(Tiempo de lectura: 4 min)

En octubre de 2020, Nokia revisó su estrategia relacionada con el despliegue de las redes 5G.

El CEO, Pekka Lundmark, dijo en esa oportunidad que la compañía finlandesa haría “lo que fuera necesario” para tomar la iniciativa en la instalación de la próxima generación de tecnología inalámbrica.

En ese momento, se señaló que su rival sueco, Ericsson, se había beneficiado más del enfrentamiento de Huawei con los Estados Unidos, ganando participación de mercado, especialmente en la propia China.

Nokia, por otro lado, no había ganado ningún contrato chino y también había perdido ante Samsung un importante acuerdo relacionado con las red 5G con Verizon en los Estados Unidos.

“Hemos perdido participación en un gran cliente de los Estados Unidos, vemos cierta presión en los márgenes en ese mercado y creemos que debemos aumentar aún más las inversiones en I+D para asegurar el liderazgo en este segmento”, había señalado Lundmark en octubre pasado.

La estrategia de Nokia

Sin embargo, los fondos para apoyar la estrategia I+D deben provenir de algún lugar y ahora Nokia sabe de dónde: recortará alrededor de 10 mil puestos de trabajo en los próximos dos años.

La compañía espera ahorrar entre 610 y 710 millones de euros gracias a una reestructuración que finalizará en diciembre de 2023.

Comenzará pronto, en junio de 2021.

“Cada una de las decisiones que pudieran llegar a impactar dolorosamente en nuestra plantilla jamás se llevan a cabo de manera intempestiva”, explicó Lundmark en una carta pública.

“Las prioridades son, entre otras cosas, confirmar que los trabajadores que se afecten tengan la ayuda que sea necesaria a lo largo de esta etapa”, agregó.

Según informó la empresa, el dinero ahorrado se invertirá en desarrollos I+D, así como en mayores costos relacionados con un aumento salarial para los empleados que queden.

Con una previsión de que sus ingresos caigan alrededor de 1.100 millones de euros en 2021, antes de estabilizarse en 2022, está más que claro que Nokia necesita hacer cambios importantes si quiere recuperarse de su comienzo mediocre desempeño a la “era 5G”.

En este marco se encuentra otro anuncio de la compañía nórdica: tres nuevas asociaciones con Amazon Web Services (AWS), Microsoft Azure y Google Cloud.

Esta nueva estrategia de vincularse en la nube demuestra un especial interés de Nokia por mostrar que una parte importante de su funcionalidad se ejecutará en la red, lo que permitirá una adaptación más rápida y flexible a las nuevas tendencias.

5G

Nokia busca recuperar tiempo perdido

Nokia no tuvo una buena década entre 2006 y 2016. En unos pocos años, la compañía que alguna vez lideró la venta de móviles con su mítico teléfono Nokia 1100, prácticamente desapareció de la agenda pública.

Hoy, el panorama es diferente para la compañía de Finlandia y el objetivo es uno: regresar a la gloria.

Para obtenerla, espera capitalizar las cosas buenas que hizo en décadas pasadas y avanzar a partir de la expansión en el mundo de la red de telecomunicación 5-G.

En esta meta tiene líderes nuevos: el reciente director, el ya mencionado Lundmark, que llegó al cargo a mediados del año pasado, y el flamante presidente de la compañía, Sari Baldauf.

Los dos ya estuvieron juntos en el holding finés en el año 2000, cuando se inició la época más gloriosa de la marca.

Con ellos en la compañía, Nokia se transformó en uno de los mayores fabricantes mundiales de telefonía móvil, con una capitalización que llegó a un tope de 298 mil millones de euros.

La empresa a la que regresó Lundmark no luce igual que la que dejó hace 20 años, los smartphones no fueron relevantes en su estrategia y al ecosistema de las redes 5G llegó después de sus rivales, especialmente de las compañías chinas.

Samsung

No entendieron nada

En la empresa finlandesa no vieron con anterioridad que las redes 5-G serían clave en el desarrollo de las telecomunicaciones y dejaron pasar el tren del despliegue.

No supieron ver tampoco la relevancia geopolítica de la nueva generación de la red de telecomunicación superrápida. Esa es el mayor motivo de la “guerra” con EE.UU.

Todos dicen, desde inversionistas hasta ex directivos, que fue una decisión estratégica equivocada que Nokia hoy está pagando caro. La marca quedó también a merced de una venta obligada.

Su valuación de mercado no supera los 25 mil millones de euros y sus papeles valen menos que en 2012.

En los primeros meses como principal directivo, Lundmark lanzó un plan de reestructuración de todo los negocios de la empresa: desde la red 5G hasta los desarrollos en programas, servicios del mundo digital, patentamiento de marcas y otras redes.

Lundmark no quiere que a Nokia le vuelva a pasar lo mismo y por eso ha diagramado un detallado plan de renacimiento que está en pleno desarrollo.

Una nueva oportunidad para Nokia

Antes de la pandemia, el año 2019 fue relativamente positivo para Nokia gracias a la disputa entre Huawei y los Estados Unidos del entonces presidente Donald Trump.

Si bien Ericsson fue el principal ganador, la marca de Finlandia también obtuvo rédito de algunos mercados que resignó la compañía china.

Huawei es la mayor empresa en el mercado de las telecomunicaciones porque fue la primera que apostó a los despliegues de la red 5G.

Tanto Nokia como Ericsson son las que le siguen en la carrera.

En Finlandia, algunos entienden que las malas decisiones de Nokia son responsabilidad de su ex-CEO Rajeev Suri y del ex-presidente Risto Siilasmaa. 

El propio Suri reconoció en junio de 2020 que la marca fue pasiva en el comienzo del desarrollo de la red de alta velocidad, allá por el año 2019.

En ese momento, Nokia tenía una gran deuda derivada de la compra de Alcatel Lucent por 15.700 millones de euros.

Suri dejó entrever que la 5G arribó justo en un muy mal año para la empresa y no pudo aprovechar su experiencia.

Por otra parte, Suri manifestó que en la actualidad la marca está en un periodo de fuerte consolidación y muy saludable financieramente, por lo que no puede dejar pasar esta otra oportunidad.

Para los más críticos, Nokia dejó pasar demasiado tiempo cuando vendió sus negocios en la telefonía móvil en el año 2013 hasta que decidió en qué invertir.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here