(Tiempo de lectura: 2 min)

La industria manufacturera de China ha marcado en marzo su mayor crecimiento en los últimos doce meses después del parón en febrero a causa de las medidas gubernamentales que comenzaron en enero para evitar la propagación del nuevo coronavirus, que ha confinado a medio planeta.

Según la cifra difundida hoy por la Oficina Nacional de Estadística (ONE), la industria manufacturera china creció en marzo y situó su índice gerente de compras (PMI) –su indicador de referencia– en 52 puntos frente a los 35,7 de febrero, causados por el parón de la actividad.

Supone el incremento más rápido desde septiembre de 2017, revelan los datos: el hecho de situarse por encima de los 50 puntos significa que hay crecimiento, mientras que debajo es contracción.

Una buena noticia para China, epicentro de la pandemia que ha dejado hasta el momento cerca de 800.000 infectados en el mundo, y que ha sorprendido a los propios analistas que no esperaban que superase esa franja de los 50 puntos.

Sin embargo, la ONE afirma que estos datos no significan que China haya regresado a “niveles normales” en cuanto a su funcionamiento económico, dado que todavía hay empresas que no han regresado a su actividad.

Asimismo, la ONE indica que la confianza en las empresas no manufactureras creció también hasta los 57,3 puntos, más de 17,3 puntos respecto al mes pasado, lo que apunta que dicha confianza “se ha recuperado”.

Febrero, el peor mes para China

El mes de febrero fue un total declive en la industria manufacturera en el país, incluso peor que en noviembre de 2008 con la crisis económica global, que fue de 38,8 puntos.

Por eso, los indicadores de ahora parecen indicar que ha habido un rebote ya que, por tamaño de empresas, las grandes aumentaron en marzo 16,3 puntos hasta los 52,6; mientras que las medianas crecieron 16 puntos y las pequeñas, 16,8 puntos.

Por último, en los negocios que no están relacionados con la manufactura, el índice casi se duplicó, pasando del 29,6 puntos en febrero a 52,3 en marzo.

Los indicadores de ahora parecen indicar que ha habido un rebote en la industria en China.

Esta caída del PMI causada por el Covid-19 ha representado la única contracción en su índice desde que empezó en 2007.

En conjunto, el índice integral de producción del PMI, que combina tanto la industria manufacturera como la no manufacturera, registró en febrero su peor dato con 28,9, aunque ha remontando en marzo a los 53 puntos, los mismos que en enero.

El BM prevé un frenazo en la economía china

Por su parte, el Banco Mundial (BM) ha realizado su primera previsión tras la aparición de la pandemia, que ha dejado en China al menos 3.305 muertos, según han informado sus autoridades.

El BM estima que China crecerá en 2020 un 2,3% en el escenario base y un 0,1 % en el más negativo, según su proyección, lo que contrasta con el 6,1 % en 2019.

Advirtió que el indicador de producción industrial registró un crecimiento “negativo”, el primero en más de 30 años, y se preguntó si el Gobierno chino “podrá retomar la actividad económica de una manera tan abrupta como la cesó”.

Y no solo para las empresas, la población vulnerable será la que más note las consecuencias de esta doble crisis.

El BM prevé que 11 millones de personas caerán, en su escenario más adverso, en el umbral de la pobreza y que 24 millones menos logren salir de ese umbral, cifrado en 5,5 dólares al día.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here