(Tiempo de lectura: 3 min)
El precio del petróleo en el continente asiático sube más de un 13% por las presiones geopolíticas

Los precios del petróleo han subido este jueves por la mañana en el continente asiático después de semanas de bajadas sin precedentes. El motivo de este repunte en el precio se debe, principalmente, al aumento de la tensión geopolítica entre Irán y Estados Unidos. Una tensión que ha permitido, al menos por un tiempo, eclipsar los efectos devastadores de la pandemia producida por la covid-19 en el precio del petróleo. Unos efectos que habían hecho hundir el precio del petróleo hasta mínimos inéditos.

A primera hora de la mañana, en hora europea, el barril WTI de referencia estadounidense para entrega en junio subía un total de 2,04 dólares. Este precio supone un incremento en el precio del barril del 14,8%, con un precio total de 15,82 dólares. Por otro lado, el barril de Brent, el referente en Europea, subía su precio un 2,65% también para entrega en junio. Esto supone un incremento del 13,01% y alzaba su precio hasta los 23,02 dólares.

Posible operación para recuperar el control de los precios

El incremento de la tensión entre Estados Unidos e Irán podría ser leído como una apuesta del ejecutivo estadounidense para mitigar el golpe que está suponiendo la covid-19 para el precio del petróleo. La tensión entre las dos potencias ha ido en incremento durante esta última semana. Una tensión que se cristalizó en el Golfo, donde el departamento de Defensa de EE.UU acusó a once lanchas rápidas de Irán de hostigar a uno de sus barcos de la zona. La noticia fue amplificada por el presidente estadounidense, Donald Trump, que reaccionó a través de las redes sociales advirtiendo a Therán de que el líder norteamericano había “ordenado a la Armada de Estados Unidos a disparar y destruir todas y cada una de las embarcaciones iraníes que acosen nuestros barcos en el océano”.

La respuesta de Teherán se ha conocido hoy con un logro histórico para la Guardia Revolucionaria de Irán al lanzar al espacio y poner en órbita su primer satélite militar. El lanzamiento supone “un importante logro para la República Islámica”, según la Guardia Revolucionaria. Las autoridades iraníes se muestran convencidas que este logro “abre una nueva etapa en el desarrollo de la carrera espacial” y podría suponer un nuevo aviso para Estados Unidos.

Nueva revisión de las previsiones de demanda de petróleo

También hoy la compañía analista Rystad Energy han actualizado sus previsiones de la demanda anual de petróleo. Según sus últimas estimaciones, se prevé que en 2020 la demanda de petróleo se reduzca un 10,4%. Esta reducción se traduce en 10,3 millones de barriles por día menos. En 2019 se consumieron 99,5 barriles (mbd) diarios, y se prevé que en 2020 la cifra de consumo no llegue a los 90.

En concreto, según Rystad Energy, los meses de abril y mayo será el peor período en relación a la demanda de petróleo. La compañía analista calcula una reducción del consumo de petróleo del 26,7% en abril y del 19,5% en mayo de este año.

Cambio de tendencia tras el efecto covid-19

Y parece que las tensiones, al menos hasta ahora, están produciendo el efecto deseado. Este incremento del precio del petróleo en Asia contrasta con el desplome que sufrió el Brent del Mar del Norte este miércoles en Asia. Con una caída de más del 12%, su precio se situó, por primera vez en la historia, por debajo de los 17 dólares el barril. También el petróleo estadounidense borró las ganancias iniciales y también retrocedió en el mercado. Los efectos de la pandemia producida por la covid-19 está comportando imágenes inéditas como el precio negativo del petróleo en Estados Unidos.

En las primeras operaciones en Asia, el Brent subió debido a las negociaciones entre los productores y el crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI). Sin embargo, la tendencia se invirtió de repente haciendo retroceder los precios. En concreto, el miércoles, el Brent perdió un 12,31% de su precio hasta situarse en 16,98 dólares el barril. También el WTI, que había iniciado la apertura del mercado con incrementos, cerraba el día con una caída del 5% y se situaba en los 11 dólares el barril.

En resumen, el caos en el mercado del crudo “refleja sel hecho de que no hay demanda para el petróleo físico y de que no hay espacio para almacenarlo”, declaró Stephen Innes, de Axicorp. A pesar de la inercia de este jueves en el incremento de los precios, está por ver la respuesta de los mercados ante la creciente tensión entre Estados Unidos e Irán.  También tendrá mucho a decir la guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudí, y su capacidad para pactar precios y calmar la situación. Sin embargo, terminará siendo la duración del confinamiento en la mayoría de países del norte y la activación del tejido productivo e industrial, el que acabe determinando la demanda y, por ende, el precio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here