Actualidad Toyota invierte U$S 13.500 millones para desarrollar sus propias baterías

Toyota invierte U$S 13.500 millones para desarrollar sus propias baterías

Toyota busca producir baterías que se ajusten a sus necesidades y no depender de terceros en el nuevo escenario de la industria.

0
(Tiempo de lectura: 3 min)

Toyota comunicó oficialmente que tiene planeado un gasto por encima de los 13 mil 500 millones de dólares entre 2021 y 2030 con el foco puesto en el desarrollo de baterías y sus sistemas de suministros, con el propósito de liderar en un sector de tecnología muy importante para el diseño  de los automóviles en los siguientes diez años.

La gigante automotriz nipona, que fue una de las primeras en desarrollar coches híbridos a gasolina y electricidad con el modelo Prius, está midiendo cuidadosamente sus pasos con el fin de conseguir la entrega de su primera línea de automóviles completamente a electricidad en 2022.

La compañía japonesa, que lidera la producción de vehículos junto con VW y Nissan-Renault, ha dicho que está en la búsqueda de una reducción en el precio de sus baterías aproximadamente en un 30 por ciento ya que trabajan con elementos usados y, además, por el modo en que están estructuradas las celdas dentro de los acumuladores.

El director del sector tecnológico de Toyota, Masahiko Maeda, se refirió a un nuevo modelo de SUV compacto y dijo que para este coche, su objetivo es una mejora en el consumo de energía en un 30 por ciento, que es un índice relativo entre la cantidad de electricidad y los kilómetros recorridos. Pretenden comenzar a usar estos nuevos diseños en el Toyota bZ4X, hoy aún un concept car.

Número de vehículos producidos por Toyota a nivel mundial entre 2009 y 2021(en miles). Statista.

Toyota y las baterías sólidas

La empresa automotriz japonesa es líder, además, en el desarrollo masivo de baterías de estado sólido, una posible revolución para las automotrices ya que son más densas en energía, su carga es más veloz y tienen menor posibilidad de incendiarse. Si su desarrollo es exitoso, pueden llegar a reemplazar la batería de iones de litio, que es líquida.

Uno de los principales desafíos es lograr que las baterías sólidas tengan una vida útil mayor, hoy muy acotada. El ejecutivo de Toyota señaló que no han habido modificaciones en el plan de la empresa en la fabricación de baterías de estado sólido en esta década.

También dijo que, por el momento, están en la búsqueda de mejores materiales de fabricación.

La idea de la producción de baterías de estado sólido en masa se encuentra en declive. La razón es el alto precio de su fabricación y su facilidad con la que pueden agrietarse en el momento en que se expanden y contraen durante la utilización.

Toyota Motor Corp además tiene planeado utilizar baterías de estado sólido en automóviles a electricidad híbridos.

El cobre es un metal clave en la fabricación de baterías para coches eléctricos y semiconductores.

Volkswagen y Merkel

La alemana Volkswagen, otra de las automotrices más grandes a nivel global por volumen de vehículos producidos, también ha dado a conocer que está en plan de gastar más dinero con miras a transformar la conducción y llevarla al terreno autónomo, además de la producción de automóviles eléctricos.

La empresa dijo que tiene pensado una inversión de 150 mil millones de euros hacia 2025, y que puede invertir en esta transición dependiendo del efectivo que consiga en 2021 y 2022.

La máxima mandataria alemana, Angela Merkel, viene diciendo desde hace ya unos años, que los coches a electricidad tienen dos cuestiones problemáticas: baterías y subsidios.

En lo relacionado a las baterías, la canciller ha instado más de una vez a la UE en la necesidad de la masificación urgente de desarrolladores de células de batería.

Sobre los subsidios, ha dicho que aunque el sector de los e-cars se encuentra en pleno crecimiento, la gran mayoría del avance se ha logrado por las exenciones impositivas y por el aporte estatal de los países europeos, por lo que dejó en claro que esos subsidios son sólo temporales.

El miedo de Merkel es que las compañías europeas adquieren las baterías de industrias asiáticas casi en exclusividad, por lo que no tienen control de la cadena completa.

La canciller ha dicho que no están seguros que si los vehículos eléctricos sean una opción factible a largo plazo si Europa no tiene bajo su dominio ningún proceso del desarrollo de estas células.

Agregó también que van a ir por el impulso de la fabricación en Europa, porque no quieren depositar todo el negocio en el humor de los chinos, hoy los mayores fabricantes.

La Unión Europea ya ha tomado nota de esto, presentando un fondo de investigación de un poco más de 3 mil millones de euros con el objetivo del desarrollo de baterías para e-Cars.

La finalidad de este proyecto es el mismo del que habló la canciller alemana, ya que no tiene ninguna utilidad desarrollar vehículos eléctricos si la totalidad de las baterías se las compran a países asiáticos.

El fondo abarca a casi 20 compañías directamente, en su mayoría, pymes.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Salir de la versión móvil