(Tiempo de lectura: 2 min)

El THAAD (Terminal High Altitude Area Defense), en español “Defensa de área terminal de gran altitud”, es un sistema de intercepción de misiles. Tal sistema fue un desarrollo a la empresa Lockheed-Martin a petición del Pentágono. Este desarrollo parte de la inquietud causada por el avance de las capacidades bélicas de Corea del Norte. Los últimos cálculos apuntan a que, en los próximos cinco años, este país podría llegar a contar con hasta 100 bombas nucleares. Existe también el conocimiento de que las bombas tendrían capacidad para alcanzar a EE.UU. 

En opinión de analistas militares, la estrategia señala que el enclave ideal para desplegar el THAAD es Corea del Sur. En ese sentido, el general Curtis Scaparrotti, comandante de las Fuerzas de Estados Unidos en Corea, USFK, ha admitido que ya hizo la recomendación. Destaca que, si se produjera un conflicto bélico entre las dos Coreas, este interceptor sería un activo de gran valor para el Sur.   

Fuentes políticas revelan que estos planes preocupan a China. Esta nación ve con recelo el encuentro en la Casa Blanca entre Barack Obama y la presidenta surcoreana, Park Geun-hye. Hasta el momento, el THAAD mantiene un índice de éxito del 100 % en la intercepción de misiles. Cabe destacar aquí que tal efectividad solo se da en los de corto y medio alcance. De igual manera se obtiene mismo resultado durante su fase final de vuelo. No obstante, fuentes castrenses aseguran que estas son cualidades más que suficientes para enfrentarse al arsenal norcoreano.

Programa THAAD, algunas de sus interioridades

El THAAD es un sistema estadounidense de defensa antimisiles balísticos diseñado para derribar misiles balísticos de corto, mediano e intermedio alcance. Este derribamiento lo ejecuta en su fase terminal (descenso o reentrada) usando un enfoque hit-to-kill. 

THAAD se desarrolló después de la experiencia de los ataques con misiles Scud de Iraq durante la Guerra del Golfo en 1991. Este interceptor no lleva ojiva, sino que depende de su energía cinética de impacto para destruir el misil entrante. 

Originalmente este interceptor era parte de un programa del Ejército de los Estados Unidos. Por esa razón, estuvo controlado por la Agencia de Defensa de Misiles. El programa THAAD se programó originalmente para su despliegue en 2012. Sin embargo el despliegue inicial tuvo lugar en mayo de 2008. Acompañan a la empresa Lockheed Martin Missiles and Fire Control en el proyecto un grupo de contratistas. Entre ellos destacan Raytheon, Boeing, Aerojet Rocketdyne, Honeywell, BAE Systems, Oshkosh Defense y MiltonCAT.

THAAD puede interceptar misiles tanto dentro como fuera de la atmósfera de la Tierra a una distancia de 200 kilómetros. Esto mitiga los efectos de las armas de destrucción masiva antes de que lleguen al suelo. Su capacidad de intercepción hace que THAAD sea una parte importante de los conceptos de defensa antimisiles en capas. Su capacidad se encuentra entre la de los interceptores Aegis (exo-atmosféricos), y la de los interceptores Patriot (endo-atmosféricos).

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here