(Tiempo de lectura: 4 min)

El pronóstico de crecimiento de la mayor economía del mundo fue elevado por los analistas de Goldman Sachs Group. Con esta es la segunda vez que la firma global de inversión, valores y administración de inversiones, mejora sus previsiones para los Estados Unidos.

Después del anuncio del plan de estímulo fiscal por parte del presidente electo Joe Biden, Goldman Sachs considera que la economía estadounidense se recuperará más rápidamente de los efectos devastadores de la pandemia de Covid-19.

Son varios los datos que animan a los analistas e inversores a creer que  el rebote de EE.UU vendrá antes de lo esperado. Uno de ellos, son los datos de crecimiento de la producción industrial que en diciembre aumentó un sólido 1,6%.

Estos datos constituyen una fuente muy consistente de que la economía muestra signos de fortaleza a pesar de la crisis. Al contrario, cuando la producción industria cae, aumenta el desempleo y disminuye el gasto de los consumidores.

El Plan de Biden

Sin embargo, no todo es celebración, pues los mercados también esperan que Biden eleve los impuestos en el país. Su plan de estímulo necesita ser financiado y ahora habrá que esperar a ver de dónde piensa obtener los fondos. No es atrevido pensar que podrían salir del bolsillo de los propios estadounidenses.

El jueves Biden ofreció algunos detalles de su proyecto de paquete de estímulo por 1,9 billones de dólares (‎1,57 billones de euros). Argumentó que el país necesita una inversión audaz para lograr la tan ansiada reactivación de la economía. Así mismo, enfatizó que la distribución de vacunas debe ser acelerada para controlar el virus de origen chino.

El banco de inversión espera que la economía crezca este año alrededor del 6,6%. La anterior previsión hecha hace varios días atrás fue de 6,4%, de acuerdo con los datos de un informe publicado el fin de semana.

Los analistas de Goldman Sachs igualmente elevaron sus pronósticos relacionados con el monto de los estímulos que el nuevo gobierno impulsará en el corto plazo. De 750,000 millones de dólares subió a 1,1 billones de dólares.

Señalaron que para finales de año, los mayores aumentos de la renta disponible y el gasto público implicarán un crecimiento más fuerte.

Aumento de la producción industrial en diciembre

El sólido crecimiento de la producción estadounidense en diciembre, envío una señal muy positiva a los mercados. A pesar de que el gasto del consumidor y el aumento del empleo sufrieron una desaceleración.

Esto demuestra que hay optimismo sobre el aumento del gasto público y el efecto positivo en las compras y el consumo que tendrán los planes de estímulo. Tanto el aprobado por el presidente Donald Trump como el nuevo plan de Biden, que desde el año pasado se daban por descontado.

La producción industrial que mide producción de la industria, la minería y los servicios públicos, vio un sólido aumentó un 1,6% ajustado estacionalmente en diciembre, según indicó la Reserva Federal la semana pasada.

Estos números superan con creces el aumento esperado por los economistas que era de apenas 0,5%, según un informe de The Wall Street Journal.

El sector de servicios públicos fue el que más impulsó la producción. En diciembre, la demanda de calefacción tuvo un importante repunte, con respecto al “invierno cálido” de noviembre. El aumento de la producción de servicios públicos en diciembre comparada con el mes anterior fue de un 6,2%.

Por otro lado, la producción manufacturera, que suele sumar el mayor porcentaje del componente de la producción industrial, se incrementó también un 0,9% en diciembre comparación con noviembre.

La industria manufacturera, viene recuperándose de una fuerte caída registrada al comienzo de la pandemia. A finales de 2020 cerró con una caída de la producción del 2,8%.

El economista de la firma Capital Economics, Michael Pearce, dijo que “los datos de producción de diciembre subrayan que, si bien las nuevas restricciones están frenando partes del sector de servicios nuevamente, la recuperación en la manufactura continúa en gran parte sin verse afectada”.

Biden irremediablemente aumentará los impuestos

Los mercados esperan que el presidente electo aumente los impuestos al mismo tiempo que los estímulos aprobados por la administración anterior. El paquete de ayudas servirá para impulsar la economía en general y para amortiguar el golpe pandémico recibido por las familias estadounidenses.

Sin embargo, analistas en inversores creen que el mandatario electo se verá obligado a subir los impuestos para poder financiar sus planes. Durante una conferencia el jueves Biden dijo que aprobará un paquete de estímulo por $1,9 billones (€‎1,57 billones).

El plan de Biden, que tomará posesión el miércoles 20 de enero, contempla un aumento de las ayudas directas a las familias y el pago de prestaciones por desempleo. También un aumento del salario mínimo y elevar los fondos adicionales destinados la lucha contra la pandemia.

El analista de IG, Sergio Ávila, dijo a EFE que el paquete de estímulos anunciado por Biden no difiere de lo que los mercados estaban esperando. Pero ahora se teme que este amplio plan de ayudas implique una fuerte subida de los impuestos. Algo que por cierto era esperado desde los días de campaña.

El mercado espera que este paquete de nuevas medidas económicas sea presentado por el presidente electo en febrero. El plan incluirá una mayor inversión en obras de infraestructura y en fuentes de energía renovables.

Inversiones en infraestructuras ecológicas

La firma de gestión de inversión global Pimco, cree que las inversiones en infraestructuras son fundamentales para apoyar la recuperación de la economía. Estima que EE.UU podrá  movilizar 1 o 2 billones de dólares (entre €‎0,8 a €‎1,6 billones) durante varios años.

Economistas como Bruno Cavalier de la firma ODDO BHF, van más allá y consideran que el plan de infraestructuras de Biden tendrá un presupuesto de unos $3 billones (2,5 billones de euros).

En sus discursos, el mandatario electo ha dicho que “pondrá a su país en un camino sostenible no más tarde de 2050″. De manera que es lógico pensar que su administración tomará un rumbo distinto al de su antecesor Donald Trump. Al punto que volverá al acuerdo de París de donde EE.UU se retiró el año pasado oficialmente.

En el camino hacia la creación de una economía más verde, Biden podría incluso impulsar otras medidas que permitan brindar mayor apoyo a la transición hacia las energías renovables, opina el economista jefe de la gestora AXA IM, Gilles Moëc.

Tales proyectos verdes podrían costar $1,7 billones (1,4 billones de euros), según sus estimaciones. Si bien hay preocupación por la fuente de financiamiento de estos proyectos, y una segura subida de impuestos, otros expertos creen que tales incrementos serán moderados.

Basan su opinión en que en el contexto actual de la recuperación económica del país, el estímulo también debe abarcar las ganancias de las empresas y las personas. Un aumento desmesurado de los impuestos haría menos atractivas las inversiones esperadas. Especialmente de los propios inversores estadounidenses.

Así lo creen los economistas de Renta4Banco, para quienes la fuente de financiación del plan de estímulo de Biden procederá fundamentalmente de un mayor endeudamiento. “No tanto de un incremento de impuestos o recorte de gastos”, dijeron.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here