(Tiempo de lectura: 10 min)

Las banderas de los países árabes muestran una gama de colores similar en sus respectivos diseños. La distribución de los mismos, la disposición de las franjas y el origen de las tonalidades es común. Estos los colores del panarabismo: verde, negro, blanco y rojo, cada color representa una etapa de la influencia del islam. No obstante, la simbología varía de un país a otro debido a rasgos históricos y nacionales propios de su idiosincrasia.

Por otro lado, el panarabismo es una ideología que impulsa la unificación de los países árabes del norte de África y Asia occidental desde el Océano Atlántico hasta el Mar Arábigo. Esta ideología está estrechamente ligada al  nacionalismo árabe, que afirma que los árabes son una sola nación. 

El panarabismo, o simplemente arabismo, alcanzó su apogeo de popularidad durante las décadas de 1950 y 1960. Sus defensores han apoyado los principios socialistas y se han opuesto a la participación política occidental en los países árabes. Asimismo buscan empoderarlos contra las fuerzas externas. En la búsqueda de este objetivo, establecen alianzas y, en menor grado concretan programas de cooperación económica.

Introducción a los países árabes

El mundo de los países árabes es complejo y heterogéneo. De manera general, es un conjunto de localidades pobladas por árabes o arabizados que engloba 22 países. Estas comparten dos características básicas. Por un lado, cuentan con el árabe como lengua materna. Por el otro lado, forman parte de la Liga de Estados Árabes.

Dentro de este conglomerado hay tres países afroárabes, Somalía, Comoras y Yibuti. Estos, ya sea por influencias lingüísticas o la injerencia de antiguas colonias son responsables por la arabización de la población. Este territorio abarca un área de unos 14 millones de kilómetros cuadrados. Se extiende desde el norte de África hasta el sur occidente de Asia.    

Esta gran porción de terreno se divide a su vez en varias partes. Por un lado, la zona occidental conocida como el África nórdica o Magreb. Allí se encuentran ubicadas Marruecos, Mauritania, Argelia, Libia y Túnez.  Por el otro lado está la zona occidental conocida como Mashreq que comienza a partir de la línea divisoria del valle del Nilo (Sudán y Egipto). Le sigue el Oriente Próximo (Palestina, Jordania, Siria, Líbano e Irak) y la península Arábiga ( Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Yemen, Arabia Saudí, Omán y Bahrein).

Los países árabes se caracterizan por una alta heterogeneidad. Se profesan diferentes religiones (aunque la predominante es el islam suní). Asimismo conviven distintas etnias con diferentes cosmovisiones. En suma, los árabes están divididos en su coyuntura social y económica. Sin embargo, se mantienen unidos en sus valores y cultura. Esto se logró gracias a un dogma que reunió a tribus enfrentadas durante la etapa pre islámica. El islam agrupó a diferentes pueblos árabes de diverso origen étnico y cultural en pos de intereses comunes.

Los colores panárabes

A pesar de ser el mundo árabe una región ecléctica, llama la atención la similitud de sus banderas. En ellas, con importantes matices, destacan cuatro colores recurrentes: verde, negro, blanco y rojo. Un ejercicio de vista histórica hacia atrás,conduce a la procedencia y los motivos de cada una de estas tonalidades, encuadradas dentro del contexto panárabe.

El panarabismo surgió como una reacción al dominio del Imperio turco. Francia e Inglaterra apoyaron esta corriente con el fin de socavar la integridad otomana. Concluida la Primera Guerra Mundial, el cambio de la política de ambos países en Oriente Medio motivó la indignación de los países árabes. Acababa de nacer el panarabismo,

Sin embargo, esta ilusión de conformar una gran región árabe arropada bajo unos mismos propósitos se ha visto empañado una y otra vez. A pesar de eso, los deseos de concreción del proyecto se han visto reflejados en las banderas de los nacientes países árabes. Estos intentos han quedado en el imaginario colectivo como parte de procesos históricos disparejos.

Se consideran estos colores relacionados con el panarabismo por ser los que se usaron en la bandera que enarboló el jerife de La Meca, Husayn ibn Ali  Esta bandera cobijó la revolución árabe contra los otomanos en 1917. Eventualmente, Husayn se convirtió en el rey del Hiyaz (territorio al noroeste de Arabia que pertenece a Arabia Saudí desde 1932). 

