(Tiempo de lectura: 5 min)

Al cumplir seis décadas de su fundación, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), afirma que su objetivo más importante en este momento es mantener la estabilidad del mercado mundial de crudo. Las previsiones de la organización para lo que resta de este año y 2021, son de una marcada incertidumbre.

La amenaza de una segunda oleada de covid-19 y sus efectos sobre la economía mundial es un tema que preocupa sobremanera a los productores. Este año se prevé un desplome del consumo de 9,5 millones de barriles diarios o lo que es igual un 9,5% menos respecto a 2019 y 400 mil mbd que las previsiones de hace un mes. De modo que el consumo global de crudo se ubica en 90,2 mbd.

Estos cálculos forman parte del Informe mensual sobre el mercado petrolero emitido por la Opep y respaldados en datos de agosto. El mes pasado, la organización con sede en Viena ya había rebajado las previsiones de consumo mundial en unos 100.000 barriles diarios. Esto quiere decir que sus previsiones del consumo de crudo han empeorado en 500 mil barriles diarios.

Menos demanda y menos crecimiento

Para el próximo año, el pronóstico de demanda global se ha reducido también en unos 400 mil barriles diarios. Aunque se prevé que haya un aumento de la demanda de 6,6 mbd, para un consumo total mundial de 96,9 mbd.

La Opep ha dicho que además de los efectos de la pandemia hay otros aspectos que pesan en la incertidumbre actual del mercado. Aquí se incluyen los altos niveles de deuda que se están acumulando, la inflación, los riesgos geopolíticos presentes y los “desafíos relacionados con el comercio, así como la posibilidad de un Brexit duro”.

La demanda total de petróleo procedente de los países Opep este año ha sido revisada a la baja en 0,7 mbd, lo que la sitúa en 22,6 mbd, según el informe de la organización. Esta cifra representa 6,7 mbd menos en relación con 2019.

Pese a que la Opep rebajó en 1,1 mbd, la demanda de crudo para el próximo año, se espera que haya un fuerte rebote de las economías. La demanda del crudo Opep en consecuencia llegaría a unos 28,2 mbd (5,5 mbd más que en 2020).

Por otra parte, la caída de la demanda va acompañada de una contracción de la economía mundial de entre 4 % y 4,1 %. Según el informe de la organización “se espera que China sea la única economía importante que muestre un crecimiento positivo este año, aunque la recuperación en EEUU y la zona euro parece estar ganando terreno”.

La Opep espera que ese impulso se mantenga en 2021 cuando los pronósticos de crecimiento global se ubican en un 4,7 %”.

La crisis comenzó antes de la pandemia

El precio del crudo cayó nuevamente por debajo de los $40 al aumentar el número de contagios de covid-19 en Europa y EE.UU. Estas nuevas infecciones despiertan serias dudas acerca de la posibilidad de que haya pronto una recuperación económica sostenida.

Las economías del mundo entero han sido seriamente afectadas por los cierres que ha generado la pandemia de origen chino desde mediados de marzo. Junto con las restricciones de movilidad, transporte, empleo, producción y consumo, cuyo resultado ha sido un desplome colosal del consumo de energía.

Antes de que explotara la crisis del coronavirus, hubo otros factores que contribuyeron a socavar la demanda y los precios del crudo. A principios de año se desató una guerra de producción entre Rusia y Arabia Saudita que inundó el mercado de petróleo. Después vinieron los cierres de las principales economías del mundo.

Desde entonces, la organización viene arrastrando una profunda crisis de consumo y bajos precios que comenzó en el primer trimestre del año.

Una mirada a la Opep 60 años después

La Opep fue fundada en Bagdad el 14 de septiembre de 1960, durante la conferencia de ministros de petróleo en la que participaron Venezuela, Arabia Saudita, Irak, Irán y Kuwait.

Su creación fue impulsada por la visión “pionera” del ministro venezolano de Minas e Hidrocarburos, Juan Pablo Pérez Alfonso y de su homólogo de Arabia Saudita, Abdullah al-Tariki, considerados como los padres del cártel petrolero.

