(Tiempo de lectura: 5 min)

Durante el primer semestre del año, Santander sufrió una pérdida de 10.798 millones de euros. Esta cifra récord, contrasta con los 3.231 millones obtenidos en 2019. Es la primera vez que el grupo español arroja semejantes resultados.

En anteriores crisis, el banco había logrado sortear con éxito las pérdidas. Pero esta vez se debe a un saneamiento de sus cuentas por €12.600 millones. Esto ocurre en un momento en el que las previsiones económicas de los mercados del banco han empeorado debido a la crisis del coronavirus.

Tras la publicación de sus cuentas, el banco tuvo fuertes caídas en la Bolsa. De los 12.600 millones de euros en total, unos 10.100 millones corresponden al fondo de comercio de sus filiales fuera de España. También a los créditos fiscales o activos fiscales diferidos (DTA). Esto equivale al 45% del total del fondo de comercio.

Discriminado por filiales, en Reino Unido perdió €6.100 millones habiendo ya sufrido un ajuste en 2019 de €1.500 millones. En EEUU perdió otros €2.330 millones (en 2017 había perdido €500 millones), mientras que en Polonia fueron €1.192 millones. Los negocios relacionados con Consumer Finance completaron el saneamiento con €477 millones.

Adicionalmente a los 10.100 millones de euros de los fondos de comercio, el grupo hizo una dotación de 2.500 millones de euros respecto a una menor capacidad de recuperación de los DTA.

El banco mantendrá sus inversiones

“Dado el peor entorno económico por el Covid-19, los menores tipos de interés por un periodo más largo y la mayor tasa de descuento que refleja la volatilidad y las primas de riesgo, se ha realizado un ajuste del fondo de comercio y de activos por impuestos diferidos”, declaró el Santander.

Sin embargo, el grupo señaló que “este ajuste no cambia la importancia estratégica de los mercados ni de los negocios del grupo”. E indicó que “el banco seguirá invirtiendo y acelerando sus planes de transformación, y mantiene total confianza en el potencial de generación de valor a largo plazo de sus regiones y mercados”.

Al igual que en otros países, la recesión causada por la pandemia ha afectado a los bancos españoles más grandes. El impacto en sus filiales internacionales se ha puesto de manifiesto esta semana.

Ya el Banco de España había alertado recientemente acerca de la posibilidad de que se produjeran “ajustes significativos de los fondos de comercio”. Durante el primer trimestre del año, BBVA registró un cargo de €2.084 millones, atribuido al deterioro del fondo de comercio de filial en EE.UU.

Pago de dividendo y mantenimiento de meta de rentabilidad y capital

A pesar de la pérdida por el saneamiento contable que no impactará su liquidez, capital ni el coste del riesgo, el grupo financiero insistió en que se mantiene sólido. El beneficio del Santander antes de provisiones ha subido un 2% en junio a €11.865 millones.

Por otro lado, el resultado ordinario anota un beneficio de €1.908 millones (un 53% menos que el primer semestre de 2019). Esto se debe también a las provisiones realizadas frente a los posibles deterioros provocados por la crisis del coronavirus.

Al cierre de la sesión bursátil del miércoles, la acción del Santander cayó un 4,71%. Desde el inicio del brote de covid-29, es la primera vez que el banco reitera sus objetivos de capital y rentabilidad anunciados durante el Investor Day de 2019.

Dividendo con acciones

Santander dijo que pagará un dividendo en acciones con cargo a 2019. La entidad anunció su intención de recuperar el pago en efectivo inclusive a cuenta de este año. Por ahora el Rote (rentabilidad sobre el capital tangible ordinaria), cayó estruendosamente un 5,44%. Desde el 11,58% que registró hace un año.

“Tenemos plena confianza en el potencial de nuestro negocio para crear valor. Reiteramos nuestro objetivo de retorno sobre el capital tangible del 13%-15% que nos marcamos en el Investor Day del año pasado y daremos más información de nuestros planes estratégicos en los próximos meses”, expresó Ana Botín, presidente de Santander.

Durante el segundo trimestre el capital del banco ha subido 26 puntos hasta alcanzar 11,84%. El objetivo del grupo era ubicarlo entre 11% y 12%.

En cuanto a la retribución a sus accionistas, el grupo financiero anunció que abonará un dividendo en nuevas acciones de €0,10 por título con cargo a 2019. Este dividendo sería repartido en el transcurso del año. La modalidad de pago cumple con los límites de retribución que fueron extendidos por el BCE hasta enero del próximo año. Si el abono se realiza en títulos totalmente.