El significado de los colores panárabes

En realidad son pocas las fuentes y la documentación que atestiguan la significación fehaciente de cada uno de los colores.No obstante  los archivos existentes coinciden en que se refieren a familiares del profeta Mahoma y sus linajes. Todos ellos en algún momento ostentaban el poder a lo largo de la evolución histórica del islam.

El color verde

De hecho, el verde es el color del islam. Su uso se le atribuyó directamente a Mahoma por ser el color que impregnaba su turbante o el manto sobre el que rezaba. Asimismo, tras ser usado por la familia del profeta, fue utilizado por sus seguidores (chiíes). De igual manera fue usado por la dinastía Fatimí, que lo extendió por todo el norte de África. 

Por otro lado, el verde siempre se ha identificado con la vida, la vegetación y la fertilidad en una región predominantemente desértica. En el Corán se hace referencia al verde como “el color de las vestiduras de los que alcancen el Paraíso”. En la tradición islámica, tras las conquistas y la conversión de algunos edificios en mezquitas, estas se señalaban con un estandarte verde.

El color blanco

En relación al blanco, este fue el color usado en el blasón de Qusay. Este fue el fundador del clan de los hachemitas, al que pertenecía Mahoma y del cual descienden los monarcas jordanos actuales. Fue además utilizado por el Califato Omeya, la dinastía con capital en Damasco bajo la que se produjo la expansión de los árabes hasta la India y Pakistán. De hecho, Muawiya, fundador de la estirpe Omeya, se erigió como el primer califa que aceptó el estandarte blanco. Siendo esta una casta guerrera, se le atribuye al color blanco un significado militar.

El color negro

El negro, por su lado, tiene también un alcance arraigado y profundo. Se trata del color que cubre la Kaaba. Esta es la Piedra Negra que es venerada por los musulmanes y destino de la peregrinación a La Meca. El negro otrora fue también el color de los abasíes y los almorávides. Los abasíes lo usaron en su rebelión contra los omeyas, gesto por el que se les conoció como “los que llevan el negro”. 

El Califato Abasí coincidió con la época de mayor esplendor económico y cultural de los países árabes. Por esta razón el negro se usa en algunas banderas para rememorar la “edad de oro” bajo la batuta de Bagdad, la capital del imperio. Otras fuentes señalan que este color podría tener un sentido de rebelión o incluso mesiánico. Basan su afirmación en que el negro está relacionado con la llegada del Mahdi, el duodécimo imán en la creencia chiíta.

El color rojo

Por último, el rojo es quizás el color que más se ha sido usado por las distintas dinastías árabes. El rojo fue empleado por el segundo sucesor, Omar, que a su vez era el cuñado de Mahoma, y que se identificó con la rama religiosa de los jariyíes. Asimismo, se convirtió en el símbolo de la familia hachemita o “guardianes de La Meca”. Este linaje es el reina en Jordania y se encuentra presente en Marruecos. 

El rojo fue también fue el color utilizado por Saladino en las Cruzadas. Sobre el fondo rojo de su bandera hizo dibujar un águila real que se conoció como el “Águila de Saladino”. El águila se considera “el amo de todas las aves” y simboliza la dignidad, la fuerza y la libertad. Con el desarrollo de las batallas adquirió el significado de la “fuerza guerrera” que acompaña a las “virtudes del combate».

El rojo además está vinculado a la guerra, el sacrificio y el martirio. Husayn ibn Ali usó una bandera roja cuando proclamó la independencia del Hiyaz. Posteriormente la sustituyó por el resto de colores panárabes por sus connotaciones revolucionarias y socialistas.

La bandera de la Revuelta Árabe

Los colores panárabes se adoptaron por primera vez, durante un encuentro de estudiantes e intelectuales del Club de Literatura Árabe. Este club fue fundado en Estambul en 1909 y en su seno se acordó utilizar como insignia una bandera con cuatro franjas horizontales. Las franjas debían estar teñidas con unas particulares tonalidades. Estas serían las de un poema del sufí Safi al-Din al-Hilli. Entre sus versos el poema destaca que “blancas son nuestras acciones, negras nuestras batallas, verdes nuestros campos y rojas nuestras espadas”.

