(Tiempo de lectura: 2 min)

El 22 de enero de 2020, Tesla superó a Volkswagen y se transformó en la segunda compañía automotriz más grande del mundo por capitalización de mercado.

En ese momento, Tesla acababa de cruzar los 100 mil millones de dólares en capitalización.

Cinco meses después y mientras el planeta está atravesado por una pandemia, Tesla superó a la japonesa Toyota para convertirse en la compañía de automóviles y energía limpia más grande del mundo por capitalización bursátil. 

Todo esto en medio de una crisis en el precio del petróleo que llevó al crudo a valores inéditos en décadas.

Incluso los futuros del West Texas Intermediate (WTI) llegaron a cotizar por debajo de “cero” en un fenómeno inédito debido a la sobreoferta y a las dificultades para almacenar el sobrante.

Una buena razón para invertir en Tesla

En las primeras horas del jueves 11 de junio, Tesla llegó a tener una capitalización de mercado de 192 mil millones de dólares, frente a los 182 mil millones de Toyota en ese mismo momento, según la cotización publicada por Investing.

Eso es casi una duplicación de la capitalización de mercado de Tesla en unos pocos meses. 

De esta forma, el fabricante de automóviles eléctricos propiedad de Elon Musk se convirtió en la compañía automotriz más valiosa del mundo.

La causa del aumento en la capitalización es que las acciones de la compañía con base en el oeste estadounidense aumentaron aproximadamente un 7,6%.

Si bien luego del impulso, que coincidió con una caída en los papeles de la nipona, el valor de la empresa de Musk volvió a caer, lo cierto es que lo sucedido es una clara indicación de que la marca insignia de los automóviles eléctricos no tardará mucho en destronar a Toyota de la cima. Y cada vez se hace más atractivo invertir en Tesla.

Irónicamente, Toyota había invertido alrededor de 50 millones de dólares en Tesla a finales de 2009, cuando la compañía vendió sus instalaciones en Fremont, California, a Elon Musk. Toyota luego las vendió para obtener ganancias.

Explicaciones

El aumento en la valoración de Tesla se atribuye a la decisión de Musk de aumentar la producción de su camión comercial “Semi”.

Tesla

Musk presentó el prototipo de su camión de diseño futurista en 2017 y dijo que se comenzaría a producir de manera masiva en 2019. Decisión que luego se pospuso para 2021.

La idea de apresurar ahora la producción coincide con un aumento en el valor de las acciones del fabricante de camiones eléctricos Nikola Corp, rival de Tesla.

Nikola es una startup que manufactura camiones eléctricos y celdas de combustible que a principios de junio comenzó a cotizar en Nasdaq después de fusionarse con VectoIQ.

Las acciones en Nikola se duplicaron en una semana a partir del acuerdo y del anuncio del CEO de la compañía en relación con el lanzamiento de una camioneta eléctrica que competiría con la Cybertruck de Tesla.

Tesla Cybertruck

No es seguro si Tesla vale lo que hoy cotiza, en especial, es una incógnita saber si podrá sostenerse ante una crisis tan impredecible como la del coronavirus.

La multimillonaria impresión de billetes de la FED estadounidense y de la mayoría de los países del mundo inyectarán tanto dinero en las economías que la estabilidad de los mercados no será lo habitual por largos meses.

Sin embargo, lo cierto es que Musk ha sabido soportar problemas antes y siempre salió fortalecido. 

Las acciones de Tesla cayeron por algunas semanas en la etapa más grave de la pandemia, pero luego se recuperaron e, incluso, treparon por encima de su máximo de marzo.

Tesla por el mundo

La estrategia de Tesla de mantener sus tentáculos en distintas partes del mundo está dando resultado.

Hasta el año pasado, la marca de Musk sólo fabricaba sus modelos en ubicaciones en los Estados Unidos.

Sin embargo, con la inauguración este año de una nueva planta en Beijing (China) y el proyecto de abrir otra en Berlín (Alemania), Tesla está apostando a ser un verdadero gigante mundial.

La idea, básicamente, es evitar las coyunturas económicas y financieras en cada continente y, a la vez, sortear las trabas arancelarias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here