(Tiempo de lectura: 4 min)

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), está presionando para que Arabia Saudita y Rusia, entre otros productores, se sumen a la política de reducción de la producción de crudo a fin de detener la histórica caída de precios y estabilizar el mercado.

La búsqueda de consensos de la Opep con los grandes productores, incluyendo a Estados Unidos, inmediatamente hizo reaccionar a los mercados globales impulsando fuertemente los futuros hacia niveles de precios más altos.

Al parecer, el objetivo más realista es lograr un recorte de 10 millones de barriles diarios, según analistas petroleros consultados por Bloomberg. La Opep y sus aliados, un grupo encabezado por Arabia Saudita y Rusia, realizará una conferencia virtual el próximo lunes y busca que otros productores se unan a estas conversaciones.

El primero en lanzar la cifra de 10 millones para un recorte programado de la producción, fue el presidente Donald Trump el jueves. Sin embargo, no aclaró si Estados Unidos también está dispuesto a participar de la estrategia. Aunque se cree que al haberlo propuesto, seguramente los productores estadounidenses también se sumarán.

Para los sauditas es esencial que los grandes productores, incluyendo a EE.UU, se integren a la coalición para recuperar los precios del barril. El petróleo cayó dramáticamente las últimas semanas tras la guerra desatada entre el reino árabe y Rusia, y la paralización de la actividad productiva en el mundo entero, debido a la pandemia del Covid-19.

Se espera que Trump se reúna con ejecutivos petroleros de EE.UU. a más tarde el viernes. Mientras que el presidente ruso, Vladimir Putin, hará lo propio con los representantes petroleros de su país. Trump y Putin conversaron telefónicamente el lunes sobre petróleo, la pandemia y la crisis de Venezuela.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el mandatario ruso, Vladimir Putin.

La recuperación de precios podría ser lenta

A pesar de los esfuerzos de los países productores, aún quedan enormes obstáculos para conseguir un acuerdo favorable para todos. El jueves Rusia negó haber llegado a un acuerdo para bajar la producción y estabilizar los precios. Pero si esto llegara a ocurrir, el recorte de producción de 10 millones de barriles diarios, solo succionaría el excedente de crudo existente como consecuencia de la pandemia.

Las estimaciones de los comerciantes internacionales de petróleo, es que la pérdida de demanda en el mercado petrolero podría estar rondando los 35 millones de barriles diarios, una cifra gigantesca que hará más lenta la recuperación de los precios.

Por ahora, hay solo movimientos pero no señales concretas que indiquen que Rusia y Arabia Saudita están firmemente encaminados hacia la búsqueda de una tregua en su guerra. Ambos se lanzan el balón de la responsabilidad por el colapso de los precios.

Hace unos días Rusia lucía más abierto a conversar mientras culpaba a Arabia Saudita de la crisis. Sin embargo, ahora que Rusia ha dicho que está dispuesto a cerrar los grifos, es el reino el que responsabiliza a Moscú del debilitamiento de los precios. El Kremlin para no dar su brazo a torcer, ha retrocedido nuevamente en su apertura.

Salto vertiginoso de los precios del crudo

El viernes el marcador Brent que ya había subido un poco más del 40%, después de los tuits de Trump, volvió a subir el viernes otro 11%. Aunque los precios siguen siendo bajos debido a la paralización de las flotas aéreas comerciales y la paralización industrial.

Para muchos productores, los precios del barril están muy bajos por lo que se espera que suspendan temporalmente la producción. Además, ya no queda más espacio para almacenar los volúmenes de crudo en exceso no colocados. Los tanques en tierra y los grandes buques tanqueros están repletos de petróleo.

El efecto de la guerra de precios Arabia Saudita – Rusia que se inició hace justamente un mes, está golpeando a casi todos los países productores. La guerra comenzó porque Rusia se negó a recortar más su producción y Arabia Saudita amenazó con aumentar a 12,3 millones su producción diaria.

Trump interviene en la guerra de precios

Por su parte, para los productores de esquistos de Estados Unidos producir bajo los precios de mercado actuales no es negocio y las finanzas nacionales necesitan la contribución petrolera. Quizás por esto también Trump ha decidido intervenir en los esfuerzos por estabilizar el mercado.

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman y Vladimir Putin.

Uno de los más afectados es Rusia, cuya economía depende en buena medida de las exportaciones de petróleo. El gigante petrolero que necesita un barril de crudo a US$ 20 este año, tendrá que  aumentar los préstamos para cubrir su déficit presupuestario.

Arabia Saudita, menos afectada financieramente por la crisis, deberá también recortar su presupuesto para compensar la disminución de los ingresos petroleros este año. El siguiente paso de los árabes podría darlo este domingo cuando fije los precios oficiales para la venta de crudo. Aunque este movimiento podría ser pospuesto, como lo hizo en marzo, para no perjudicar la reunión del próximo lunes.

Washington, mientras tanto, hace sus propios cálculos y debe atender a sus productores que están presionando para elevar los precios. El gobierno está considerando establecer aranceles a las importaciones de petróleo como una forma de proteger a los productores nacionales. No obstante, algunos asesores de Trump, entre ellos el director del Consejo Económico Nacional, Larry Kudlow, no comparte esa idea.

Otra idea es recortar la producción petrolera doméstica, que ya es un hecho dada la debilidad de los precios del barril. El único problema que presenta esta opción sobre la mesa en La Casa Blanca es que, de alguna forma, EE.UU tendrá que ceder al “dominio de la energía” de los países productores tradicionales, que el propio Trump ha enfrentado y celebrado durante su mandato, indican representantes de la industria.

“Sería genial para Rusia, sería genial para Arabia Saudita”

El jueves Trump afirmó que estaba a la espera de un acuerdo entre las dos potencias petroleras enfrentadas, aunque no mencionó qué papel jugaría Estados Unidos.

“Sería genial para Rusia, sería genial para Arabia Saudita. Espero que hagan ese trato, pero eso es lo que me dijeron”, señaló Trump y agregó “¿Puede suceder algo donde no sucede? ¿Supongo? En cuyo caso hay otra alternativa, pero prefiero no ver la otra alternativa”.

El mandatario estadounidense dijo en su tuit, que había hablado con el príncipe heredero del reino saudita Mohammad bin Salman, quien también habría hablado con Putin. Sin embargo, un portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, inmediatamente respondió que tal conversación jamás ocurrió y descartó que se hubiera logrado un acuerdo con los sauditas.

Rusia, por su parte, todavía no ha confirmado si asistirá a la reunión convocada por la OPEP y sus aliados. Pero ha dicho desde hace días que está abierto a las conversaciones. Lo cierto es que la industria está obligada a recortar la producción de cualquier manera. La drástica caída de la demanda se mantendrá al menos por un tiempo, hasta que la economía mundial logre recuperarse de los efectos de la pandemia china.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here