(Tiempo de lectura: 2 min)

Con la idea de aumentar su participación en su filial en México, Banco Santander comprará su parte al resto de los accionistas.

En la actualidad, la empresa que lidera Ana Botín tiene poco más del 91 por ciento y busca hacerse del 8,29 por ciento restante, ahora en manos de accionistas minoritarios.

La propuesta del banco es ofrecer 25 pesos mexicanos por cada papel (y su equivalencia por cada A.D.R., los bonos que tienen cotización en Wall Street), lo que significa una prima del 24,2 por ciento.

Toda la compra supone un gasto para el banco de 551 millones de euros.

De acuerdo con la información dada a conocer por el holding a la CNMV, la operación alcanza a valorar a las acciones de Santander de México a un valor equivalente al que han marcado los analistas del sector para el próximo año. 

Asimismo, la banca le ofrece a los tenedores de acciones de la filial en México la posibilidad de hacer una desinversión con valores con liquidez con límite, según consta en la comunicación a la CNMV.

“Favorable para todos”, dice el Santander

De acuerdo con la visión del Santander, la operatoria es favorable a quienes tienen acciones del banco porque amplía sus capacidades de crecimiento y para generar capital de grupo.

Por otra parte, está en línea con la estrategia de Santander de asignar más inversión en naciones con más capacidades de crecimiento y desarrollo, detalla el texto.

El cálculo del Santander es que la operatoria conseguirá un retorno sobre del capital de inversión del 13,9 por ciento y optimizará el beneficio por acción casi en un 1 por ciento en dos años.

Asimismo, hará aumentar la posibilidad de generación orgánica de capital del holding y será neutra en valor-neto-tangible por cada papel.

La idea es lograr concretar la operación entre abril y agosto de este año.

Banco Santander

El comienzo del proceso de oferta, según el banco, estará sujeto a la autorización de los organismos mexicanos de regulación. Además, se necesita que sea aprobada la cancelación de las inscripciones de las acciones de Santander México en la bolsa de valores de ese país.

Para lograrlo, se requiere que acepte por lo menos el 95 por ciento del capital social de la empresa mexicana en una junta extraordinaria de dueños de acciones.

En la actualidad, el holding español es dueño de casi el 92 por ciento de Santander México.

Ingresos y ganancias

Por otra parte, el Santander ha informado a la junta general de accionistas que se ha producido una “buena evolución” de los negocios del grupo en la primera parte de 2021, con un volumen de ingresos consistentes con lo que se produjo en el final de 2020.

Además, ha dado a conocer que el consejo de administración quiere retomar políticas de remuneración a los accionistas en un promedio del 45 por ciento de los beneficios ordinarios del holding. Esto se producirá cuando los organismos oficiales europeos lo habiliten.

Para esto, se está reservando un monto de capital que se ejecutará cuando se le dé luz verde desde el Banco Central Europeo, algo que podría ocurrir en septiembre próximo.

Por ahora, el BCE ha limitado al 15 por ciento el beneficio de pago de dividendos, y sólamente para algunos bancos muy sólidos.

Esto se produjo por los problemas financieros mundiales derivados de la pandemia de coronavirus. El año pasado, la autoridad monetaria europea recomendó “extrema prudencia” a la hora de repartir dividendos o de la recompra de acciones.

Finalmente, el consejo del grupo dio a conocer que decidió incorporar a Andreas Dombret como integrante del consejo asesor internacional del Santander.

Dombret trabajó con el Deutsche Bundesbank hasta 2018 y ha sido miembro del consejo de supervisión del Banco Central de Europa durante cuatro años.

También estuvo como vicepresidente del Bank of America en Europa y desarrolló sus actividades en Rothschild, J P Morgan y el Deutsche Bank.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here