(Tiempo de lectura: 4 min)

Cifras publicadas por el Cifras publicadas por el Departamento del Trabajo de los Estados Unidos muestran que las solicitudes de beneficios de desempleo pasaron de 135 a más de 1,106 millones durante la semana que concluyó el 15 de agosto.

Las reclamaciones de asistencia por desempleo de los programas estatales regulares por parte de los estadounidenses desempleados habían disminuido a 14,8 millones una semana antes. Este fue el nivel más bajo de solicitudes registrado desde los primeros días de abril.

El último repunte de las solicitudes iniciales de desempleo podría indicar que las mejoras en el mercado laboral de los EE.UU. se presentarán con altibajos. El aumento de las solicitudes en la última semana indica que se produjo una pausa en la recuperación del empleo o que la situación ha cambiado de dirección.

Sin embargo, los analistas consideran que estos datos aislados no representan un factor de preocupación todavía. Un verdadero peligro de que el mercado de trabajo del país estuviera debilitándose sería que los reclamos de beneficios de desempleo aumentaran de forma sostenida durante varias semanas o meses.

Rebotes en la recuperación del empleo

Las consecuencias electorales de este fenómeno generado por la crisis del covid-19 serían devastadoras para las aspiraciones de reelección del actual presidente Donald Trump. El mandatario que antes de marzo cuando comenzó la pandemia tenía asegurados otros cuatro años en la Casa Blanca, ha venido cayendo en las encuestas.

Entre una semana y otra el mercado de trabajo ha mostrado rebotes pero la tendencia hacia la recuperación se mantiene en la misma dirección. Así lo explica el economista senior para EE.UU. de Deutsche Bank AG, Brett Ryan. “No va a ser simplemente una recuperación en línea recta”.

El inesperado aumento de las reclamaciones iniciales de desempleo, sin embargo, son superiores a las peores registradas durante la gran recesión de 2007-2009. Por otro lado, aunque la curva de nuevos casos de coronavirus en el país ha caído, el número de personas contagiadas cada día es alto.

El impacto de la pandemia en los sectores de servicios directos al consumidor como viajes, ocio y restaurantes ha sido muy fuerte.

Las estimaciones de economistas sobre el número de solicitudes iniciales en la última semana, provocaron una caída en las acciones y un aumento en la cotización de los bonos del Tesoro.

Solo se ha recuperado la mitad del empleo

La caída del desempleo y la tendencia a la baja de las solicitudes de beneficios son un indicador claro de recuperación. A pesar de las dificultades y el alargamiento de la crisis del covid-19. Miles de empresas han ido a la quiebra, especialmente las pequeñas empresas sin músculo financiero para sobrevivir.

La economía estadounidense hasta ahora solo ha logrado recuperar alrededor del 50% de los puestos de trabajo perdidos entre marzo y abril. La tasa de paro se mantiene casi tres veces más alta en comparación con los niveles de febrero.

El economista jefe para EE.UU. de Maria Fiorini Ramirez, Inc., Joshua Shapiro, es menos optimista sobre el aumento de las solicitudes de beneficios.

“Si bien ha habido una fuerte caída desde los picos de la crisis, el hecho de que cinco meses después de la crisis las reclamaciones iniciales asciendan a 1,1 millones por semana es, en términos absolutos, una muy mala noticia”, escribió.

Analistas de Bloomberg, por su parte, afirman que “el cambio de desempleados a empleados ha sido lento, aunque está mejorando. Las solicitudes de desempleo cayeron 316k entre las semanas de la encuesta de empleo de agosto y julio”.

Consideran que con la tendencia a disminuir que muestran los nuevos casos de coronavirus, “el empleo debería seguir repuntando, aunque las restricciones de cuidado infantil y el cierre de escuelas conllevan riesgos únicos”.

Aunque advierten que unos “18 millones de padres podrían suspender la búsqueda de empleo, creando un obstáculo para la recuperación del mercado laboral de EE. UU”.

Los desempleados todavía no reciben nuevos beneficios

Como se sabe, a finales de julio se venció el programa temporal de $ 600 adicionales en beneficios semanales por desempleo. La falta de un acuerdo en el Congreso entre legisladores republicanos y demócratas para extender estos beneficios obligó al presidente Trump a firmar un orden ejecutiva alterna.

Los beneficios para desempleados aprobados por el gobierno federal proporcionan a los trabajadores desempleados $ 300 semanales. Los primeros estados en ser beneficiados por el programa de Asistencia para Salarios Perdidos, fueron Arizona, Iowa, Nuevo México, Missouri, Luisiana, Colorado y Utah.

La mayoría de estos estados todavía no ha distribuido los fondos recibidos. Esta semana, Arizona inició la emisión de fondos a los solicitantes. Pero no se sabe cuándo la mayoría de los desempleados estadounidenses podrán ver en sus cuentas esta ayuda complementaria.

Aparte de las solicitudes de beneficios de desempleo incluidos en los programas regulares, los estados registraron en la semana que terminó el 15 de agosto otros 542,797 reclamos iniciales para recibir asistencia por desempleo.

Este programa federal extiende los beneficios de desempleo a los llamados autónomos que por lo general no reciben este tipo de asistencia. Los reclamos de compensación por desempleo se han incrementado a medida que la crisis causada por el virus de origen chino persiste.

El programa federal extiende por hasta 13 semanas adicionales estos beneficios por desempleo que se agotaron para las personas que los venían recibiendo regularmente.

Perspectivas económicas dependerán del virus

Los programas en la mayoría de los estados ofrecen hasta 26 semanas de beneficios. Pero hay otros entre los que se incluyen a Carolina del Norte y Florida que solo ofrecen la mitad. En la semana que terminó el 1 de agosto, cerca de 1,3 millones de personas presentaron reclamos de esta ayuda.

Los datos de beneficios de desempleo fueron publicados un día después de que los funcionarios de la Reserva Federal afirmaran que ha comenzado a desacelerarse el repunte que mostró el mercado laboral en semanas anteriores.

Las actas de la reunión de julio del banco central estadounidense, también revelaron que las perspectivas de la economía dependerán del comportamiento del virus. La curva de nuevas infecciones por covid-19 ha venido cayendo desde julio. Por ahora se mantiene en el nivel más bajo registrado desde junio, aunque aún el número diario de personas contagiadas es superior a las 40,000, según las estadísticas del centro John Hopkins.

En las actas de la FED también se resalta la importancia del paquete de alivio fiscal aprobado por el gobierno. Muchas de las disposiciones allí contenidas están próximas a vencerse y el mercado laboral sigue siendo débil.

“La ayuda fiscal adicional probablemente sería importante para apoyar a las familias vulnerables y, por lo tanto, a la economía en general, en el período adelante,” destacaron.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here