(Tiempo de lectura: 9 min)

Si algo ha igualado al mundo en estos tiempos, ha sido la pandemia de coronavirus. Países ricos y pobres, millonarios y celebridades o perfectos desconocidos y desposeídos, todos por igual la han padecido. En este artículo hablaremos sobre los mejores y peores países para vivir durante la pandemia de covid-19.

Cada nación y hasta cada familia o persona ha enfrentado de manera diferente esta nueva plaga conocida por la humanidad. Por eso hay países donde el riesgo de contraer el virus es mayor. Y esto no tiene nada qué ver con su capacidad económica ni financiera.

Si no cómo explicar que grandes economías del mundo como Estados Unidos o Reino Unido, altamente desarrolladas y con un grado de preparación muy alto desde el punto de vista científico – técnico, estén entre las más golpeadas por el mortal virus originado en China.

Mientras estos países están a punto de cerrarse nuevamente para evitar que la segunda oleada de coronavirus los golpee más fuerte, otros han logrado controlar la pandemia. Aquí se mezclan naciones industrializadas y pequeños países con un nivel de desarrollo más modesto.

¿Qué es lo que los diferencia? ¿Cuál ha sido la clave?

Un análisis de Bloomberg relacionado con las estadísticas globales de infecciones, sirve para determinar cuáles son esos mejores lugares para vivir durante la pandemia de coronavirus. Y dónde han resultado mejor los negocios por haberse registrado menos interrupciones para vivir y producir.

Este Ranking de Resiliencia al Covid establece una clasificación entre las economías con un PIB mayor a US$200.000 millones. Dicha clasificación se hace sobre la base de diez métricas clave que van desde la tasa de aumentos y de mortalidad por covid-19, hasta su capacidad para aplicar la prueba y los acuerdos suscritos para el suministro de vacunas.

El análisis toma en cuenta igualmente la capacidad del sistema médico – asistencial de cada país. Así como el impacto de las restricciones ordenadas por los gobiernos para frenar los casos de coronavirus. Entre estos, los cierres de empresas e industrias y la libertad de movilidad de las personas.

Al final se obtiene un resultado general que sirve como muestra y refleja la forma como la pandemia está impactando cada uno de estos 53 países en la actualidad. Aunque esta realidad puede cambiar pronto cuando se comience a aplicar la vacuna contra el coronavirus. Algunas de las cuales han demostrado tener un alto grado de efectividad.

Este cuadro tenderá a cambiar con las nuevas estrategias que podrán estar adoptando los países más afectados en la primera oleada. Los que aprendieron la lección habrán sacado conclusiones que les ayudará a aumentar su resiliencia respecto al manejo del virus. ¿Qué hicieron los primeros tres países que figuran con la mejor puntuación en el ranking? Aquí lo explicamos.

1. Nueva Zelanda

Como se observa, el ranking de manejo exitoso del coronavirus lo encabeza Nueva Zelanda hasta el 23 de noviembre. Su gobierno decidió desde el primer momento enfrentar de forma rápida y decisiva la pandemia.

Desde el 26 de marzo, la pequeña nación australiana tomó medidas adecuadas. Antes de que se produjera el primer deceso por covid-19. A pesar de ser un país que depende en gran medida del turismo, prefirió cerrar sus fronteras para evitar una mayor propagación del virus.

El gobierno neozelandés encabezado por la primera ministra Jacinda Ardern se fijó la meta de eliminar el virus. Dedicó grandes recursos financieros para comprar pruebas, rastrear contactos y poner en cuarentena a la población. La estrategia fue ‘apagar’ la transmisión del virus localmente.

Ahora la mayor parte del país está prácticamente libre del SARS-COV-2. En los últimos meses apenas unos cuentos casos de contagios han sido reportados, por lo que su población ahora disfruta de grandes eventos al aire libre y tiene una vida muy cercana a la normalidad.

Si bien la industria turística recibió un duro golpe, Nueva Zelanda pronto podrá inmunizar a su población contra el covid-19. El país suscribió acuerdos para comprar millones de dosis de la vacuna desarrollada por Pfizer y BioNTech.

Fuente: Bloomberg.

En el cuadro de manejo de la pandemia, la región Asia-Pacífico es la que mejor posicionada está. Muy por detrás aparecen Europa y América Latina.

2. Japón

Otro país que ha tenido un manejo exitoso de la pandemia ha sido Japón, que aplicó una estrategia diferente. Al carecer de instrumentos legales para hacer cumplir medidas de aislamiento, adoptó otras medidas de manera eficaz.

Apeló a los niveles de confianza de sus ciudadanos para hacer que las medidas ordenadas fueran cumplidas de buena manera. Los japoneses cumplieron al pie de la letra las normas de uso del cubrebocas y evitaban permanecer en lugares concurridos.

Además, las epidemias de tuberculosis que el país sufrió en el pasado lo prepararon para manejar la pandemia. Su sistema de salud pública está dotado de marcadores de contactos que fueron utilizados para el tratamiento del covid-19.

