(Tiempo de lectura: 2 min)

El Gobierno de los Estados Unidos inició un proceso de investigación sobre la seguridad de los vehículos en ese país. El análisis incluye las bolsas de aire de 30 millones de coches fabricados por aproximadamente 24 empresas del sector.

Todos estos automóviles poseen airbags de la compañía japonesa Takata con posibles deficiencias.

Según distintos medios de los Estados Unidos, la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) ha comenzado a analizar a millones de automóviles que son modelos manufacturados con fechas de fabricación entre los años 2000 y 2019.

Las automotrices ya han sido alertadas del análisis, pero todavía no lo hicieron público.

En este estudio están incluidos coches ensamblados por Honda, Ford, Toyota, General Motors, Nissan, Subaru, Tesla, Ferrari, Mazda, Daimler, BMW, Chrysler, Porsche, Jaguar, Land Rover, entre otros.

La NHTSA indicó que entre los 30 millones de coches están abarcadas unidades con los airbags de fábrica y otros que se usaron en arreglos en anteriores recall.

Más de 100 millones en 10 años

En estos últimos diez años se han inspeccionado más de 68 millones de bolsas de aire de la empresa Takata en EE.UU., y 102 millones a nivel global.

Es una revisión de seguridad nunca antes vista en la historia de los automóviles, ya que los airbags son capaces de arrojar partes de metal en raras circunstancias.

Según estadísticas globales, se produjeron un poco menos de 30 fallecimientos a nivel global, y casi la totalidad de ellas en EE.UU.

Todas han tenido relación con las bolsas de aire defectuosas de la empresa japonesa Takata. Además, hubo 410 heridos.

Los coches analizados poseen airbags con un producto secante que alteraría la composición química. En la investigación, la NHTSA estableció que no se registraron fracciones rotas de automóviles en las autopistas o rutas con airbags que tienen este agente secante.

La agencia del gobierno estadounidense dijo que si bien no se identificaron riesgos actuales para la seguridad, todavía es necesario un mayor análisis con el objetivo de prever futuros riesgos de los infladores que no se han retirado.

Agregó que se precisan más investigaciones para determinar la seguridad que pueden tener a largo plazo.

Takata y la NHTS

La National Highway Traffic Safety Administration señaló que lo que provocó las explosiones de los infladores de aire, relacionadas al apartamiento del mercado de casi 70 millones de airbags que podrían emitir partes de metal letales, es que el propulsor se descompone luego de una larga exposición a los cambios de humedad y temperatura.

La NHTSA exigió que se aparten de todos los modelos de coches los airbags Takata sin agente secante.

Las muertes en Estados Unidos se produjeron en vehículos de estas marcas: 16 en coches Honda, 2 en Ford y 2 en BMW. Las demás defunciones fueron en Brasil, Malasia y México.

La agencia estadounidense no ha comunicado de forma inmediata la cantidad de automóviles investigados en cada empresa automotriz.

Sin embargo, dijo que necesitarán analizar exhaustivamente los datos sobre los procesos de producción de bolsas de aire de Takata y estudiar la función de los artefactos en el coche.

En los primeros meses del 2021, la NHTSA había señalado que de los casi 70 millones de airbags apartados de las ventas, casi 50 millones fueron arreglados.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here