(Tiempo de lectura: 3 min)

El cierre de bares y restaurantes y las restricciones en cuanto al aforo (en algunos casos de hasta el 30 por ciento) ha generado un desajuste en la relación entre los comercios y las empresas proveedoras de alimentos y bebidas.

En el Reino Unido, y especialmente en Londres, los pubs tienen un problema: la caída en las ventas les ha provocado un sobrestock, pero se ven presionados por las compañías (en muchos casos también dueñas de los bares), para seguir comprando sus cupos mensuales y bajo las mismas condiciones.

De acuerdo con lo que publica BBC, el negocio de bares de Heineken ha sido multado con 2 millones de libras (2,2 millones de euros) por el organismo de control de la industria por obligar a los pubs bajo su control a vender “niveles fuera de toda lógica” de sus cervezas y sidras.

El organismo concluyó que la compañía Star Pubs, propiedad de Heineken, ha venido incurriendo en esta práctica desde hace tres años, aunque se acentuó con la pandemia de coronavirus, ya que la demanda en los pubs cayó dramáticamente.

El gobierno descubrió que a varios pubs se les dijo que el 100 por ciento de la cerveza que vendían tenía que ser de marcas Heineken.

Star Pubs ha dicho que está considerando una apelación y calificó a la multa como “injustificada”.

Las marcas de Heineken incluyen otras asociadas, como Amstel, Moretti y Bulmers.

La compañía cervecera se defiende diciendo que el sistema funciona de esa manera. Dice que los bares involucrados (unos 2.500) son propiedad de la marca y que los inquilinos que explotan la franquicia deben vender los productos que Heineken decida.

Por otra parte, aclara que si los inquilinos han firmado un contrato de alquiler que determina eso y que, si quieren, pueden pagar una renta más alta y sumar otras marcas a la venta.

El gobierno apunta al cumplimiento del llamado Código Pubs (Pubs Code), que entró en vigor en 2016 después de la aprobación de nuevas leyes.

Entre otros aspectos, regula la venta y almacenamiento de bebidas en empresas que tienen 500 o más bares en Inglaterra y Gales. Entre ellos, Greene King, Marston’s, Star Pubs and Bars, Punch Taverns, Stonegate y Admiral.

La norma exige determinados aspectos legales que los propietarios y los inquilinos vinculados a los pubs deben cumplir. Puntualmente, dice que esos inquilinos no deben estar en peor situación que los bares independientes.

Para Star Pubs, la sanción es “injustificada y desproporcionada”, y llega en un momento en el que “todo el sector se encuentra en una grave crisis financiera”. “Trabajamos día y noche para ayudar a nuestros pubs y licenciatarios a mantener a flote sus negocios”, agregó en un comunicado.

Star Pubs and Bars dijo que están “profundamente decepcionados y frustrados” por el resultado de la investigación oficial.

Heineken y sus adapataciones al mercado

Heineken, la segunda mayor compañía elaboradora de cerveza del mundo, está inmersa en un proceso de reconfiguración.

Con la idea de evitar que Anheuser-Busch InBev se aleje en el liderazgo del ránking, viene desarrollando diferentes estrategias.

Entre los planes está el fortalecimiento de sus productos sin alcohol.

La marca “Heineken 0.0”, que llegaba a 15 mercados en 2017, alcanzó los 40 países en 2018 y siguió sumando destinos el año pasado.

La pandemia retrasó el desarrollo, pero la idea es seguir creciendo en ese segmento de grandes perspectivas futuras.

Hay un dato no menor que refleja la importancia del producto sin alcohol: en el primer trimestre fiscal de 2019, el 75 por ciento del aumento de la venta de la marca Heineken se produjo gracias al impacto de la versión “cero alcohol”.

El impulso que Heineken le está dando a sus productos sin alcohol tiene su asiento es las estadísticas.

Por ejemplo, una investigación del año 2018 en Inglaterra y Gales evidenció un hecho inesperado para países de gran tradición cervecera: el 50 por ciento de los consumidores de cerveza de esos países del Reino Unido entienden que beber cerveza baja en alcohol o sin nada de alcohol es “socialmente aceptable”.

Esto es diametralmente opuesto a lo que pensaban apenas cinco años antes.

El estudio fue realizado por la consultora One Poll y financiado por otra compañía de cerveza, Carlsberg.

Se basó en la entrevista a dos mil ingleses y galeses sobre tendencias de bebida.

Para el 55 por ciento de los entrevistados, beber cerveza sin alcohol o muy baja en alcohol es ahora “atractivo”.

Otra investigación en el Reino Unido, elaborada y difundida por Global Data, dice que casi el 40 por ciento de los británicos de entre 18 y 25 años están preocupados por los productos que pudieran afectar su salud. En esa lista, está la cerveza tradicional.

Snow, la marca de cerveza china

Entre los pasos de expansión de Heineken hay que contar su desembarco con fuerza en China.

En efecto, Heineken hizo una gran inversión en el gigante asiático al adquirir en 2019 una participación del 39 por ciento en la compañía China Resources Beer.

Este no es un dato menor: se trata del fabricante de la cerveza Snow, la marca más vendida del mundo por volumen.

Snow tiene el 5 por ciento del market share mundial y otra china, Tsingtao, es la segunda con el 2,6 por ciento.

Le siguen Bud Light (2,5 por ciento), Budweiser (2,3 por ciento), la brasileña Skol (2,1 por ciento), Yanjing (1,8 por ciento) y Heineken (1,6 por ciento).

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here