“Política de dividendo 100% en efectivo”

“El consejo tiene la intención de aplicar una política de dividendo 100% en efectivo tan pronto como las condiciones de mercado se normalicen, sujeto a la recomendación y las aprobaciones regulatorias”, afirmó el Santander.

En su comunicado el banco señaló que por esta razón “se ha reservado seis puntos básicos de capital CET1 en el trimestre para un posible dividendo en efectivo con cargo a los resultados de 2020. Esta decisión se suma al mencionado dividendo en scrip (en acciones) correspondiente a 2019″.

El reparto de dividendos en acciones no está prohibido por el Banco Central Europeo (BCE). Lo que impide es hacerlo en efectivo este año.

Por otro lado, Santander insistió en que desea recuperar el pago de dividendo 100% en efectivo, “tan pronto como las condiciones de mercado se normalicen, sujeto a la recomendación y las aprobaciones regulatorias”.

El banco precisó que por ello “se ha reservado seis puntos básicos de capital en el trimestre (€400 millones) para un posible dividendo en efectivo con cargo a los resultados de 2020″.

El negocio se ha sostenido con Latinoamérica

El resultado ordinario del banco se ha sostenido por el rendimiento de las filiales en Latinoamérica, cuyos beneficios se han elevado. En comparación con el deterioro de los negocios europeos (España y Reino Unido), que fueron muy golpeados por la crisis del coronavirus en su etapa inicial.

Todas las unidades del banco han registrado una caída en los beneficios de al menos dos dígitos. Excepto México que registró -4,4% y Argentina que tuvo una mejora del 49%. El resultado en España cayó un 64% o lo que es igual €251 millones. Brasil elevó su peso en el negocio al pasar del 29% al 32%. Consumer (15%) aventaja a España un 8% y es superada por México también con un 13%.

En cuanto al aporte de beneficios, la filial de Estados Unidos aporta un 7%, mientras que Chile lo hace con un 6%. Ambos superan a Reino Unido que hasta hace solo cinco años lideraba los aportes generando casi un 25% de los beneficios del banco.

En el primer semestre, los aportes de la filial británica de Santander disminuyeron un 76% (€139 millones). Su ponderación actual es del 5%, junto con Portugal (5%) y Argentina (4%). Los demás países latinoamericanos aportan beneficios de un 3% y Polonia 2%.

Disminución de ingresos y costes

Los intereses en el semestre cayeron un 8,2% (-0,2% sin incluir tipo de cambio) a €16.202 millones. Por otro lado, las comisiones vieron una reducción de un 12,4% (-4%). Los resultados correspondientes a operaciones financieras se elevaron un 110% (€1.073 millones). Esto genera un descenso del margen bruto a un 8,9% (€22.268 millones) -1,1% sin divisas.

Respecto a los costes del banco, durante el período ascendieron a 10.707 millones de euros (7,6% menos que en 2019). El banco está ajustando sus gastos antes de lo previsto. Durante el primer semestre, los ahorros en Europa fueron superiores a los 300 millones de euros. Esto es 75% más de lo estimado para el año.

La crisis de la pandemia ha elevado un 63% las dotaciones para hacer frente a insolvencias (€ 7.000 millones). El coste del riesgo se ubica en 126 puntos y el banco proyecta un cierre del año alrededor de 140-150 puntos básicos.

La tasa de mora se mantiene estable en un 3,26%. Las moratorias concedidas por Santander alcanzan a unos 5,4 millones de clientes, cuyos importes equivalen al 12% del total de la cartera.

El Ibex 35 mantuvo los 7.200 pese a la caída de Santander y BBVA

El Ibex 35 cerró la jornada del miércoles con un descenso de 0,55% (7.206,2 puntos). La jornada estuvo marcada por fuertes caídas de los valores del sector financiero, que fue arrastrado por el saneamiento de los resultados del Santander.

Las acciones del Santander descendieron un 4,71% a €2,003. De no haber realizado el inesperado saneamiento, el beneficio ordinario del banco habría sido de € 1.908 millones (-48%).

BBVA, el rival del Santander que presentará el jueves sus resultados descendió un 3,68% a €2,935 euros. Otras acciones bancarias castigadas durante la jornada fueron CaixaBank (2,24%), Bankinter (1,68%) y Sabadell (0,87%). Solo Bankia pudo escapar de las pérdidas del sector cediendo un 0,09% en el Ibex.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here