(Tiempo de lectura: 2 min)

El West Texas Intermediate (WTI) llegó a tocar los 16 dólares por barril este lunes 20 de abril, un precio de remate que no se registraba desde hacía más de 20 años en el mercado de contratos futuros de petróleo.

Es otro récord más (negativo, por cierto), y van varios desde que a comienzos de 2020 se produjeron dos sucesos que marcarán el año en la industria del crudo: el coronavirus y la disputa por los recortes de producción entre los países de la Opep (productores liderados por Arabia Saudita) y Rusia.

Los analistas entienden que el índice de referencia con el que se acuerdan las operaciones en los Estados Unidos se derrumba porque los recortes firmados la semana pasada (un 10% del volumen mundial) no serán suficientes para compensar la baja de la demanda y, en consecuencia, las instalaciones de almacenamiento de combustible se verán abrumadas.

ARTÍCULO RELACIONADO

5 formas de invertir dinero con potencial de darte un +20% al año

En España podemos ser hábiles y astutos en muchas cosas, pero la educación financiera no es una de ellas. El ciudadano español medio no...

El WTI se precipitó más del 30 por ciento en las primeras operaciones del lunes y el Brent, el crudo que cotiza en Londres y que marca los contratos futuros en el resto del mundo, bajó de 28 a 26 dólares.

Incluso los contratos del WTI para entrega en mayo bajaron su cotización hasta 12,5 dólares por barril, un verdadero problema para la industria del petróleo que, al parecer, no tiene otra salida que esperar que se supere la crisis del coronavirus.

Así es, los bloqueos impuestos en la gran mayoría de las principales economías del mundo han provocado una caída de la demanda de crudo inédita en tiempos de paz.

En estos meses se está consumiendo apenas un tercio del petróleo que habitualmente necesita el mundo para funcionar. Algo bueno para el medioambiente, pero que está dejando a la industria con una perspectiva macroeconómica sombría.

Hay que bucear hasta los contratos del WTI de junio para advertir una recuperación mínima. Para la entrega en el sexto mes del año se está negociando a 22,50 dólares.

Petróleo: compañías en problemas

En paralelo, y como no puede ser de otra manera, las acciones de las grandes compañías relacionadas con el petróleo y los combustibles están en sus peores registros en años, traccionando hacia abajo a los distintos índices.

El Stoxx Europe 600 bajó un 0,9 por ciento, el FTSE 100 de Londres tuvo pérdidas del 1,1 por ciento y el Dax de Frankfurt cayó un 1,4 por ciento.

El avance del Covid-19, en tanto, sigue firme a pesar de algunos signos de estabilización, en especial en Europa.

Según los datos de la Universidad Johns Hopkins, las infecciones en todo el mundo superaron los 2,4 millones y los fallecidos traspasaron los 165 mil.

El petróleo sube porque Trump promueve un acuerdo entre Rusia y Arabia Saudita
Donald Trump y el principe arabia Mohamed bin Salman llegaron a un acuerdo con Vladimir Putin, pero no hay reacción, por ahora.

El mega acuerdo petrolero de la semana pasada, por el que los países de la Opep y Rusia, con el respaldo de los Estados Unidos, decidieron acortar en 10 millones de barriles de crudo diarios la producción, casi no impactó en los precios.

La reducción continuará hasta abril de 2022 con la idea de sostener la cotización, algo que todavía no ha podido lograr porque la demanda sigue en el “inframundo”.

Hay un problema muy fácil de explicar: se extrae más petróleo del que se puede vender y, como lo dice la regla más elemental de la economía, alta oferta, baja demanda, el precio cae.

La pandemia y la consecuente parálisis de la economía mundial está generando otra complicación: la industria del shale oil, o petróleo no convencional, está en estado desesperante.

En efecto, estos desarrollos, cuyos procesos se masificaron en el sur de los Estados Unidos y en otros países (como la Argentina) son viables con un petróleo por encima de los 50 dólares, ya que la extracción y el refinamiento del crudo demanda mucha más inversión que el convencional.

También con el impacto de las compañías petroleras, los mercados de valores en Asia cayeron este lunes. El índice de referencia de Japón, el Topix, descendió un 0,7 por ciento y el ASX 200 de Australia retrocedió un 2,5 por ciento. Sólo el Hang Seng de Hong Kong se mantuvo estable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here