(Tiempo de lectura: 2 min)

La industria aérea está pasando la peor crisis de su historia.

El freno en la actividad en todo el mundo redujo a migajas el negocio y todas las compañías relacionadas con los aviones están pasando por serios inconvenientes.

Una de ellas es General Electric, con su división dedicada a la construcción de motores aéreos GE Aviation.

ARTÍCULO RELACIONADO

4 razones para comprar acciones de Amazon en pleno COVID-19

Las acciones de Amazon llevan años siendo la "niña bonita" del mercado bursátil por la estabilidad y rentabilidad continua que han ofrecido desde que...

Esta semana comenzó muy mal para la compañía con sede en Boston y más de 120 años de historia.

Fue después de que anunciara el despido de 10 mil trabajadores del sector aeroespacial y que las acciones de las aerolíneas cayeran por los comentarios del mega inversionista, Warren Buffett, sobre la venta de sus propiedades en el sector.

Los nuevos recortes de empleo se suman a otros 2.600 despidos que materializó la firma en su plantilla de los Estados Unidos en abril.

Así, en menos de 60 días la compañía habrá eliminado una cuarta parte de una fuerza laboral, que antes de la crisis del Covid-19 totalizaba algo más de 52 mil trabajadores en América y Europa.

La causa sigue siendo el coronavirus y su devastador impacto en la industria de la aviación, uno de los sectores más golpeados por los confinamientos y, en especial, por el cierre de las fronteras. 

Aerolíneas, fabricantes de aviones y constructores de motores tienen graves complicaciones aún no dimensionadas en su totalidad.

Adiós 2020

Las acciones de todas las empresas relacionadas con el sector perdieron valor este lunes 4 de mayo luego de que el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijera que era “demasiado difícil saber” si Estados Unidos relajaría las restricciones a los viajes internacionales a Asia y Europa este año.

Secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin.

Esto oscureció las perspectivas a mediano plazo de las empresas relacionadas con los viajes, que estaban esperanzadas con un retorno más próximo.

Citando al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, Mnuchin dijo que están buscando “formas de estimular los viajes”, pero sugirió que inicialmente se limitaría a traslados dentro del país.

Hablando de la posibilidad de habilitar los viajes internacionales, dijo: “Es muy difícil saberlo. Nuestra prioridad es abrir la economía nacional”.

Y agregó: “Obviamente, para las personas de negocios que necesiten viajar, se podrá en forma limitada, pero para el resto, será un buen momento para que la gente conozca Estados Unidos”.

Aerolíneas en alerta: ayudas estatales y planes de rescate diseñados por empleados

“Para proteger el negocio, hemos respondido con decisiones difíciles relacionadas con la reducción de costos. Pero no alcanza”, les dijo en una carta a los empleados de GE Aviation el director ejecutivo de la unidad, David Joyce.

En el texto, Joyce habla de “recortes en la fábrica de motores, componentes y sistemas integrados para aviones comerciales, militares y comerciales” como una respuesta necesaria a la “contracción de la industria y su lejana recuperación”.

Aviation, un negocio de GE que volaba alto

GE Aviation es (o era) el segmento más venturoso de General Electric.

Gracias a tecnología revolucionaria llegó a proveer dos de cada tres impulsores de aviones comerciales en todo el mundo.

En 2018, se decía que tenía pedidos para al menos una década por cerca de 200.000 millones de dólares.

El negocio de los aviones de GE contrastaba con el de la energía, su histórico core business.

Es que a General Electric le estaba sucediendo algo similar a lo que padecen otros grandes de la industria de la energía: cayó la demanda de nuevas centrales térmicas en todos los países del primer mundo porque comenzaron a buscar alternativas de energías renovables.

Los países en desarrollo, que sí siguen demandando ese tipo de motores para centrales, no tienen los mismos fondos ni pagan de la misma manera. En definitiva, el negocio no es igual de rentable.

Para sumar problemas a las compañías relacionadas con los aviones, el magnate Warren Buffett dijo que su grupo, Berkshire Hathaway, vendió las acciones que tenía de cuatro aerolíneas.

Y trascendió que piensa seguir desprendiéndose de activos en el sector.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here