(Tiempo de lectura: 4 min)

La aerolínea de bajo coste Norwegian Airlines comunicó el pasado lunes a los sindicatos que tiene la intención de despedir a un total de 1.191 trabajadores en España. La cifra del ERE que planea Norwegian supone el 85% de la plantilla de la aerolínea en España, lo que implicaría su práctica desaparición en el país. De hecho, los planes de la compañía noruega pasan por cerrar las operaciones que tiene actualmente en Barcelona, Gran Canaria y Tenerife Sur. De este modo, Norwegian mantendría activas solamente las bases que tiene en Málaga y Alicante, y contaría con una plantilla de poco más de 200 trabajadores en toda España.

Norwegian cuenta con la mayoría de sus vuelos con destino u origen en España cancelados desde la aplicación del estado de alarma de marzo de 2020. La aerolínea escandinava está llevando a cabo un plan de reestructuración de toda la empresa para evitar la quiebra tras un año nefasto para el sector de las aerolíneas. De hecho, la suspensión de todas las operaciones en España desde hace más de un año ya hacía presagiar el abandono de Norwegian del mercado español. Desde finales de marzo, la práctica totalidad de la plantilla de la aerolínea escandinava se encuentra en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).

La propuesta de eliminar más de 1.100 puestos de trabajo en España empezará ahora el proceso de negociación con los sindicatos. La compañía justifica la decisión por la “inviabilidad” de recuperar el nivel de tráfico aéreo existente en España antes de la pandemia en el corto o medio plazo. De este modo, Norweigan mantendría tan solo trayectos cortos desde Barcelona, Gran Canaria y Tenerife Sur, y eliminaría los trayectos largos desde todos los aeropuertos de España.

Norwegian alerta de su situación “límite” tras presentar concurso de acreedores en Irlanda y Noruega

Pero la mala situación económica y financiera de Norwegian no afectaría solo a España, sino que supone una reestructuración de toda la aerolínea. De hecho, Norwegian ya entró en diciembre en concurso de acreedores en Irlanda y Noruega tras meses en riesgo de quiebra. Tanto en Noruega como en Irlanda, los tribunales han aprobado las solicitudes. Y a pesar de que la reestructuración de la empresa supondrá una reducción sin precedentes de su plantilla y sus operaciones, la compañía se muestra esperanzada en poder resistir los últimos meses de pandemia y recuperar su actividad.

“Nuestro objetivo es asegurar puestos de trabajo en la empresa y contribuir a asegurar, en Noruega, la infraestructura más crítica y la creación de valor”, aseguraba el consejero delegado de Norwegian, Jacob Schram en diciembre, cuando se presentaron los concursos de acreedores. El principal problema de la compañía recae en una deuda millonaria que ya arrastraba antes de la llegada de la pandemia, y que en 2020 se ha multiplicado.

Con el plan de reestructuración, Norwegian dejará de volar a América y se centrará en los trayectos dentro de Europa. Entre los cierres anunciados, a parte de Barcelona, Gran Canaria y Tenerife Sur, la compañía también tiene previsto cerrar sus bases de París CDG, Roma Fiumicino, Londres Gatwick, Florida, Los Ángeles y Nueva York JFK.

Pero el mayor impacto se vivirá en Barcelona-El Prat, donde hasta ahora Norwegian contaba con la base de los vuelos de largo recorrido, y donde trabajan 485 trabajadores. En total, la compañía calcula que la reestructuración de la empresa destruirá un total de 2.645 empleos en España, Italia, Francia, Reino Unido y Estados Unidos.

El Aeropuerto de El Prat fía la recuperación a los vuelos Low Cost en Europa este verano

El anuncio de Norwegian supone una dura noticia para las aspiraciones del aeropuerto de Barcelona – El Prat. La pérdida de la base de operaciones intercontinentales de la compañía escandinava no solo supondrá la destrucción de más de 400 empleos, sino la pérdida de varias rutas al continente americano.

Los datos de tráfico de pasajeros en El Prat no remontan, debido a las limitaciones de movilidad que afecta a toda Euorpa. De hecho, ni tan solo la campaña de semana santa han podido mejorar los datos del mes de marzo. Según datos de Aena, en el tercer mes del año, el aeropuerto de Barcelona contó con 423.774 pasajeros, una cifra que supone una reducción del 89,3% respecto al 2019, y un 70,1% menos que los pasajeros de 2020. Las cifras de marzo de 2021 suponen el duodécimo mes con cifras negativas debido a la Covid-19. De hecho, el aeropuerto de Barcelona se ha convertido en el aeropuerto español donde más ha bajado el tráfico, junto a Baleares y las Canarias.

En este sentido, el aeropuerto de Barcelona espera recuperar parte de su actividad en verano, a medida que el plan de vacunación avance y se eliminen las restricciones de volar en Europa. De este modo, los responsables del aeropuerto prevén que el tráfico aéreo comunitario pueda sostener la campaña de verano, mientras que los vuelos intercontinentales seguirán siendo residuales en todo el 2021.

Las previsiones del aeropuerto no cifran hasta 2026 cuando el aeropuerto recupere el 100% del tráfico aéreo existente antes de la pandemia.

Vueling prevé ofrecer más rutas domésticas este verano que en 2019

Las buenas noticias para el aeropuerto de Barcelona pasan por Vueling. La compañía low cost¸ que tiene la base de operaciones en la capital catalana, ha anunciado un total de 317 rutas domésticas desde finales de mayo y hasta finales de septiembre de este año. La cifra supone un incremento substancial respecto a los datos de 2020, e incluso superiores de 2019. Más concretamente, Vueling ha anunciado 12 nuevas rutas internacionales que conectarán Barcelona con Copenhague, Oporto, Londres y Billund.

De este modo, durante la campaña de verano, Vueling tiene previsto realizar una media de 1.800 vuelos semanales en España. De ellos, 1.200 vuelos semanales se realizarán desde Barcelona, con 102 rutas, de las cuales 76 de ellas serán internacionales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here