(Tiempo de lectura: 3 min)

El gigante de software en la nube Salesforce dio a conocer la adquisición de la app de chat laboral Slack.

El acuerdo, cuyos rumores comenzaron a surgir la última semana de noviembre, marca una de las adquisiciones más relevantes en la industria del software de los últimos años. Por lejos es la mayor compra de Salesforce.

Según lo informado, Salesforce pagará 27.700 millones de dólares.

Los dueños de acciones de Slack obtendrán casi 27 dólares en efectivo y un poco menos de 0,08 acciones de Salesforce a cambio de cada papel de Slack.

De esta forma, se puede calcular –teniendo en cuenta el precio de cierre de las acciones– que la compañía estadounidense pagará aproximadamente 27.700 millones de dólares.

Salesforce y Slack, una alianza poderosa

Marc Benioff, máximo ejecutivo de Salesforce, dijo en un comunicado que el equipo de Slack ha construido “una de las plataformas más amadas” en la historia del software empresarial y que se trata de un ecosistema “increíble”.

También dijo que a partir de la alianza con Saleforce se transformará la forma en que todos trabajan en el mundo digital y que se trata de una oportunidad enorme para las dos firmas.

Stewart Butterfield, director ejecutivo de Slack, añadió que se trata de “la combinación más estratégica en la historia del software”.

De los videojuegos al chat empresarial

Slack nació en 2009 como una startup concentrada en los videojuegos multijugador llamada Glitch, pero con el tiempo se convirtió en un competidor directo de Microsoft, con más de 11,5 millones de usuarios activos diarios (datos de octubre de 2020) y un valor de mercado cercano a los 24.000 millones de dólares.

La compañía, dirigida por el cofundador de Flickr, Butterfield, comenzó principalmente como una alternativa de correo electrónico que se lanzó especialmente para empresas nuevas, compañías de medios y otras firmas amigas de la tecnología. La idea era administrar mejor la comunicación entre los empleados en distintas oficinas.

Pero Slack creció y se convirtió en una suite de productividad completa con funciones de videoconferencia, alojamiento de archivos, administración de TI y todo tipo de funciones que normalmente ofrecen las grandes corporaciones empresariales.

A principios de 2020, la compañía amplió su asociación con IBM, con lo que sumó toda esa fuerza laboral a su plataforma: más de 340.000 personas.

Microsoft, un problema para Slack

Slack también ha tenido problemas últimamente por el feroz avance de la competencia, tanto de Microsoft (Teams), como también de Facebook y de otras compañías que han lanzado sus propias versiones de plataformas de productividad y chat de oficina.

Por ese impacto, la compañía había perdido casi la mitad de su valor de mercado desde que salió a bolsa en abril de 2019, y no logró obtener ganancias durante sus últimos tres trimestres, a pesar del aumento en el trabajo remoto debido al Covid-19.

La empresa no hallaba por estos meses un camino para volverse rentable ni una forma clara de superar la creciente presión de Microsoft Teams, lo que hizo muy probable su venta.

El último informe contable de Slack evidenció que la compañía no estaba ganando, sino todo lo contrario: perdió el 16 por ciento de su valor y, antes de que se filtrara el acuerdo de Salesforce, valía solo unos pocos dólares por acción.

En los dos primeros trimestres fiscales de 2020 (febrero-julio) tuvo pérdidas netas por 148 millones de dólares.

El gigante Salesforce

Salesforce, también un importante competidor de Microsoft (pero en el sector de la nube), tiene un valor de casi 225 mil millones de dólares y se ha convertido en una de las empresas de software más grandes del planeta.

Todo gracias a su software de gestión de relaciones con los clientes que ayuda a las empresas a gestionar las ventas online.

Tanto Salesforce como Slack se han vuelto más vitales durante la pandemia de coronavirus a medida que las empresas de todo el mundo ampliaron el trabajo remoto y movieron sus negocios a Internet.

Sin embargo, a diferencia de Slack, que ha experimentado fuertes subas y bajas en su valor de mercado, Salesforce solo ha crecido.

Sus acciones alcanzaron un máximo histórico en septiembre.

Salesforce no detiene su avance en la bolsa.

La unión de Salesforce y Slack garantiza que ambas plataformas puedan competir mejor contra Microsoft, Oracle y otras empresas de nube y empresariales en el futuro.

Hay que ver qué hace ahora Microsoft, que ha hecho de Teams su prioridad clave. Los analistas aseguran que en el seno del gigante tecnológico están decididos a seguir avanzando enérgicamente y a no ceder nada en el mercado de software empresarial.

Se entiende que ahora Slack podrá sumar su paquete a los cientos de miles de clientes de Salesforce, potenciando aún más su presencia.

El acuerdo firmado este diciembre de 2020 se produce a casi cinco años de la compra de Quip por parte de Salesforce. Fue en 2016, por 760 millones de dólares.

Vale la pena señalar que Salesforce estaba interesado en Twitter en aquel lejano 2016, el mismo año en que Microsoft, supuestamente, estaba intentando comprar Slack.

 

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here