(Tiempo de lectura: 3 min)

Una vacuna para combatir el coronavirus desarrollada por la Universidad de Oxford y la farmacéutica británica AstraZeneca parece ser otra de las posibles soluciones a la pandemia de coronavirus que tiene en vilo al mundo.

Es segura y desencadena una respuesta inmune, según se indicó oficialmente.

Se trata de la tercera vacuna anunciada en menos de 20 días que podría convertirse en la ansiada llave para terminar con el Covid-19. 

A comienzos de julio, el gigante farmacéutico Pfizer y la compañía de biotecnología BioNTech dieron a conocer un estudio que demostraba resultados prometedores en el avance de una vacuna para el coronavirus.

Según dijeron, consiguieron estimular la inmunidad en los pacientes tratados, con muy pocos efectos secundarios. 

La semana pasada, el turno para dar buenas noticias referidas a la crisis sanitaria mundial fue del laboratorio estadounidense Moderna.

En una investigación publicada por The New England Journal of Medicine, Moderna demostró que su producto generó una respuesta inmune efectiva en los pacientes con efectos secundarios muy leves. Bajo el código “mARN-1273”, la vacuna entrará en una nueva fase que incluye la prueba en 30 mil estadounidenses de distintas regiones de ese país.

La novedad ahora llegó desde el Reino Unido, donde Oxford dice que los ensayos con 1.077 personas mostraron que la su vacuna los llevó a producir anticuerpos y células T que pueden combatir el coronavirus.

Los hallazgos son muy prometedores, pero aún es demasiado pronto para saber si esto es suficiente para ofrecer una protección segura. Al igual que con los productos de Moderna y de Pfizer, ahora se llevarán a cabo ensayos más grandes.

El Reino Unido se adelantó y ya hizo un pedido de 100 millones de dosis de la vacuna llamada ChAdOx1 nCoV-19.

Según se pudo conocer a través de medios especializados en biotecnología, la vacuna está hecha de un virus genéticamente modificado que causa resfriados comunes en los chimpancés.

Los científicos hicieron que la vacuna se parezca al coronavirus y, de esta forma, el sistema inmunitario aprende cómo atacarlo.

Según Oxford, los resultados son “extremadamente prometedores”, pero hace falta tiempo para saber si funciona y es verdaderamente efectiva.

En paralelo a las vacunas de Oxford, Pfizer y Modera hay una que se está desarrollando en China que también parece prometedora. Se trata de una versión de Sinovac Biotech, compañía que pertenece a estatal china Sinopharm.

Otras firmas están investigando con métodos más tradicionales en el desarrollo de vacunas, como la compañía Valneva, que toma el coronavirus, lo inactiva y luego lo inyecta en pacientes para que genere anticuerpos.

En total, hay 23 vacunas para el Covid-19 en ensayos clínicos en todo el mundo y otras 140 en etapas de desarrollo más tempranos.

Las nuevas etapas

Además de vender la vacuna al Reino Unido, la británica AstraZeneca tiene acuerdos con diferentes países del mundo para entregar el producto si resultara realmente efectivo.

Además, hay que tener en cuenta que debe obtener los permisos regulatorios pertinentes.

Según la firma y la Universidad de Oxford, no buscarán obtener ganancias con la vacuna durante la crisis sanitaria.

De acuerdo con la información dada a conocer, el productos de AstraZeneca sólo generó leves efectos secundarios que fueron resueltos con la droga paracetamol.

Ahora la vacuna se pondrá a prueba en un número mucho mayor de pacientes, no sólo en el Reino Unido, sino también en Sudáfrica y en Brasil. También en los Estados Unidos.

Al igual que pasó con los otros laboratorios que han logrado resultados positivos, las acciones de AstraZeneca se dipararon en la bolsa.

Acciones de AstraZeneca. Fuente: Investing.

Este fenómeno se está produciendo en todas las compañías de biotecnología y grandes laboratorios.

Es uno de los pocos segmentos de negocios que mejoraron con la pandemia, al igual que las compañías de logística y entrega de productos, como Amazon y Mercado Libre.

En el caso de la vacuna de Moderna, y siempre que los nuevos estudios sean venturosos, la firma podría producir aproximadamente 500 millones de dosis este año y, si fuese necesario, hasta 1.000 millones en 2021.

Moderna no desarrolló la vacuna sola, sino que lo hizo en conjunto con el Instituto de Enfermedades Alérgicas e Infecciosas de los Estados Unidos.

Esta es la mayir apuesta de Donald Trump para enfrentar el coronavirus. Si le va bien, podría ser la clave para lograr la reelección el 3 de noviembre, cuando sean las eleccions presidenciales de los Estados Unidos.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here