Posteriormente, en 1914, la Sociedad de Jóvenes Árabes, confeccionó una bandera para la nación árabe compuesta por franjas horizontales de color verde, blanco y negro. Estos colores eran para ellos trascendentales por haber sido parte de diferentes califatos desde la emergencia del islam. Así pues, el blanco representó al  Califato Omeya; el negro lo usó, la dinastía Abasí, y el verde, los fatimíes y Mahoma.

Los cuatro colores reaparecieron en 1917 en la conocida como la bandera de la Revuelta Árabe. En relación a la identidad del diseñador no está del todo clara, por lo que barajan dos hipótesis sobre su creación. Una de las versiones señala al diplomático británico Mark Sykes. Se presume que trataba de trataba de contagiar el nacionalismo entre los árabes de las distintas provincias otomanas. Como se recordará, Sykes fue co-firmante del Acuerdo Sykes-Picot para el reparto de los restos del Imperio otomano entre Francia y Reino Unido.

Sin embargo, la teoría que tiene cobra más fuerza es la que propone a Husayn ibn Ali, el noble jerife de La Meca, como el artífice del estandarte. Su aspiración habría sido reunir a todos los árabes bajo un mismo Estado al margen de la autoridad otomana.

Las banderas en el mundo árabe contemporáneo

Las banderas adoptadas por los 22 países árabes tienen una relación estrecha en cuanto al diseño, la disposición y, por supuesto, los colores que las engalanan. La mayoría de ellos concuerda con el aspecto del estandarte de la rebelión árabe contra los otomanos. Sin embargo otras naciones optaron por darle a cada uno de los colores razones más autóctonas. A pesar de esto, todas mantienen su esencia y simbología que conservan desde su origen.

ONE magazine ha escogido ocho países árabes que comparten idénticos colores en sus banderas. En ocasiones, comparten hasta la misma posición de sus franjas. Estos son: Egipto, Libia, Líbano, Jordania, Siria, Iraq, Kuwait y Arabia Saudita.

Egipto

Los colores de la bandera egipcia, adoptada el 4 de octubre de 1984, están distribuidos en tres franjas horizontales del mismo tamaño. La banda superior es roja, la central blanca y la inferior es negra. El color rojo representa el origen del país, marcado por la lucha contra la ocupación británica. Esta ocupación terminó con la revolución de 1952, que viene representada por el blanco. En la parte baja, el  negro representa el fin de la opresión de los egipcios por parte de la monarquía y el colonialismo británico. En la parte central, y dentro de la franja blanca, está el águila de Saladino. Este, además de ser el emblema nacional del país, representa el poder y la fuerza.

Libia

La bandera libia tiene tres franjas horizontales en rojo, verde y negro, y en el centro tiene una luna menguante y la estrella Venus, ambas en blanco. Los colores representan a las tres provincias históricas del país, Tripolitania, Cirenaica y Fezzan. 

Esta enseña fue adoptada el 24 de diciembre de 1951 tras proclamarse la independencia del Reino de Libia por el rey Idris I. La bandera se mantuvo hasta 1969 y finalmente se adoptó de nuevo por el Consejo Nacional de Transición (CNT) durante la guerra civil de 2011.

Líbano

Esta bandera fue adoptada en 1943 y viene tanto regulada como descrita por el artículo 5 de la Constitución libanesa. En ella se describe que: “La bandera libanesa está compuesta de franjas horizontales roja, blanca, y roja, con el cedro verde en la franja blanca”. Sigue la descripción señalando que: “La medida de la franja blanca es igual a la de las dos rojas juntas. El cedro está en medio y la punta superior toca la franja roja superior y la base toca la franja roja inferior. Para luego terminar con:  “La anchura del cedro tiene que ser igual a un tercio de la franja blanca”. 

En lo que respecta al significado de sus colores, tenemos que el color blanco es el de los yemenitas y maronitas. Asimismo se inspira, adicionalmente, en la nieve como símbolo de paz y pureza. En tanto que el color de los kaisitas y simboliza la sangre que se derramó para proteger al país de los invasores. El cedro, representa las montañas de cedros de Líbano y representa la paz y la eternidad.