Recientemente, el país experimentó un aumento muy rápido de contagios durante la llegada del invierno. Pero a pesar de tener una población que sobrepasa los 120 millones de habitantes, apenas 331 casos graves de covid-19 en la actualidad.

A diferencia de otro país desarrollado como Francia, que posee apenas la mitad de población que Japón. Sin embargo, hasta le fecha alrededor de 5.000 enfermos con coronavirus permanecen en las unidades de cuidados intensivos.

Japón tiene uno de los mayores porcentajes de personas mayores de 65 años. Esto lo convierte en un país con una población de alto riesgo para covid-19. El gobierno nipón tuvo que redoblar sus esfuerzos para evitar la propagación del virus. Por ello, ha cerrado cuatro acuerdos para recibir la vacuna.

3. Taiwán

Su exitoso control de la pandemia es realmente significativo, si se toma en consideración su cercanía a China continental. A pesar de ser vecino del país donde se originó el virus, Taiwán ha sabido sortear la amenaza. Al tener noticias sobre las primeras muertes en la ciudad china de Wuhan, el gobierno taiwanés reaccionó inmediatamente.

Comenzó restringiendo la entrada al país e hizo un uso acertado de la tecnología para diseminar información. Sus 23 millones de habitantes fueron alertados sobre los peligros del covid-19 y cómo protegerse de los contagios.

Se lanzaron múltiples aplicaciones en las que se recomendaba el uso del tapabocas y su disponibilidad. La población también recibió información sobre los lugares donde estuvieron las personas contagiadas.

Después de 200 días sin ningún caso de personas infectadas con coronavirus, Taiwán mantiene cerradas sus fronteras. No obstante que la vida de su población ha vuelto a la normalidad. Aunque hasta ahora no ha firmado ningún acuerdo para el suministro de vacunas.

¿Cuál fue la estrategia para contener el coronavirus?

Estos tres países junto con Corea del Sur, Finlandia, Noruega y Australia adoptaron planes efectivos para controlar la pandemia. Su estrategia y éxito se puede resumir en 6 grandes puntos:

  1. Reaccionaron a tiempo antes de que aumentaran la tasa de contagio y mortalidad.
  2. Trazaron una estrategia eficaz para contener la propagación del virus localmente.
  3. Son países con gobiernos proactivos y una población que respeta las medidas dictadas.
  4. Cuentan con un sistema de salud adecuado para ofrecer atención a los pacientes.
  5. Cerraron sus fronteras a tiempo para evitar la llegada del virus a través de fuentes externas.
  6. Aplicaron test de detención e hicieron rastreos efectivos de casos.

Este último punto fue desarrollado por Corea del Sur. Poco después de que apareciera el brote de coronavirus, el país aprobó el uso de kits de diagnóstico propios. Estableció originalmente las estaciones de prueba y dispuso de personal masivo para rastrear contactos de forma ultrarrápida.

El rastreo de los contagios se hace a través de las tarjetas de crédito y de las imágenes aportadas por las cámaras de vigilancia en la calle. El manejo de crisis sanitarias previas de Corea al igual que Japón con recientes epidemias como el MERS (Síndrome respiratorio del Medio Oriente de 2015), sirvió de mucho también.

La experiencia de China, Finlandia y Noruega

Algunos de los 10 países que mejor han manejado la pandemia sirvieron de modelo a otras naciones del mundo. El establecimiento de un cordón sanitario fronterizo, fue la primera gran estrategia de contención del virus.

Originalmente se estableció en China, aunque debido al ‘secretismo’ propio del gobierno chino, la medida se tomó algo tarde. De allí que desde la provincia de Hubei el coronavirus se espacio a otras regiones del país y el mundo.

Ahora China es la economía que más crece en el mundo y la que mayor provecho ha sacado de esta situación. Sin embargo, su gobierno mantiene un estricto control ante cualquier nueva señal de alarma. Aplica pruebas rápidas, aísla los focos de propagación del virus y somete a cuarentena de 14 días a sus viajeros.

El mayor problema para China es en regiones apartadas donde no puede imponer un control estricto. Ya sea por falta de recursos médicos o por la carencia de medios de rastreo del virus.

Los otros países que han sabido enfrentar la pandemia son Finlandia y Noruega. Su principal estrategia fue controlar tempranamente el ingreso de viajeros a través de sus fronteras. A pesar de que estos dos últimos países nórdicos forman parte del área Schengen, que permite la movilización sin pasaporte.

Mientras que los países que permitieron una movilidad más relajada a través de sus fronteras ahora sufren las consecuencias. Ese es el caso de España, Italia, Francia, Reino Unido e Italia.

¿Las democracias están preparadas para enfrentar epidemias?

Los países del este y sureste asiático aprovecharon su experiencia con virus anteriores como el síndrome respiratorio agudo (SARS) de 2003, para enfrentar la actual pandemia de coronavirus. Así lo recordó la entonces primera ministra de Nueva Zelanda, Helen Clark.

