de la Tierra Holanda, Donald Pols, dijo que el fallo del tribunal en La Haya, representaba “una victoria monumental para nuestro planeta, para nuestros niños y un gran salto hacia un futuro habitable para todos”.

El director de Amigos de la Tierra Holanda, Donald Pols, a la salida del tribunal con una copia del veredicto.

“El clima ganó hoy”

Poco después de leída la sentencia del tribunal, el abogado de la ONG holandesa, Roger Cox, manifestó que “el clima ganó hoy”. Agregó que “este fallo cambiará el mundo. En todo el mundo, la gente está en la base para emprender acciones legales contra las compañías petroleras siguiendo nuestro ejemplo”.

El fallo del tribunal de La Haya contra Shell, sin embargo, no fue conminatorio. La empresa “tiene total libertad para cumplir con su obligación de reducción y para dar forma a la política corporativa del grupo Shell”, sentenció.

En un comunicado, Shell por su parte, adelantó que apelará la “decepcionante decisión judicial”. E indicó que ya la empresa está “invirtiendo miles de millones de dólares en energía baja en carbono”. Esto incluye “la carga de vehículos eléctricos, hidrógeno, energías renovables y biocombustibles”.

La respuesta de Shell

La compañía petrolera informó que está en vías de “aumentar la demanda de estos productos y ampliar nuestros nuevos negocios energéticos aún más rápidamente”. Shell está cambiando su modelo de negocios. La empresa se ha comprometido a transformarse en “un negocio de energía con cero emisiones netas para 2050 o antes”.

El abogado de Shell, Dennis Horeman, durante una audiencia en el tribunal por este mismo caso celebrada en diciembre, dijo que un fallo contra la petrolera podría ser peligroso. Argumentó que daría lugar a que todas las partes se responsabilicen “mutuamente por su papel en esa transición (energética) a través de los tribunales”.

Advirtió que el caso estaba otorgando a los jueces “un papel central en un activo y delicado proceso político”. En la lectura de la sentencia, el tribunal holandés aclaró que actualmente Shell no incumplía su obligación de reducir las emisiones como habían señalado los grupos de presión ecologistas.

Precisó que, por el contrario, la compañía estaba endureciendo su política de reducción de emisiones. Aunque determinó que Shell no ha adoptado una política concreta. “Tiene muchas salvedades y se basa en monitorear los desarrollos sociales más que en la responsabilidad de la empresa de lograr una reducción de CO2″.

En consecuencia, “el tribunal ha ordenado a RDS reducir las emisiones del grupo Shell, sus proveedores y sus clientes en un 45% neto” para 2030, tomando como referencia los niveles de emisiones registrados en 2019.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here