(Tiempo de lectura: 2 min)

La estrategia de Telefónica para los próximos años ya era conocida: reducción de posiciones en países donde sus negocios no eran del todo rentables y fusión con gigantes con la idea de repartir cargas. 

La mira de la compañía siempre ha estado puesta, al menos en los últimos tiempos, en reducir su abultada deuda.

Parte de este plan se ha concretado esta semana, con el cierre de algunas operaciones importantes en el ecosistema corporativo de Telefónica, tanto en Europa como en América Latina.

Por un lado, se formalizó la fusión en el Reino Unido con Liberty Global. Ahora, ambas empresas han conformado una sociedad conjunta en la que participan mitad y mitad cada una.

La empresa resultante se llama Vmed O2 UK Limited y combina los negocios de O2 y Virgin Media.

En forma paralela, la multinacional dirigida por José María Álvarez Pallete anunció que se ha cerrado la venta de la división de torres de Telxius en Europa en favor de la compañía American Tower Corporation.

La deuda de Telefónica

Vamos por parte. En el caso del negocio en Gran Bretaña, la conformación de la sociedad conjunta con Liberty Global le suma un valor clave para el holding español desde varios puntos de vista.

Por un lado, es un gran negocio financiero, porque aporta fondos por alrededor de 6.300 millones de euros. De ese total, poco más de 3.000 millones de euros provienen del pago en efectivo de la compañía inglesa a Telefónica para compensar la participación en la joint venture.

Otros 3.200 millones de euros, por su parte, corresponden a fondos provenientes de recapitalizaciones.

La operación completa está valorada en más de 35.000 millones de euros y creó un gigante de las telecomunicaciones en el Reino Unido a partir de la unión de las marcas O2 y Virgin.

Telefonica

Desde ahora, la empresa conjunta competirá en forma directa, y con posibilidades, frente a BT, líder en un mercado con 50 millones de líneas, entre móviles, banda ancha y TV.

Desde este mes, y con la fusión ya concretada, Lutz Schüler, quien hasta ahora era el máximo directivo de Virgin Media, será el CEO de la nueva operadora.

Por su parte, Patricia Cobián, quien era la directora de Finanzas de O2 y una tradicional ejecutiva de Telefónica, será la CFO de la flamante compañía.

Según el cálculo de la operadora española, este negocio permitirá que Telefónica reduzca su deuda en unos 4.900 millones de euros.

Hay que recordar que el pasivo de Telefónica está ubicado en poco más de 35.500 millones de euros (primer trimestre de 2021), un 6 por ciento menos que en el mismo lapso de 2020.

Venta de Telxius

Por otra parte, Telefónica culminó la venta de la la división de torres de telecomunicaciones de Telxius en Europa a la empresa American Tower Corporation.

Solo restan las autorizaciones de los organismos regulatorios en España y Alemania.

Por esta operación, Telefónica embolsará algo más de 6.000 millones de euros.

El acuerdo incluye que en dos meses, American Tower Corporation también compre otras torres, como parte de una segunda fase del acuerdo firmado entre Telxius y Germany Telefónica.

En este caso, esta operación le generará a Telefónica la posibilidad de bajar su deuda en unos 3.350 millones de euros en la operación de ahora y otros 750 millones de euros en la que finalizará en agosto próximo.

Estas operaciones incluyen la venta de 7.100 torres de telecomunicaciones que Telxius tiene en América Latina. Están distribuidas entre Brasil, Perú, Chile y Argentina. 

El objetivo de Telefónica es recortar su pasivo en el segundo trimestre fiscal de 2021 en al menos 9.100 millones de euros.

Las acciones de Telefónica cotizan este viernes en 3,81 euros.

En lo que va de 2021, su revalorización alcanza el 24,1 por ciento y su capitalización traspasa los 20.700 millones de euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here