Tener claro los objetivos como países productores en ese momento y enfrentar las presiones de las grandes potencias consumidoras de crudo que dominaban los precios, representó un acto de heroísmo y un desafío para los gobiernos de Venezuela, Arabia Saudita, Irak, Irán y Kuwait.

Así lo indica una nota de la Opep publicada a propósito de este nuevo aniversario de su fundación:

Un acto heroico de los productores

“En el contexto de esa época, en la que la industria petrolera estaba dominada por las principales compañías petroleras (…) fue un acto heroico y pionero de los miembros fundadores reunirse en la capital iraquí”.

El acuerdo entre los primeros países se dio con la “premisa de cooperar y escribir su propia historia”. Durante la primera mitad del siglo 20, los precios del petróleo se mantuvieron muy bajos junto con los ingresos de los países productores.

La acelerada industrialización después de la Segunda Guerra Mundial y el aumento incesante del consumo, llevó a los países productores a pensar en una fórmula que permitiera agregarle valor estratégico a este recurso natural no renovable.

Un año después de su fundación, la organización aprobó en Caracas sus primeros estatutos. A partir de allí, comenzó un intenso proceso de renegociación de los precios del crudo entre los gobiernos y las empresas petroleras.

Pero también se abrió un nuevo escenario para la explotación del crudo, caracterizado por un proceso progresivo de nacionalización de la industria petrolera en los países productores.

La Opep cuenta hoy con 13 países miembros y otros aliados como Rusia y México (Opep +) y es reconocida como un organismo intergubernamental por las Naciones Unidas.

La estrategia de recortes ha dado resultados

Mohamed Barkindo, secretario general de la Opep.

La política de fijación de precios adoptada por la organización le valió el apelativo de “cartel” por parte de los grandes medios de comunicación. Después del fracaso de la fijación de los precios sin tener en cuenta el consumo mundial, la Opep cambió de estrategia y adoptó la política de los recortes.

De esta manera estableció topes máximos de producción que hasta ahora le han funcionado. Así, cuando cae la demanda disminuye el bombeo y cuando aumenta abre los grifos.

Tanto el ajuste de cuotas de producción por cada país como la producción total de la organización son negociadas. Las reuniones ministeriales de la organización en las que participan los ministros de petróleo de los países miembros y aliados sirven a este propósito.

Con motivo de la histórica fecha, el secretario general de la Opep, Mohamed Barkindo, dijo en un comunicado que “lo que está claro es que lo que se puso en marcha ha resistido la prueba del tiempo” Y agregó que “la OPEP sigue teniendo los mismos objetivos básicos, de orden y estabilidad en los mercados mundiales del petróleo”.

Barkindo asegura que la organización “está preparada para hacer frente a los muchos retos” futuros a pesar de la dura prueba a la que se ha visto sometida por la pandemia de covid-19. Los cierres de las economías de los países más industrializados causaron un colapso histórico en el consumo energético mundial y el desplome de los precios del crudo.

Revisión de los recortes en la próxima reunión

El nuevo aniversario de la Opep será celebrado en su ciudad natal Bagdad. Pero, por ahora, no se ha informado sobre la fecha prevista luego de que las festividades fueran aplazadas ya debido al virus.

La pandemia de coronavirus y la sobreoferta de 30 millones de barriles en el mercado llevaron a la Opep y sus aliados a negociar un histórico recorte. Rusia que había llevado su producción a casi 10 millones de barriles diarios tuvo que admitir su error estratégico y aceptar una disminución sustancial de su producción.

Lo propio debió hacer Arabia Saudita, cuyos ingresos resultaron seriamente afectados tras la caída mundial de la demanda. Los acuerdos de la Opep + suscritos a finales de abril sustrajeron del mercado 9 millones 700 mil barriles diarios. Solo así pudieron compensar en parte la caída del consumo y levantar nuevamente los debilitados precios del crudo.

Los recortes de producción de las Opep y sus aliados entraron en vigor a partir del 1 de mayo. El acuerdo de los países productores, forma parte de un plan de aumento progresivo de la producción durante dos años.

Según  evolucione el consumo mundial el bombeo de crudo aumentará paulatinamente. La estrategia será revisada por la organización en su próxima reunión ministerial convocada para el 30 de noviembre en Viena.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here