(Tiempo de lectura: 3 min)

La disputa entre los Estados Unidos y la aplicación de origen chino TikTok sigue escalando.

La novedad de esta semana es la renuncia del director ejecutivo de la compañía, Kevin Mayer, asediado por la decisión de Donald Trump de prohibir las operaciones en ese país desde el 15 de septiembre.

Kevin Mayer se va de TikTok después de apenas dos meses en el cargo.

La empresa de propiedad china, ByteDance, ha sido acusada de ser una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos por la administración del republicano que va por su reelección en noviembre de 2020.

Mayer se había unido a TikTok en junio pasado, después de dejar su puesto como jefe de servicios de transmisión en Disney.

Sobre TikTok recayó una orden ejecutiva de Trump (equivalente a un decreto ley), que le dio 90 días para vender las operaciones en los Estados Unidos a una empresa de ese país. En caso contrario, sería prohibida.

En una carta a los empleados, Mayer dijo que “el entorno político ha cambiado drásticamente” y que se “requerirán cambios corporativos estructurales”. También que ha decidido dejar la empresa por “ese contexto”.

TikTok

Asimismo, dijo que “una resolución” podría “llegar muy pronto”, en clara referencia a la venta de la compañía.

En efecto, mientras esto ocurre, hay varias empresas en carrera (contrarreloj, por cierto) para comprar TikTok.

Una es Microsoft. También está interesada Oracle.

Tanto TikTok, como la aplicación de mensajería china WeChat (del gigante Tencent), están complicadas por la amenaza de ser prohibidas en los Estados Unidos, algo que deriva de las tensiones entre Washington y Beijing por una amplia gama de cuestiones.

En esa lista están incluidas preocupaciones por la seguridad nacional sobre las empresas tecnológicas chinas, pero también una gran disputa por el dominio del comercio global.

Mayer llegó a TikTok para ayudar a darle a la aplicación de propiedad china una imagen más estadounidense.

La idea era que el ex ejecutivo de Disney pudiera negociar mejor con la administración Trump que un representante chino. Eso ayudaría a allanar el camino de TikTok y evitar la prohibición.

Por el contrario, la presión no sólo no se aplacó, sino que creció aún más.

Si bien ByteDance fue a la justicia para impugnar la prohibición de Trump, hasta ahora no ha tenido una respuesta favorable.

A Washington le preocupa que TikTok pueda entregar los datos de los usuarios estadounidenses al gobierno chino, algo que ByteDance ha negado haber hecho.

El problema es similar al que tiene con Trump la empresa Huawei (también china), en relación con su negocio de la infraestructura de telecomunicaciones, la base de las comunicaciones entre móviles.

TikTok ha negado sistemáticamente las acusaciones en su contra y dice que los datos de sus usuarios de los Estados Unidos se almacenan en ese mismo país, con una copia de seguridad en Singapur y que sus centros de datos están ubicados fuera de China, lo que implica que la información no está sujeta a la ley china.

Aún así, los expertos que asesoran a Trumo señalan que la legislación en China podría obligar a las empresas del gigante de Asia, como ByteDance, a entregar datos aún si no están en ese país.

Mayer se unió a TikTok luego de liderar el lanzamiento de Disney Plus.

También fue pieza clave para algunas de las adquisiciones más importantes de Disney, como la de Marvel Entertainment en 2009, Lucasfilm en 2012 y 21st Century Fox –por 71.300 millones de dólares– en 2019.

Mayer se fue de Disney luego de que Bob Chapek fuera designado nuevo CEO cuando Bob Iger pasó a ser presidente ejecutivo. El ahora ex de TikTok era uno de los que más chances tenía para ocupar ese lugar.

Oracle y Microsoft

Oracle y Microsoft están interesadas en TikTok por varios motivos, pero básicamente el más importante es el de utilizar la amplia presencia de la app en los Estados Unidos para desarrollar sus negocios de infraestructura en la nube.

En esa carrera ambas compañías, especialmente Oracle, están muy rezagadas en comparación con los mayores jugadores liderados por AWS (de Amazon).

La lógica es la siguiente: TikTok les podría servir de “clientes ancla” para potenciarse en un espacio de mercado en el que no están fuertes.

De acuerdo con estimaciones privadas, si Microsoft adquiriera TikTok podría fortalecer en un cinco por ciento su presencia en ese mercado. En el caso de Oracle, como está muy atrás en la carrera, crecería más de un 10 por ciento.

Por otra parte, el precio.

Claro, teniendo en cuenta la urgencia con la que ByteDance debe deshacerse de TikTok en los Estados Unidos por la presión de Trump, es una gran oportunidad para comprar barato algo que podría costar mucho más efectivo en condiciones normales de oferta y demanda.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here