Estos países “tenían planes y sabían sobre el rastreo de contactos y el aislamiento y demás”, dijo. No hubo una fórmula mágica, sino que cada nación adoptó sus protocolos y estrategias. Pero hubo un plan, no se dejó a la buena de Dios como parece ser ocurrió en muchos países de Occidente.

Se ha cuestionado la forma como algunas de los países democráticos han abordado el problema. Cuando comenzó el brote de coronavirus, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Italia e India no prestaron suficiente atención a la crisis que se avecinaba. Mientras que China y Vietnam, dos regímenes autoritarios de izquierda estaban mejor preparadas.

Pero esto no tiene nada que ver con ideologías, tal como lo indica el Ranking de Resiliencia al Covid elaborado por Bloomberg. De los 10 países que mejor han enfrentado la pandemia, ocho son democracias. De modo que el éxito no se debió a la imposición de medidas a la fuerza para que la población se cuidara. Tal como ocurrió en varios países de Asia, incluida China.

Confianza de la población y liderazgo político

El secreto está en la forma como los gobiernos asumieron el problema. Sin poner de lado el altísimo grado de confianza de los ciudadanos en sus gobernantes y en el cumplimiento social. A medida que la fe de la ciudadanía en el liderazgo político es mayor, mejores son los resultados.

Así lo demuestran las experiencias de Japón, Corea y en alguna medida Suecia con el manejo de la pandemia. La estrategia comunicacional que aplicó Nueva Zelanda desde el principio permitió que la población entendiera la necesidad de las medidas. Su sistema de alerta constituido por cuatro fases, hizo que las personas se prepararan y respaldaran al gobierno en la implementación del plan anti covid.

Los países con mayores tasas del virus son aquellos en los que amplios sectores de la población han desafiado las medidas. En lugar de respaldar las iniciativas gubernamentales, han cargado contra ellas en manifestaciones públicas, muchas veces violentas. Se ha llegado incluso a denunciar que las medidas para proteger a la población violan sus derechos.

Medidas simples como el uso del cubrebocas, lavarse las manos y mantener el distanciamiento social en lugar de ser adoptadas se critican. Al punto que en ciudades como Nueva York, Londres o Madrid, no es raro conseguir a personas que manifiestan que por nada del mundo se vacunarían contra el covid-19.

En algunos países latinoamericanos la población se ha visto en la disyuntiva entre arriesgarse al covid o salir a trabajar. Pero también en EE.UU o Europa donde muchas familias no pueden quedarse encerradas porque necesitan producir.

Los más desarrollados saldrán primero de la crisis

Otra clave de los países con bajas tasas del virus ha sido la cohesión social.  “Si nos fijamos en la sociedad japonesa, las sociedades escandinavas, hay muy poca desigualdad y mucha disciplina en ellas”, sostiene el profesor de la Universidad de Melbourne, Alan López.

En Estados Unidos el desacuerdo entre los distintos niveles del gobierno para enfrentar la pandemia ha sido proverbial. Esta falta de coherencia y de una estrategia única, ha llevado a la primera economía del planeta a tener los asombrosos niveles de contagios y muertos de la actualidad.

Desde el inicio de la pandemia 12,8 millones de personas se ha

n contagiado, según cifras de la Organización Mundial de la Salud. Hasta la fecha, 262,000 han fallecido como consecuencia de alguna enfermedad asociada con el covid-19. Mientras en todo el mundo el número de casos ya superó los 60 millones.

Es probable que a partir de diciembre cuando se comience a aplicar la vacuna en EE.UU la superpotencia se recupere. Con un presidente que perdió las elecciones en buena medida por su manejo de la crisis sanitaria y las pérdidas económicas actuales, el país quedará con algunas cicatrices.

La batalla por la vacuna

Ahora la batalla entre los países será por quien aplique más vacunas en el menor tiempo posible. Esto será lo único para poder reabrir plenamente sus respectivas economías y volver a la normalidad sin temor a una tercera ola de infecciones.

La mayoría de los países europeos podrán recobrarse pronto de la crisis sanitaria, porque han comprado grandes suministros de vacunas. Pero este no es el caso de Latinoamérica que no estaba preparada para la pandemia ni podrá adquirir la vacuna tan rápido.

A menos que los experimentos que ya se piensan hacer en algunos de ellos como Venezuela o Cuba funcionen. Allí algunos ‘voluntarios’ servirán de conejillos de indias para la vacuna rusa y la china. Los gobiernos de ambas naciones han anunciado que a principios del próximo año comenzarán a vacunar masivamente a la población.

Los países desarrollados serán los primeros en salir de la pandemia. Aunque si no ayudan a los menos desarrollados siempre habrá la posibilidad de nuevos contagios. Lo único que asegura que el covid-19 sea borrado de la faz de la tierra es que todos los países tengan acceso a la vacuna.

En el ranking de los mejores y peores países para vivir durante la pandemia, China queda por debajo de EE.UU. A pesar de que el gigante asiático eliminó el virus en su territorio, pero su sistema sanitario tiene una cobertura y eficacia inferior al estadounidense.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here