(Tiempo de lectura: 3 min)

Un grupo de médicos canadienses acaba de realizar la primera cirugía robótica para tratar un aneurisma cerebral. Al respecto comentan que este nuevo enfoque podría aumentar las posibilidades de éxito en el tratamiento de accidentes cerebrovasculares.

El uso de esta tecnología también podría ser un primer paso hacia la cirugía robótica remota para tratar los casos de accidentes cerebrovasculares. Otras afecciones que afectan los vasos sanguíneos del cerebro podrían ser tratadas de similar manera.

Al respecto, recientemente se pronunció el presidente electo de la American Heart Association, Dr. Mitchell Elkind quien vislumbra un gran futuro a esta técnica. Dijo en sus declaraciones que en el futuro un paciente podría ser tratado en un pequeño centro en cualquier lejano lugar. Allí el personal podría colocarlo en una habitación adecuada donde se pudiera realizar el procedimiento sin movilizarlo a ninguna otra parte.

Explicaron los médicos canadienses participantes que la tecnología robótica ya se usa en muchas cirugías, incluidos los procedimientos cardíacos. Pero confiesan que aún no se ha probado en cirugías neurovasculares, más delicadas, tales como procedimientos en los vasos sanguíneos del cerebro.

El equipo de Toronto informó que la operación esta vez se trató de un caso de una mujer de 64 años con un aneurisma no roto en la base de su cráneo. Un aneurisma es una protuberancia en la pared de una arteria que, si se llegara a romper, podría provocar un sangrado peligroso o la muerte.

El equipo de médicos que intervinieron fue dirigido por el Dr. Vitor Mendes Pereira, neurocirujano y neuroradiólogo del Hospital Western de Toronto. Su equipo presentó sus hallazgos en la International Stroke Conference, en Los Ángeles.

Los brazos robóticos puede aliviar la carga de los cirujanos y realizar cirugías remotas

El grupo de Mendes Pereira usó un brazo robótico para colocar un stent en la arteria afectada. Posteriormente se usó el mismo “microcatéter” para ingresar al aneurisma y hacerlo más seguro mediante la colocación de varias bobinas.

Desde ese primer caso, el equipo dijo que han realizado con éxito cinco tratamientos más para aneurismas utilizando la misma técnica robótica. Aquí se incluye la colocación de varios dispositivos, como stents, que desvían el flujo sanguíneo de manera más segura.

En palabras de Mendes Pereira, “Esta experiencia es el primer paso para lograr nuestra visión de los procedimientos neurovasculares remotos“. Sus declaraciones se dieron en el marco de un comunicado de prensa de la American Stroke Association. Dijo además que la posibilidad de realizar robóticamente un tratamiento de aneurisma intracraneal es un “gran paso adelante en la intervención neuroendovascular”.

La expectativa que se tiene es que los futuros sistemas robóticos puedan ser operados de forma remota. Por ejemplo, el doctor podría estar en su hospital y administrar terapia a un paciente que se encuentra a cientos o incluso miles de kilómetros de distancia”, dijo Mendes Pereira.

Esta tecnología puede ayudar a evitar la necesidad de traslados de pacientes a un hospital especializado. Así se permite un tratamiento más rápido pudiendo salvarse millones de neuronas. De esta manera lo explicó el Dr. Keith DeSousa, director de servicios neuroendovasculares y del programa neurovascular de Southside Hospital en Bay Shore, Nueva York

¿Qué le depara el futuro a la robótica aplicada a la medicina?

El Dr. DeSousa calificó la llegada de la técnica robótica como “advenimiento del cuidado robótico del accidente cerebrovascular”. Lo catalogó como un primer paso vital para este campo.

Por otro lado, el Dr. Rafael Ortiz, jefe de cirugía neuroendovascular en las regiones de Northwell Health en Manhattan y Westchester (Nueva York), celebró la llegada de la “cirugía neuroendovascular robótica”. Al respecto indicó que esta amplía la capacidad de los cirujanos para realizar procedimientos de forma remota. Especialmente en regiones apartadas y desatendidas del mundo.

Volviendo al Dr. Mendes Pereira, este agregó que la posibilidad de brindar atención a través de la robótica remota para procedimientos críticos como el accidente cerebrovascular podría tener un gran impacto. Definitivamente éste sería critico en la mejora de los resultados de los pacientes. Por otro lado, puede permitir a los médicos brindar atención de vanguardia a los pacientes en todas partes, independientemente de la posición geográfica.

Mendes Pereira llega a la conclusión de que la experiencia adquirida por su equipo, y la de los futuros operadores de esta tecnología, ayudará a desarrollar los flujos de trabajo. De igual manera, aligerará los procesos necesarios para implementar programas robóticos exitosos. Esto, al final, ayudará a consolidar redes de atención remota en el futuro.

Debido a que el nuevo informe se presentó en una reunión médica, sus hallazgos se consideran preliminares. Se espera ahora que se publiquen en una revista revisada. La comunidad médica espera con ansias esta publicación.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here