(Tiempo de lectura: 2 min)

Las autoridades de Turquía emitieron una orden internacional de búsqueda y captura contra Fatih Faruk Ozer, fundador de la plataforma de negociación de criptomonedas Thodex. Al propietario se le acusa de fraude por 2.000 millones de dólares, equivalentes a 1.659 millones de euros, por lo que la justicia turca inició una investigación.

La plataforma Thodex está fuera de servicio desde el miércoles 21 de abril, dejando a 391.000 de inversores sin acceso a los fondos depositados. La compañía aseguró a través de un comunicado que el cierre era temporal y que todos los clientes recibirán su dinero. 

“La web está completamente inaccesible y los clientes han entrado en pánico. Hemos presentado una querella criminal”, explicó en Twitter el abogado Oguz Evren Kiliç. Los afectados también exigieron la intervención de las cuentas de Koineks, la empresa matriz de Thodex. “Estimamos que se han podido perder 2.000 millones de dólares. Es el mayor caso de fraude de la historia de la república”, aseguró.

Los agentes de policía llevaron a cabo una operación en ocho provincias del país. Hasta ahora, detuvieron a 62 personas que presuntamente participaron en el fraude, al igual que incautaron documentos y otros materiales. Asimismo, la treintena de empleados de Thodex no acudieron a trabajar cuando registraron la compañía el jueves 22 de abril.

Desde su creación en 2017, Thodex es una de las principales plataformas de negociación de criptomonedas en Turquía. Se convirtió en una de las más visitadas gracias a sus grandes campañas de publicidad en las redes sociales. En ellas participaron famosos actores turcos y hubo sorteo de Porsches entre sus clientes.

Thodex responde a las autoridades

Fatih Faruk Ozer salió a Albania el pasado 19 de abril, según informó el Departamento de Policía de Estambul.  El propietario de Thodex sostiene que las acusaciones de fraude “son infundadas” y explicó que el cierre temporal es por mantenimiento. 

Su objetivo es modificar la estructura tecnológica de la plataforma. De este modo, busca evitar “ciberataques” como los ocurridos en el pasado y a los que achaca las fluctuaciones anormales en las cuentas que tuvieron lugar estos últimos días. 

Además, mencionó que la plataforma cuenta con 700.000 usuarios, de los cuales solo 30.000 son activos y el valor de su inversión es inferior a los 2.000 millones por los que lo acusan de fraude.

El fundador de la plataforma informó que espera volver a Turquía en unos días y prometió que ningún inversor perdería sus ganancias. Ozer regresará al país después de llevar a cabo reuniones con “inversores extranjeros”. Sin embargo, en su comunicado no especificó dónde se halla ni quiénes son los inversores.

“Con estos infundios se están obstaculizando los intentos de mantener la vida comercial de esta empresa, cuyo valor de mercado es de unos 40 millones de dólares”, afirmó el fundador de Thodex. 

Turquía recurre a las criptomonedas por la crisis inflacionaria

Desde el 2018, la lira turca ha perdido el 55% de su valor, producto de la inflación. Además, el Gobierno ha incrementado progresivamente los impuestos para comprar divisas. En consecuencia, los turcos recurren a las criptomonedas para proteger su poder adquisitivo. De hecho, el comercio en bitcoins de Turquía subió a casi 22.000 millones de euros entre febrero y marzo. Comparado al año anterior, aumentó un 30%. 

La oposición turca critica al Gobierno por las medidas económicas que ha aplicado en los últimos años. Por ejemplo, denunció que el banco central quemó la totalidad de las reservas en divisas, en un infructuoso intento por preservar el valor de la lira. Ahora, en un intento por enfriar el mercado, la máxima autoridad financiera vetará la compra de servicios o productos con bitcoin, aunque permite su uso como instrumento de inversión.

La normativa entrará en vigencia el próximo 30 de abril. Según el banco central, estos activos no están sujetos a ningún mecanismo de supervisión ni a una autoridad reguladora central. Además, están sometidos a una excesiva volatilidad y pueden usarse en acciones ilegales debido a sus estructuras anónimas. “Se considera que su uso en pagos puede ocasionar pérdidas no recuperables para las partes implicadas en las transacciones debido a los factores mencionados”, señaló la institución.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here