Toshiba cambia de estrategia: atención a sus acciones

Toshiba cierra una planta en China y muda la producción a Vietnam y Japón. Siguen los problemas internos y hay reclamos de los accionistas.

0
Toshiba
(Tiempo de lectura: 3 min)

El grupo tecnológico japonés Toshiba cerrará una planta china en la ciudad de Dalian, el primer centro de producción de la compañía en ese país. Será a finales de septiembre, como parte de una reestructuración comercial que abarca a todo el mundo.

La planta, que emplea aproximadamente a 650 personas, fabrica motores industriales y transmisores.

La planta de Dalian se inauguró en 1991 como el primer centro de producción chino de Toshiba, cuando Bo Xilai, que ahora cumple cadena perpetua por corrupción, era el secretario del alcalde local. Bo ascendió a alcalde en 1993 y convirtió a Dalian en un polo para otros fabricantes japoneses.

Toshiba era la figura principal entre las empresas con sede en Dalian, y su director local se desempeñó varias veces como presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Japón.

El operador de la planta, Toshiba Dalian, dice que iniciará el proceso de liquidación a partir de octubre. La capacidad productiva de la compañía nipona se trasladará a Vietnam y Japón.

Toshiba tiene otras instalaciones en Dalian y en otras partes de China que producen componentes ferroviarios y ascensores. Esas ubicaciones permanecerán en funcionamiento, según distintas fuentes oficiales.

Decisiones clave

La fábrica que se cerrará había producido una amplia variedad de productos en su larga trayectoria, como televisores LCD y dispositivos médicos.

La planta llegó a emplear a aproximadamente 2.400 personas en su punto máximo, allá por el año 2010, según Toshiba. La compañía decidió cerrar varias líneas de productos en los últimos años, a medida que se produjeron reorganizaciones en la marca.

Toshiba también cerrará una planta en la prefectura japonesa de Saitama, un año después de que anunció que lo haría. Había comenzado a operar en 1965 como la primera planta de televisores a color de Toshiba, pero la estrategia de Toshiba ya no incluye fabricar TV en Japón.

El temor de los accionistas

Toshiba está bajo la lupa del mundo por estos días, ya que enfrenta cambios en la administración y dudas sobre su gobernabilidad por parte de los accionistas.

En este contexto, este jueves 9 de septiembre comunicó ganancias en el trimestre de abril a junio por primera vez en dos años,

El conglomerado industrial japonés generó un beneficio operativo de 14,4 mil millones de yenes (US$ 131,2 millones) en el primer trimestre, hasta fines de junio. Esto representa un aumento de casi 28 mil millones de yenes en comparación con el mismo período de 2020, en medio de la pandemia.

Los ingresos, en tanto, aumentaron un 21,1 por ciento hasta 727,7 mil millones de yenes, anunció la compañía. El aumento fue respaldado por una recuperación general del impacto del covid y el crecimiento en los negocios de semiconductores y unidades fabricantes de discos duros.

Pronósticos para Toshiba en 2021 y 2022

Asimismo, la compañía mantuvo el pronóstico anterior de 3,24 billones de yenes en ingresos y 171 mil millones de yenes en ganancias operativas para el año fiscal que finalizará en marzo de 2022.

Si bien muchos de los negocios de la compañía superaron las expectativas, el director financiero, Masayoshi Hirata, dijo que Toshiba aún enfrenta la incertidumbre provocada por la pandemia, incluido el aumento del costo de materiales y de la logística, y la escasez global de semiconductores.

Con el descontento entre los inversores, la administración de Toshiba ha estado en crisis en los últimos meses.

Por eso ha sido clave que hubiera obtenido ganancias en el primer trimestre, de forma de cubrir, con los resultados, al endeble presidente y director ejecutivo, Satoshi Tsunakawa, quien regresó como presidente para reemplazar a Nobuaki Kurumatani en abril pasado.

La compañía ahora tiene la tarea de, por un lado, buscar al sucesor de Tsunakawa, y por otro, de encontrar un nuevo presidente de la junta.

Acciones de Toshiba en 2020. Investing.

CVC Capital Partners quiso comprar Toshiba

Kurumatani renunció después de que la compañía de capital privado CVC Capital Partners expresara interés en una posible compra de Toshiba por 20 mil millones de dólares.

El acuerdo fue rechazado, lo que generó dudas de algunos accionistas sobre el proceso de toma de decisiones de la empresa.

En junio de 2021, una investigación independiente descubrió que Toshiba se coludió con el gobierno para influir en los inversores activistas en la reunión general anual del año pasado. Esto llevó a la empresa a eliminar a dos directores de la lista de candidatos para la Junta General de Accionistas de 2021.

En la conferencia de resultados, Tsunakawa dijo que la compañía espera convocar a una junta general extraordinaria de accionistas “si es posible, para fin de año” para determinar los miembros del comité de auditoría y el presidente de la junta.

Esta misma semana, el fabricante de chips japonés Kioxia Holdings, antes conocido como Toshiba Memory, anunció fuertes ganancias en el primer trimestre.

Sus ventas aumentaron un 11,9 por ciento en comparación con el mismo período de 2020, hasta 330 mil millones de yenes.

El beneficio neto también aumentó en 33,2 mil millones de yenes, hasta 12,2 mil millones de yenes. Hasta 2020, Toshiba todavía poseía una participación del 40,6 por ciento en esa empresa.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here