(Tiempo de lectura: 4 min)

En una nueva revisión de sus estimaciones de crecimiento de la economía mundial, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (ODCE), pronosticó que este año el PIB global crecerá 5,8% mientras que el próximo año será de 4,4%.

Sin embargo, la organización con sede de París, cuyos países representan al 60% del PIB mundial, se mostró preocupada con el ritmo de vacunación que se observa en los países pobres. Advirtió sobre el riesgo actual de que la economía mundial sufra una recaída debido a los “vientos en contra” que persisten.

Las previsiones al alza de la OCDE, están sustentadas en la sólida recuperación que evidencian los países desarrollados y emergentes. No obstante, el organismo señala que tal recuperación es aun “desigual”. Tras una contracción mundial del 3,5%, la institución prevé un fuerte crecimiento este año de China (8,5%) y de Estados Unidos (6,9%).

Ambos países exhiben una potente expansión que los ha devuelto a los niveles prepandémicos. En cambio en Alemania, la principal economía europea, el crecimiento será de sólo 3,3% y en Japón del 2,6%.

La tasa de crecimiento más alta desde 1973

Según los datos publicados por la institución integrada por 38 países, en América Latina, la mayoría de las economías más grandes muestran una previsión de crecimiento formidable. Colombia con 7,6%, Chile con 6,7%, seguidos de Argentina (6,1%), México 5,0% y Brasil 3,7%.

A pesar de los signos de recuperación sólida que observa, la OCDE afirma que el nerviosismo actual de los mercados financieros debido al incremento de la inflación y los bajos índices de vacunación que registran los países menos avanzados, son un problema.

Aun así, la institución ve con mucho optimismo el fuerte impulso de la actividad económica mundial. Laurence Boone, el economista jefe de la institución, recordó que la tasa de crecimiento de 5,8% prevista es la “más alta desde 1973″.

Incluso, considera que el crecimiento económico podría ser mayor si se acelera el ritmo de vacunación y los consumidores gastan más sus ahorros. La organización ha elevado sus pronósticos con respecto a su anterior previsión de marzo cuando dijo que la economía global crecería 5,6% y 4% en 2022.

“Vientos en contra” no superados

Hasta ahora, los gobiernos han suministrado alrededor de 2.000 millones de dosis de las vacunas contra el covid-19. La emergencia mundial por la pandemia hizo que se desarrollaran políticas públicas “rápidas y eficaces”. No solo en materia sanitaria sino en el “desarrollo de vacunas o en términos monetarios, fiscales o financieros”, precisó Boone.

Para el próximo año se espera que la mayor parte de las economías se hayan recuperado plenamente. Suficientes señales positivas están siendo percibidas por los analistas. El repunte de las empresas de servicios de Europa y los EE.UU. y el crecimiento de la demanda de materias primas y mercancías en el comercio mundial.

Aunque la población de los países más ricos esté inmunizada pronto persistirán los “vientos en contra”, ha advertido la OCDE. Mientras la mayoría de la población del mundo no sea vacunada, habrá la amenaza de aparición de nuevas variantes del virus.

Nuevos confinamientos terminarían por socavar la confianza de los consumidores, los inversores y las empresas. La consecuencia inmediata sería la quiebra de muchas empresas, especialmente aquellas con elevadas deudas, señaló Boone.

Poca cooperación internacional

En este sentido, el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, ve “muy poca cooperación internacional”. Señala que “el resultado es que las perspectivas de recuperación son demasiado desiguales” entre los países.

Durante su presidencia a punto de finalizar, la organización ha jugado un papel relevante para la negociación multilateral, sobre todo en el ámbito normativo fiscal. Anteriormente, la OCDE se limitaba a elaborar informes de crecimiento de los 38 países que la conforman.

Gurría dijo que el propósito de la institución es seguir “defendiendo con firmeza un enfoque multilateral para acabar con la pandemia en todo el mundo”. A la OCDE le preocupa también el riesgo de aumento de la inflación que tiene muy nerviosos a los inversores.

Pero, al igual que la Reserva Federal de EE.UU. la ODCE cree que es un fenómeno temporal, asociado a la recuperación de las economías. Boone espera que el repunte inflacionario actual ceda en 2022.

Aunque, mencionó que la volatilidad de los mercados financieros “tendría consecuencias tanto para las economías desarrolladas como para las emergentes, al provocar una fuga de capitales”.

Vacunación desigual es un problema

A la Organización Mundial del Comercio (OMC) también le preocupa que algunas regiones se estén quedando rezagadas con respecto a otras por el lento despliegue de los planes de vacunación contra el coronavirus.

Si bien observa un fuerte avance en la recuperación del comercio global de mercancías, al igual que la OCDE ve en la desigual distribución de las vacunas un obstáculo para los planes de crecimiento mundial.

En mayo, el comercio de bienes subió a 109.7 puntos, después de registrar 103,9 en febrero. El barómetro de la organización que establece una línea de base de 100, registró en el segundo trimestre su nivel más bajo con 88.1 puntos. El volumen mundial del comercio de bienes se hundió un 15.5% durante el año pasado.

La OMC recalcó que las perspectivas del comercio a corto plazo son “relativamente positivas”. Pero “se ven empañadas por las disparidades regionales, la continua debilidad del comercio de servicios y el retraso en los calendarios de vacunación, especialmente en los países pobres”.

Los mayores aumentos que registra el comercio son en los pedidos de mercancías de exportación y en la demanda de componentes electrónicos, donde por cierto existe un déficit importante debido a la escasez de microchips.

Igualmente, en el transporte aéreo, en productos para la industria automotriz y en materias primas agrícolas. Tanto de uso industrial como madera para el sector  de la construcción y metales (cobre, níquel, aluminio), como en productos de consumo del sector alimentos (soya, trigo, maíz, carne, etc.).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here