(Tiempo de lectura: 3 min)

Cuando en noviembre se anunció que Tesla iba a formar parte del S&P 500, sus acciones reaccionaron positivamente.

En realidad, todo el índice se revitalizó porque la llegada de la compañía de Elon Musk sería la gran incorporación del año.

Y no es para menos: en el instante en que las acciones de Tesla pasen a cotizar en el S&P 500 este lunes 21 de diciembre, la compañía que fabrica y vende automóviles eléctricos se convertirá en la de mejor rendimiento del índice este año.

Será un debut triunfal de la compañía cuyas acciones se han incrementado en un 690 por ciento en el transcurso de 2020, incluso con una pandemia de coronavirus.

El valor de Tesla subió, además, en un contexto de precios del petróleo históricamente bajos.

Hay que recordar que con los aislamientos, todas las actividades de transporte se resintieron como nunca en la historia y eso precipitó el valor del crudo en todo el mundo.

Es más, los futuros del WTI tejano llegaron a valorarse por debajo de “cero” durante un par de semanas por el exceso de oferta, la baja demanda y los problemas de espacio de almacenamiento.

Todo eso debería haber afectado el precio de las acciones de Tesla.

De hecho hubo un impacto negativo, pero que no duró más de dos meses.

Después, en junio, los papeles de la compañía de Musk volvieron a crecer hasta niveles récord.

Tesla acciones
Las acciones son imparables. Investing.

La Tesla de Musk es récord

El crecimiento del 690 por ciento de Tesla en el año representa más del doble del desempeño en 2020 del promedio del S&P 500. 

Solamente desde el anuncio en noviembre de que la empresa de Musk sería parte del índice, los papeles de Tesla subieron 62 por ciento.

Para tener una dimensión, la segunda acción con mejor desempeño en 2020 del índice estrella de Wall Street, Etsy, subió 320 por ciento.

También es una incorporación reciente. Se trata de una compañía especialista en comercio electrónico. Se sumó al S&P 500 en septiembre.

La tercera mejor del índice ha sido Carrier Group (+220 por ciento), una separación de United Technologies que surgió luego de la fusión de ésta última con Raytheon.

Otras acciones que han tenido muy buenos rendimientos este año son los fabricantes de chips Nvidia y AMD, la cartera electrónica PayPal, Bath&Body Works y L-Brands (dueña de Victoria ‘s Secret). Todas estas han duplicado su valor este año.

Un año diferente

El 2020 ha sido un año complicado para los inversores, en especial porque la pandemia alteró todas las previsiones previas. 

Los grandes inversionistas, fundamentalmente los que administran fondos y exchange-traded fund, que están diseñados para replicar el S&P 500, sumarán a Tesla a sus carteras cuando sea oficial su incorporación.

En realidad, la mayoría de estos fondos ya tienen a Tesla en sus posiciones ya que habría sido una misión imposible superar al mercado sin tener una participación en la acción más relevante del 2020.

Los que no la han pasado bien en 2020 son los que apostaron en corto contra Tesla, que seguramente estarán llorando por los rincones.

La más grande que se haya sumado jamás

Tesla es la compañía de mayor valor que se haya incorporado al S&P 500 en su historia.

Tiene un valor de mercado calculado en 620 mil millones de dólares y pasará a estar entre las seis más relevantes del índice.

En la actualidad, la empresa más valiosa del S&P 500 es Apple, seguida por Microsoft, Amazon, Alphabet y Facebook. 

Tesla se ubicará por encima de Berkshire Hathaway.

Si se analizan los patrimonios de los mayores accionistas, Musk ya es la segunda persona más acaudalada del planeta, según los ranking de Forbes y de Bloomberg.

Sólo es superado por Jeff Bezos, fundador de Amazon.

Para ver cómo ha crecido Tesla en estos meses en la industria automotriz, alcanza con decir que por valor de mercado ya está por encima de las valoraciones combinadas de General Motors, Ford, Fiat-Chrysler, Toyota, Volkswagen, Daimler, Honda y Nissan-Renault. Impresionante.

¿Impactará en el valor del índice?

Según el análisis de los especialistas de Goldman Sachs, la incorporación de Tesla al S&P 500 no impactará en el valor del índice de manera significativa. Dicen que no tendrá una relevancia superlativa.

¿Por qué? Por un tema vinculado a la métrica que utiliza el S&P 500. De acuerdo con los analistas, esta explicación está basada en el ratio entre valoración y ganancias, un número que no favorece a Tesla.

La compañía de Musk está cotizada 160 veces más que sus últimas ganancias. Amazon, por caso, cotiza 70 veces más y Apple, 30 veces más.

Esta diferencia, grande por cierto, no elevará el ratio del S&P de manera sustancial.

Según la banca de inversión, si Tesla hubiese estado en el S&P 500  a lo largo del año completo, el traslado a la valoración del índice hubiera sido más significativo.

En paralelo, el Goldman Sachs elevó la calificación de la empresa de Musk hasta Buy, desde neutral.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here