(Tiempo de lectura: 3 min)

La empresa de hidrocarburos anglo-neerlandesa Royal Dutch Shell anunció que quitará su estructura de acciones duales y se mudará a Londres desde La Haya, debido a las presiones impositivas y de los tribunales neerlandeses mientras la compañía se aleja del petróleo y del gas.

La compañía, que por años le hizo frente a las discusiones de los inversionistas por su estructura doble y fue afectada en el último tiempo por un fallo judicial en los Países Bajos relacionado a las metas climáticas de la empresa, también busca quitar “Royal Dutch” de su nombre, denominación que está desde sus inicios en 1907. Quiere llamarse, simplemente Shell Plc.

La compañía se encuentra en medio de un conflicto con el gobierno holandés debido a las retenciones impuestas en Países Bajos de más del 15 por ciento. La empresa intentó esquivarlas con su estructura de acciones dobles. La nueva organización solucionaría ese conflicto.

Otro conflicto entre la compañía y el país europeo surgió a partir de los dichos del mayor proveedor de pensiones de ese estado, ABP, que anunció que descartaría a Shell y el resto de combustibles fósiles de su billetera de inversiones.

Qué dijo el gobierno de los Países Bajos

El gobierno neerlandés anunció que se encontraba “asombrado y apenado” por la decisión de la compañía de emigrar hacia el Reino Unido.

Los activos de la empresa, que todavía se intercambiarán en la capital de Holanda y en Nueva York, se incrementaron más de un 2 por ciento en Londres a principios de esta semana luego del anuncio de la decisión.

Shell

“La difícil organización actual de las acciones se encuentra ligada a limitaciones y tal vez no sea posible mantenerla mucho tiempo”, anunciaron desde la compañía luego de dar la noticia del cambio estructural de sus acciones.

El proyecto necesita tener el 75 por ciento de los votos de los inversores en una reunión que se realizará el 10 del próximo mes.

“Podemos observar méritos en la nueva estructura que proponen desde la compañía y el cambio de residencia fiscal. Estas modificaciones incrementarán la facultad de la empresa para adquirir acciones”, señaló la compañía multinacional independiente de servicios financieros Jefferies.

La decisión fue anunciada luego del análisis que realizó la compañía estos últimos meses que formó parte del plan para alejarse poco a poco del petróleo y del gas natural para reemplazarlos por energías renovables y con bajos niveles de carbono.

Esta reestructuración abarcó numerosos recortes laborales en todo el mundo.

Shell no se divide

Hace menos de un mes, la compañía contestó al pedido de un fondo activista para que la empresa se separe, afirmando por medio de importantes directivos que sus actividades tendrían un mejor funcionamiento si se dividían.

En efecto, el fondo de cobertura neoyorkino Third Point Management, que compró gran parte de la compañía petrolera, le solicitó a la empresa que se separe en varias empresas para aumentar las ganancias.

La decisión fue el último ataque contras las grandes petroleras y productoras de gas del mundo, que se encuentran enfrentando los pedidos de los gobiernos e inversionistas para adentrarse en el mundo de las energías renovables al mismo tiempo que saldan la alta demanda de combustibles fósiles.

Shell, al igual que otras compañías de Europa, se fijó metas para dejar paulatinamente la producción petrolífera a la vez que realiza inversiones en el mercado de energías no fósiles como la solar y eólica.

El fundador y director del fondo de cobertura Third Point, Daniel S. Loeb, señaló que la empresa está embarcada en “demasiados sentidos distintos” y tendría que tratar de explorar una separación de su producción energética de las actividades relacionadas a la energía renovable y el gas licuado. Este consejo fue rechazado por los directivos de la compañía.

“Desde un punto de vista financiero, pienso que sería muy interesante separar la compañía en partes”, apuntó la directora del sector financiero, Jessica Uhl.

“Sin embargo, teniendo en cuenta soluciones factibles, creemos que eso será un rompecabezas”, agregó.

El director ejecutivo de la compañía, Ben van Beurden, en tanto, comunicó a la prensa que el plan de Shell tiene coherencia y es bien comprendido por gran parte de sus inversores.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here