(Tiempo de lectura: 3 min)

La empresa químico-farmacéutica alemana Bayer perdió por tercera vez una apelación en Estados Unidos contra fallos que habían favorecido a compradores del herbicida Roundup y debieron compensarlos pagándoles millones de dólares.

La compañía, que afronta miles de millones de u$s en gastos legales, presentó una apelación en la Corte Suprema de EEUU con el objetivo de cambiar la sentencia de uno de los tribunales de apelaciones favorable a uno de los consumidores.

Los usuarios demandaron a la empresa alemana por un supuesto cáncer ocasionado por el uso de los productos con glifosato que ésta misma produce.

Hace unos días, el grupo empresario de origen alemán volvió a perder una apelación en EEUU contra sentencias que ratificaron las denuncias de los consumidores del pesticida Roundup y otorgaron un resarcimiento económico de millones de dólares.

La compañía deberá ahora acudir, en última instancia, al máximo tribunal.

Todo esto está perjudicando de manera grave el valor de las acciones de Bayer, que sufren un fuerte deterioro ya crónico.

Evolución de las acciones de Bayer. Etoro.

No hay salida

Según dijo la farmacéutica en un comunicado oficial, el pasado lunes 16 de agosto solicitó a la Corte Suprema que analizara una de las sentencias de la Corte Federal de Apelaciones, la cual falló en favor de Edwin Hardeman, un californiano que presentó la denuncia por los problemas de salud que le ocasionó el uso de Roundup.

La compañía ha asegurado en reiteradas ocasiones que el herbicida, a base de glifosato, posee todos los permisos que otorga el regulador ambiental federal y además, dice que hay pruebas científicas que han demostrado que no produce ningún tipo de cáncer.

“La sentencia de la Corte Federal de Apelaciones significa que una compañía podría ser perjudicada gravemente por poner a la venta un producto, el cual está demostrado científicamente que no es cancerígeno, sin un aviso de cáncer, siendo que el propio regulador federal prohíbe tal aviso”, señalaron desde la farmacéutica.

Bayer y el problema de comprar Monsanto

Las denuncias en torno al caso Roundup persiguen a la empresa desde que compró la marca. La misma estuvo incluída en el paquete de adquisición de la productora de agroquímicos y biotecnología destinados a la agricultura, Monsanto, por alrededor de u$s 63 mil millones en 2018.

La farmacéutica logró llegar a un principio de acuerdo en 2020 con los consumidores que realizaron las demandas, sin embargo no consiguió que la justicia aprobara un caso aparte que avanza sobre la manera en la que debe actuar en el futuro sobre el tema Roundup. La intención de la compañía es continuar con la venta del herbicida.

En julio de este año, la empresa alemana sacó una provisión extra por causas de u$s 4,5 mil millones para solventar las posibles sentencias de la Corte Suprema de EEUU a favor de los demandantes.

Este número se le agregó a los u$s 11,6 mil millones que la compañía había separado anteriormente para cubrir gastos de acuerdos y denuncias sobre este caso.

Sólo pérdidas

La adquisición de Monsanto, que tardó cerca de 2 años en realizarse hasta que los reguladores la aprobaron, se concretó después de que las firmas estadounidenses Dow y DuPont comunicaran una alianza en el mercado de los agroquímicos.

Caso parecido al que sucedió con ChemChina y la empresa de origen suizo Syngenta.

La químico-farmacéutica alemana decidió comprar Monsanto para seguir siendo competitiva en este mercado. Sin embargo, luego de 4 años, los hechos negativos de esta compra generan debates sobre los beneficios de esa decisión

El fallo de 2 de los jurados de EEUU fue en contra del glifosato, herbicida base de Roundup, ya que consideraron que este fue el motivo de dos casos de cáncer. Desde la compañía apelaron, sin embargo hay millones de dólares en disputa.

Además, esto podría significar tan solo el comienzo, ya que la empresa debe enfrentar juicios por el uso de este pesticida en más de 13.300 acusaciones, únicamente en EEUU.

Argumentos de Bayer

La farmacéutica alemana argumenta que las investigaciones científicas demuestran que, si el glifosato se utiliza correctamente siguiendo las instrucciones, es totalmente seguro y no ocasiona ningún tipo de cáncer.

Un especialista en el mercado, Damien Conover, espera que la compañía pague alrededor de u$s 2,3 mil millones en gastos relacionados al caso del pesticida. Sin embargo, para el analista este sería el mejor de los casos, ya que la cifra podría aumentar hasta los u$s 14,5 mil millones, algo que perjudicaría severamente a la farmacéutica.

Según algunos, la solución sería realizar divisiones en la estructura de la empresa, separando la industria farmacéutica de la industria agrícola.

Según la Justicia norteamericana, Monsanto nunca informó sobre el riesgo del pesticida Roundup de ser cancerígeno.

La compañía alemana ha planeado incluso cambiar el nombre de la marca Monsanto, sin embargo, todavía no la ha renombrado.

Para los expertos, el error que cometió la compañía es no haber negociado un acuerdo con los accionistas de Monsanto por el caso del herbicida Roundup, y por esta razón debe enfrentar los juicios vaciando sus reservas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here