(Tiempo de lectura: 4 min)

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, decidió desestimar un decreto de la Casa Blanca relacionado con las reglamentaciones de viaje y el Covid-19 que impulsa el republicano Donald Trump a horas de dejar el cargo.

En una de sus últimas órdenes ejecutivas (decreto ley), Trump intentó poner fin a las prohibiciones de viaje para visitantes de gran parte de Europa y de Brasil.

Sin embargo, Biden dijo que ahora “no es el momento” de flexibilizar las restricciones de viaje porque el virus sigue avanzando en todo el mundo.

Biden asumirá el cargo al mediodía del miércoles 20 de enero, aunque gran parte de la atención se centra en lo que hará Trump.

Todos ponen especial atención en potenciales indultos presidenciales que pudiera emitir.

En este escenario, la seguridad es clave en Washington a raíz del asalto al edificio del Capitolio que materializaron seguidores de Trump el pasado 6 de enero y que dejó cinco muertos.

De hecho, el FBI ya ha advertido sobre posibles protestas en todo el país por parte de extremistas de derecha.

El último decreto de Trump

Estados Unidos impuso restricciones de viaje desde Europa en marzo de 2020, cuando se inició la pandemia. Dos meses después, en mayo, sumó también a Brasil.

Pero la Casa Blanca decretó este lunes 18 de enero que esas prohibiciones de entrada finalizarían el 26 de enero, seis días después de que Biden asuma el cargo.

Cuando se conoció la decisión de la administración de Trump, desde el entorno de Biden dijeron que no están de acuerdo, tensando aún más la relación entre ambos líderes.

Jen Psaki, vocero de Biden, dijo en Twitter que por “consejo del equipo médico”, la administración demócrata no tiene la intención de levantar estas restricciones el 26 de enero. “Vamos a fortalecer cada medida de salud pública para evitar una mayor propagación del coronavirus”, apuntó.

Coronavirus

Argumentó que las nuevas cepas de Covid-19, aún más contagiosas que las actuales, se están propagando y que “no es el momento” de quitar ningún tipo de restricción para los viajes entre países.

El último día de Donald Trump como presidente de EE.UU.

Sin Twitter tras los disturbios en el Capitolio, el presidente estadounidense se ha mantenido inusualmente inactivo en estos días y se han conocido pocos detalles de lo que podría hacer este martes, su última jornada completa al mando de la mayor potencia mundial.

Una declaración oficial de la oficina de prensa de la Casa Blanca dice que el presidente Trump “estará trabajando toda la jornada” y que “realizará llamados telefónicos y atenderá a vistantes”.

Según los voceros de Biden, el demócrata no ha recibido ninguna invitación para la tradicional reunión previa al cambio de mando.

Trump aún se niega a reconocer la derrota, aunque ha prometido que habrá “una transición de poder en paz”.

Indultos presidenciales

Algunas versiones indican que Trump podría firmar una serie de indultos.

Por ejemplo, para la estrella del documental de Netflix Tiger King, quien cumple una sentencia de 22 años por su participación en un complot para cometer un asesinato.

También podría “perdonarse a sí mismo”. Esto, en rigor, no está claro, tanto si planea hacerlo como si es legalmente posible.

Aunque Trump ha otorgado algunos indultos controvertidos durante su mandato, principalmente de ex aliados políticos, lo ha hecho en menos ocasiones que algunos otros presidentes estadounidenses.

Bill Clinton, por ejemplo, causó revuelo cuando indultó a decenas de personas en su último día en el cargo.

Melania Trump

Este lunes, Melania Trump envió un video de despedida pidiendo a los estadounidenses que “predicaran con el ejemplo” en el cuidado de los demás.

Igualmente, según CNN, no está dispuesta a llevar a Jill Biden, esposa del nuevo presidente, al tradicional recorrido por los cuartos privados de la Casa Blanca.

Donald Trump

La última encuesta de la universidad de Quinnipiac, publicada el lunes, habla de un índice de aprobación para Trump del 34 por ciento.

También dice que el 59 por ciento de los encuestados cree que no se le debería permitir ocupar un cargo público en el futuro.

Llega Biden: ceremonia de inauguración

La ceremonia de cambio de mando será diferente a cualquier otra.

Las tradicionales decenas de miles de espectadores no estarán presentes debido a las restricciones por el Covid-19 y por los disturbios de la semana pasada.

Incluso se han desplegado unos 25 mil soldados de la Guardia Nacional.

Los temores por un posible ataque han llevado al FBI a realizar verificaciones de antecedentes de los miembros de todas las fuerzas de seguridad.

Para ejemplificar el temor, este lunes, el Capitolio fue cerrado unas horas después de que hubiera un principio de incendio cercano. El hecho ocurrió a varias cuadras de distancia y no había peligro para la gente en el congreso estadounidense.

La idea es que unas 200 mil banderas representen a las multitudes que no podrán asistir. Se busca con esto, además, rendir homenaje a las víctimas del Covid, que ya suman más de 400 mil en los Estados Unidos.

Las ceremonias incluirán la lectura de una poesía, el juramento a la bandera y una bendición.

Además, Lady Gaga cantará el himno y habrá una actuación de Jennifer Lopez.

Tom Hanks será el anfitrión de un evento televisado donde se producirán las actuaciones de Justin Timberlake y de Bon Jovi.

Trump se irá a su casa en Florida luego de una despedida de carácter militar.

Los planes de Joe Biden

Este martes está programado que Biden pronuncie un discurso relacionado con el Covid desde el Lincoln Memorial.

Por otra parte, ya ha anunciado que revertirá una serie de políticas de Trump, incluida la prohibición de viajar a los visitantes de algunos países, principalmente musulmanes. Y retomará el vínculo de Estados Unidos con el acuerdo climático de París.

Biden también se centrará en reunir a las familias separadas en la frontera entre Estados Unidos y México y emitirá decretos relacionados con el coronavirus y sobre el uso de mascarillas.

El lunes, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, instó a Estados Unidos a realizar importantes reformas en su política de inmigración.

Sin embargo, la administración Biden ha dicho que le dará prioridad a los inmigrantes indocumentados que ya viven en Estados Unidos, no a los que se dirigen al país ahora.

Biden también dijo que cancelará el controvertido proyecto llamado Keystone XL Pipeline. Se trata de un oleoducto que transportará petróleo por casi 2 mil kilómetros desde la provincia canadiense de Alberta hasta el estado de Nebraska.

La construcción ha sido resistida por ambientalistas y los grupos de nativos americanos.

Se espera que el discurso inaugural de Biden se centre en el llamado a la unidad y a los esfuerzos para abordar el Covid-19.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here