(Tiempo de lectura: 2 min)

El domingo por la noche, los precios del oro cayeron a un mínimo de 1.677,9 dólares por onza. El metal rondaba los 1.740 dólares por onza el jueves por la mañana en Asia. Sin embargo, aún está lejos del máximo que alcanzó a principios de año, cuando cotizaba en 1.900 dólares aproximadamente. 

El lingote acumula pérdidas de 0.7% esta semana. Bajó un 0,3%, tras subir un 1,3% el miércoles. La plata perdía un 1.2% a 25.15 dólares la onza, rumbo a su tercera caída semanal consecutiva. El platino bajó un 1.4% a 1.077,13 dólares y el paladio cedía un 0.4%, hasta los 2.707,43 dólares.

Si bien los precios del oro se recuperaron ligeramente de la fuerte caída que tuvo a principios de semana, los pronósticos no son alentadores. Los analistas siguen siendo pesimistas sobre las perspectivas del metal precioso en el futuro. 

El lingote cayó al nivel más bajo desde marzo a principios de la semana. Un informe mostró que el mercado laboral estadounidense se está recuperando más rápido de lo esperado. El aumento del empleo ha llevado a una serie de funcionarios de la Reserva Federal a plantear la posibilidad de reducir pronto su programa de compra masiva de bonos.

Dominic Schnider, director de inversiones de UBS Global Wealth Management, pronostica que los rendimientos reales “serán menos negativos”. Esto se traduce en más bajas para el oro.

El funcionario predice que los precios del oro caerán hasta los 1.700 dólares por onza en el primer trimestre de 2022. Asimismo, pronostica que el oro podría sufrir caídas hasta los 1.600 dólares por onza o menos. 

Estados Unidos contribuye a la caída de los precios del oro

El viernes, la Oficina de Estadísticas Laborales dijo que las nóminas no agrícolas aumentaron en 943.000 en julio. La cifra superó los 845.000 nuevos empleos previstos por Dow Jones. Aunque el oro ha recuperado desde entonces algunas pérdidas, Dhar dijo que era “difícil seguir siendo alcista con el metal precioso”.

Se espera que la Reserva Federal reduzca la flexibilización monetaria y frene sus esfuerzos de estímulo mientras la economía se recupera de la pandemia. El banco central estadounidense ha mantenido los tipos de interés cerca de cero. No obstante, se esperan subidas, sobre todo con la inflación a la vuelta de la esquina.

Además, el dólar contribuyó al desplome de los precios del oro. Ambos tienen una relación inversa. A medida que el dólar se fortalece frente a otras monedas, los precios del oro caen, pues se encarece en otras monedas. En consecuencia, se reduce la demanda.

“La fortaleza del dólar estadounidense y la firmeza de la renta variable mundial siguen afectando a la demanda de refugio y, por tanto, al precio del oro”, dijo Hareesh V., jefe de investigación de materias primas de Geojit Financial Services. Al mismo tiempo, la preocupación por la propagación de la variante delta del virus Covid-19 sigue contribuyendo al bajo nivel a los precios, dijo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here