(Tiempo de lectura: 2 min)

La OPEP junto con otras naciones, entre ellas Rusia, han acordado recortar su producción hasta 10 millones de barriles diarios o una décima parte de la producción mundial. Esta medida tiene como objetivo lograr el aumento de los precios del petróleo. Otros países, entre los que se cuentan Estados Unidos implementarán sus propios recortes buscando este mismo fin. De concretarse la medida, sería un pacto global sin precedentes para intentar estabilizar el mercado energético.

El acuerdo suscrito entre la OPEP y sus países socios busca darle forma a un regresivo plan de recortes. Iniciaría este plan con una reducción, hasta julio de este año, de 10 millones de barriles por día. Le seguiría una reducción de 8 millones de barriles por día hasta fin de año. Cerraría el programa una reducción de 6 millones por día durante 16 meses a partir de 2021.

Inicialmente, México no había estado de acuerdo con el plan y de hecho lo había obstruido. No obstante, su presidente, Andrés Manuel López Obrador, dijo recientemente que lo apoyaría. Al respecto dijo que había logrado un acuerdo con Estados Unidos para que esta nación compensara los recortes que México no pudiera efectuar. Al respecto, ya Donald Trump se pronunció ratificando lo dicho por López Obrador.

Trump precisó que había pactado con México que los recortes compensatorios de USA serían reembolsados por México cuando estén preparados para hacerlo. México, en su propuesta inicial, había ofrecido reducir la producción en 100,000 barriles por día. No obstante, la OPEP consideró que no era suficiente. Entonces, Estados Unidos acordó llenar el vacío y reducir su producción de 250,000 a 300,000 barriles por día, “cosa que ya hemos hecho”, dijo Trump.

OPEP y sus razones para pedir el pacto

El precio del crudo ha bajado más de un 50% desde el comienzo del año. Aunque eso ayuda a los países consumidores, está por debajo del costo de producción. En consecuencia, las naciones productoras han visto como se tensionan sus presupuestos.

Los analistas han advertido que estos recortes propuestos pudieran no ser suficientes para compensar la pérdida de demanda a largo plazo. La pandemia de coronavirus ha diezmado la demanda de energía en todo el mundo y constituye un factor importante en la ecuación.

El coronavirus es una amenaza invisible que parece estar impactando todo a su paso. Así se expresó el secretario general de la OPEP, Mohammed Barkindo, al comienzo de una reunión. Según un comunicado de la OPEP: “Una sombra espeluznante se yergue sobre toda la humanidad. No queremos que esta amenaza nos alcance. Con toda seguridad, tendrá un impacto aplastante y a largo plazo en toda la industria.

Se espera que más naciones se sumen al esfuerzo. Arabia Saudita se encuentra presidiendo reuniones virtuales del Grupo de los 20 ministros de energía. El tema central de tales reuniones es la sobreoferta en el mercado. Se tiene esperanza que la reunión congregue otros países, incluidos los Estados Unidos, así como a representantes de la OPEP.

Se estima que, en total, los acuerdos podrían reducir la producción en 15 millones de barriles por día entre mayo y junio. Esto es, aproximadamente, el 15% de la producción mundial. Tal movimiento no tendría precedentes tanto en su tamaño como en el número de países participantes.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here