(Tiempo de lectura: 2 min)

El recibo de la luz subió en mayo un 0,8% con respecto a abril, disparándose hasta el 44% frente al ejercicio del año pasado. Durante los últimos meses, el costo del servicio eléctrico ha mantenido una tendencia alcista, cerrando mayo en 75,92 euros, cuando en abril llegaba a los 75,32 euros.

De este importe del recibo en mayo, 14,88 euros corresponden al término fijo, 44,81 euros al consumo, 3,05 euros al impuesto de electricidad y 13,18 euros al IVA. Además, este recibo de la luz corresponde a un consumidor medio con una potencia contratada de 4,4 kilovatios (kW) y una demanda anual de 3.900 kilovatios hora (kWh).

Un año atrás, hubo una fuerte caída en la demanda debido a las restricciones por la pandemia de COVID-19. Uno de los motivos detrás del aumento en el recibo de la luz es el repunte en el precio medio del mercado mayorista de electricidad. Este culminó mayo casi en los 67 euros por megavatio hora (MWh), su nivel más alto en lo que va de 2021. Su último registro histórico fue en septiembre de 2018, cuando superó los 71 euros por MWh.

Para el 31 de mayo, el precio de la electricidad se ubicó por encima de los 88 euros por MWh. Dichos niveles no se veían desde el mes de enero, cuando llegó la ola de frío por “Filomena”. En aquel entonces, podía sobrepasar los 93 euros por MWh en las horas pico. 

El precio mayorista de la electricidad tiene un peso cercano al 35% sobre el recibo final. El 40% corresponde a los peajes y parte del 25% restante al IVA y al Impuesto de Electricidad. En lo que va del año, el recibo de la luz asciende a unos 341,8 euros para un consumidor medio. En comparación al 2020, supone un incremento del 22%. 

Ajustes para reducir el impacto en el recibo de la luz

Otro de los motivos detrás del aumento en el recibo de la luz son los precios de derechos de emisión de CO2, los cuales alcanzaron niveles récord en mayo. Entonces, para reducir la factura del consumidor, el Gobierno planea recortar la sobre retribución que perciben las centrales eléctricas hidráulicas y nucleares.

Las eléctricas tendrán que repercutir en su coste de producción los derechos de emisión del CO2 para estas dos modalidades de generación. Por lo tanto, se les descontará del precio del mercado mayorista. De esta forma, su situación será análoga a las condiciones que ya tienen las plantas gasistas.

Actualmente, el precio por la emisión de CO2 es de 50 euros por tonelada. De aprobarse la medida, tendría un impacto de al menos 1.000 millones. Entonces, el Ejecutivo espera abaratar el recibo de la luz en un 4% o 5% en el mejor de los casos. Y en un escenario en el que la tonelada de C02 valiese 100 euros, se llegaría a los 2.100 millones, pero dichos niveles se consideran improbables.

Sin embargo, con el anuncio de la medida del Ejecutivo, las grandes eléctricas perdieron casi 3.670 millones en Bolsa el lunes 31 de mayo. En concreto, Endesa, Iberdrola y Acciona fueron las empresas más castigadas en el Ibex 35.

Los activos de Endesa sufrieron una caída del 5,71%, para cerrar en los 22,3 euros y dejarse casi 1.430 millones de euros de capitalización. Iberdrola, por su lado, bajó un 2,74%, retrocediendo hasta los 10,99 euros y perdiendo casi 1.990 millones de euros de valor. Asimismo, Acciona sufrió un descenso del 2,68% en la jornada bursátil, cayendo hasta los 138,1 euros por acción y con una capitalización de 210 millones de euros. 

Beneficio para particulares y pymes

De acuerdo con el Ejecutivo, la medida será positiva para los consumidores particulares y las pequeñas y medianas empresas. Además, será un incentivo para que las compañías del sector dejen atrás las tecnologías vinculadas a combustibles fósiles.

Igualmente, el 10% de esa cantidad que se minorará de los llamados ‘beneficios caídos del cielo’ irá a parar a un bono social. Esta ayuda beneficiará a unos 300.000 consumidores vulnerables aproximadamente. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here