(Tiempo de lectura: 2 min)

La crisis del coronavirus está obligando a las compañías a reorganizar sus negocios.

Un grupo muy afectado es el que integran las empresas relacionadas con la aviación, donde hay que incluir tanto a las líneas aéreas como a sus proveedoras.

Este miércoles 20 de mayo, una de las mayores fabricantes de motores para la aviación, la británica Rolls-Royce, anunció un recorte de 9.000 empleos para prepararse para lo que considera serán años de caída en sus ventas.

ARTÍCULO RELACIONADO

5 formas de invertir dinero con potencial de darte un +20% al año

En España podemos ser hábiles y astutos en muchas cosas, pero la educación financiera no es una de ellas. El ciudadano español medio no...

Los despidos representan aproximadamente el 18 por ciento de su fuerza laboral actual y conformarán la mayor reducción en la plantilla en 30 años.

Con la reorganización de sus recursos humanos, Rolls-Royce busca sobrevivir al colapso de la demanda mundial de aviones causada por la pandemia de coronavirus.

La reestructuración de Rolls-Royce, que podría incluir el cierre de fábricas, generaría ahorros por unos 1.590 millones de dólares.

Ayuda estatal

Por ahora, la compañía dijo que no va a solicitar los créditos de emergencia que el gobierno británico puso a disposición de las compañías privadas con la idea de que sostengan su plantilla.

Warren East, director ejecutivo de la marca de motores y coches de lujo, dijo que el grupo está “discutiendo” esa posibilidad, pero no ha decidido tomar la opción “por ahora” porque la empresa tiene “suficiente liquidez”.

Igualmente, de aprovechar los créditos, lo harían a “corto plazo” y en “pequeñas cantidades”.

“Estamos tratando de proteger los empleos para el futuro. Tenemos que garantizar la viabilidad a mediano plazo de nuestro negocio”, dijo East.

Rolls-Royce no esperará para empezar los recortes, la idea es comenzar a mitad de 2020 y entre las unidades de negocio relacionadas con los aviones comerciales, en particular en las históricas instalaciones de producción de motores en Derby. 

Desde los sindicatos criticaron los recortes y los calificaron como de un “oportunismo vergonzoso”. Además, instaron a la empresa a buscar “otras formas de mitigar la crisis” que no sea despidiendo empleados.

Rolls-Royce, GE, Boeing: todas en el mismo barco (o en el mismo avión)

Rolls-Royce no es la única compañía fabricante de motores de aviones afectada.

Airbus y Boeing están preparando programas de recortes de empleos similares, según el Financial Times. En algunos casos, las reducciones implican desprenderse de más de un tercio de la plantilla.

ge aviation coronavirus general electric
La división Aviaton de GE también está en serios problemas por la crisis de la pandemia.

GE Aviation y Safran también están organizando planes de reestructuración teniendo en cuenta un mercado aéreo mucho más pequeño en los próximos años.

En particular GE, la compañía con sede en Boston (Estados Unidos) y más de 120 años de historia, dio a conocer a comienzos de mayo que se desprenderá de 10.000 empleados del sector aeroespacial.

Un mes antes, con el inicio de la crisis del coronavirus, había decidido el recorte de otros 2.500 empleos en su plantilla de los Estados Unidos.

Con algo más de 52.000 trabajadores a fines de 2019, GE Aviation habrá perdido una cuarta parte de su fuerza laboral para septiembre de 2020, cuando termine de llevar adelante el plan de reorganización para afrontar los problemas derivados del Covid-19.

El gran problema para la compañía del Reino Unido es que dos de cada tres aviones del mundo no está volando. Así, no hay negocio viable. Al menos, en las mismas condiciones que existían antes de la pandemia.

El modelo de negocio de Rolls-Royce, como el de cualquier compañía que se queda sin mercado, está gravemente afectado.

Más allá de los despidos, East dijo que no habrá reducciones de plantilla ni de inversión en los sectores vinculados a la investigación y al desarrollo de propulsores eléctricos híbridos de nueva generación.

Sin embargo, reconoció que es “probable” que la cantidad total del gasto en esa materia no crezca como se había planeado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here