Jordania

La bandera jordana, ratificada en 1928, está formada por tres franjas horizontales del mismo tamaño (negra, blanca y verde) y un triángulo rojo. Este triángulo está situado en la zona más próxima al mástil la cual contiene en su interior una estrella blanca. 

Los colores representan a las dinastías Abasí, Omeya y Fatimí, respectivamente, mientras que el color rojo apunta a los hachemitas, que reinan en el país. La estrella blanca de siete puntas, se refiere a los siete versos de la primera sura del Corán y aparte encarna la unión de los pueblos árabes.

La bandera de Palestina, por otro lado, es parecida pero carece de la estrella. El hecho de que sean muy similares es una cuestión histórica. Antiguamente, palestinos y jordanos ocuparon el mismo territorio hasta su separación por el mandato británico en 1920.

Siria

La actual bandera de Siria fue adoptada el 30 de marzo de 1980. Está compuesta por tres franjas horizontales todas del mismo tamaño (roja, blanca y negra) que es una simbología panárabe. Tiene además una franja central acompañada de dos estrellas verdes del mismo tamaño y cinco puntas. Ambas representan a Egipto y Siria, pues la bandera fue emblema de la ya extinta República Árabe Unida, de la que formaron parte los dos países.

Irak

Irak es el país que ha tenido más banderas a lo largo de su historia. Se contabilizan hasta un total de cinco diseños diferentes desde la creación de la inicial en 1922. La actual fue adoptada el 22 de enero de 2008. Consta de tres bandas horizontales, roja (superior), blanca (intermedia) y negra (inferior), del mismo tamaño. En el centro se puede leer, en caligrafía cúfica, la frase «Allahu Akbar» (Alá es el más grande), que además viene en color verde, el color del islam.

La bandera anterior era exactamente igual pero portaba tres estrellas verdes en el centro. Estas representaban la unidad, la libertad y el socialismo que era el lema del partido Baaz. Igualmente, se mantiene vigente el takbir en verde, instituido por Sadam Husein durante la primera guerra del Golfo..

Kuwait

La bandera de Kuwait tiene los típicos colores panárabes. Está compuesta por tres bandas horizontales de misma anchura. También tiene un trapecio situado junto al mástil, cuyo ancho es un cuarto de la bandera. En esta enseña el negro simboliza la derrota de los enemigos y el rojo representa un sable manchado por la sangre. Asimismo, el color  blanco se refiere a la pureza del país y el verde representa la fertilidad de las tierras de este pequeño emirato.

Arabia Saudita

Desmarcada del resto de bandera por su diseño, mantiene el color verde, que abarca todo el estandarte. En el centro aparece una inscripción en escritura thuluth. En ellas se hace referencia al credo islámico («No hay más dios que Alá, y Mahoma es su profeta»). Bajo la inscripción aparece dibujada una espada en horizontal que subraya el texto. Con ella se destaca la victoria de Ibn Saúd, primer rey del país y fundador del Estado moderno saudí.

Conclusiones

Los colores de contenido panárabe tienen sus inicios a principios del siglo XX. En este siglo el nacionalismo árabe emerge para oponerse al poder y dominio del Imperio otomano. Luego de los mandatos británico y francés, se adoptan las banderas nacionales. Se les dota de colores simbólicos, muchos de los cuales guardan relación con la historia de cada nación. En todos los casos, representan la lucha, opresión o la revolución.

No obstante, el significado es ambiguo no sólo por la falta de información, sino también por la ausencia de conciencia de nación y de Estado en los inicios del islam y del Imperio árabe. Aún más, ya en la etapa preislámica las distintas tribus utilizaban como banderas estandartes militares. 

La simbología de estos colores se debe a su presencia durante la evolución histórica de los países árabes, y que recuerda de alguna manera la grandeza de su pasado. En la actualidad, hay países no árabes pero sí musulmanes, como Irán, Afganistán), usando banderas con colores panárabes.

Este rasgo en común de los países árabes fortalece los lazos que los mantienen unidos en torno a una historia común que luego fue tomando diferentes vías. Sin embargo, el pasado compartido permanece en el imaginario árabe gracias a estos colores. En momentos del pasado, estos colores fueron portados por dinastías y linajes que formaron parte de los avances humanos. De esta época data el re lanzamiento a los árabes a un período de riqueza cultural y económica. Esta es una época que muchos quisieran recuperar

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here