(Tiempo de lectura: 2 min)

El mercado de las telecomunicaciones está convulsionado en Europa, aún cuando la pandemia de coronavirus no ha finalizado.

En este caso, se trata de una posible combinación de marcas entre O2 y Virgin Media que  revolucionaría el mercado británico de telecomunicaciones a partir de negociaciones entabladas entre Telefónica y Liberty Global.

Así es, la compañía española confirmó este lunes 4 de mayo está en negociaciones “avanzadas” con la estadounidense, aunque también dijo que por ahora no se puede garantizar que las reuniones lleguen a buen puerto.

ARTÍCULO RELACIONADO

Invertir en oro para protegerte de la recesión: ¿Deberías comprar oro de inmediato?

Cada vez más personas se lanzan a invertir en oro ante la actual situación financiera que esta azotando el mundo. De hecho estamos viendo...

Según el periódico británico Financial Times, el acuerdo está mucho más cerca que lo que reconoce Telefónica y podría ser anunciado antes de que finalice la primera semana de mayo.

También asegura que las dos compañías analizan los detalles para la formación de una empresa conjunta que posea en partes iguales a O2 y Virgin Media.

La estadounidense tomaría deuda para pagarle a Telefónica en efectivo e igualar el valor de los dos activos.

Nuevas decisiones

En el año 2015, Telefónica intentó vender O2 a su competencia en el Reino Unido, Three, por cerca de 11 mil millones de euros, pero el acuerdo fue bloqueado por los organismos reguladores.

Sin embargo, en estos años, el desempeño financiero de O2 mejoró notablemente y las conversaciones con Liberty Global lo demuestran.

Según el mismo medio inglés, citando al Deutsche Bank, Liberty Global podría estar en condiciones de pagarle a Telefónica entre 5,5 mil y 8,5 mil millones de euros.

De acuerdo con las estimaciones de la misma entidad financiera alemana, Virgin Media vale 17 mil millones (sin contar su deuda); y O2, 15,5 millones de euros.

Telefonica

En función de distintos análisis del Deutsche, la fusión podría generar 7 mil millones de euros en beneficios y ahorros de costos basados ​​en la reducción de los gastos operativos.

Buena parte de este ahorro se centra en que Virgin Media dejaría de gastar más de 250 millones de euros en el alquiler de redes de telefonía móvil para poder ofrecer su propio servicio inalámbrico.

Grandes al frente

El acuerdo no está en manos de cualquiera en ambas empresas ya que están siendo dirigidas por Mike Fries, director ejecutivo de Liberty Global, y José María Álvarez-Pallete, presidente y director ejecutivo de Telefónica.

Luego de conocida la posibilidad de un acuerdo de fusión, las acciones de ambas compañías subieron en la bolsa.

Los papeles de Liberty Global, que cotizan en los Estados Unidos, mejoraron casi un 15 por ciento; y los de Telefónica, un 2,5 por ciento en la mañana de europea.

Telefónica, Liberty y sus cambios

El grupo español está en plena reestructuración. En 2019, creó dos unidades separadas para sus inversiones en América latina.

Por un lado, Telefónica Hispam Sur, donde quedaron incluidos sus negocios en Chile, Argentina, Perú y Uruguay.

Por otro, Telefónica Hispam Norte, con Colombia, México, Centroamérica, Ecuador y Venezuela.

También puso a la venta las filiales de Nicaragua, Costa Rica, Guatemala y El Salvador y, meses después, anunció que estaba dispuesta a escuchar ofertas para todos sus activos en la región, con excepción de Brasil.

El objetivo es centrar toda la potencia de la compañía en España, Alemania y el Reino Unido (la novedad de fusionar O2 y Virgin Media lo confirma), y en Brasil.

Liberty Global, por su parte, está en pleno proceso de desinversión en Europa.

Ya vendió sus redes de cable en Alemania y Europa del Este a Vodafone y fusionó sus negocios en Holanda con la misma compañía británica.

También vendió su red en Austria a Deutsche Telekom e intentó hacer un negocio similar en Suiza con Sunrise, pero el acuerdo fue bloqueado por los reguladores.

Estos cambios demuestran que el mercado de las telecomunicaciones está mutando mientras se espera la irrupción de la redes de alta velocidad, o 5G.

En ese escenario, las compañías se desprenden de activos que no les son tan redituables y se concentran en aquellas regiones o países donde conocen más el negocio y pueden obtener más rentabilidad sin tanto riesgo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here