(Tiempo de lectura: 3 min)

Bernie Madoff, un financista de Wall Street que estaba en prisión por haber orquestado uno de los mayores fraudes en la historia de Estados Unidos, falleció en prisión a los 82 años.

Su muerte fue dada a conocer por la Oficina de Prisiones, el organismo estatal estadounidense que regula el sistema carcelario de ese país.

Madoff no era un prisionero más. Estaba cumpliendo una sentencia de más de 140 años por haber llevado adelante un esquema Ponzi épico por el que pagaba a los inversionistas con el aporte de nuevos inversores y no con ganancia real.

Cuando en 2008 explotó la burbuja financiera global, el “negocio” orquestado por Madoff cayó como un castillo de naipes y, con él, todos los que le confiaron sus ahorros. Lo estuvo desarrollando por más de 20 años.

Se declaró culpable en 2009 y, desde entonces, no había salido de la cárcel.

Según dijo su abogado personal, Brandon Sample, Madoff “vivió sintiendo culpa y remordimientos por sus acciones”.

También dijo que “no era perfecto, nada de eso, pero nadie lo es” y que aunque fue condenado por los fraudes, “era un buen esposo y padre”.

Madoff y su estafa

Madoff era hijo de un inmigrante europeo y vivió toda su vida en la ciudad de Nueva York.

Allí creó su empresa: “Bernard L. Madoff Investment Securities”, en 1961.

Su firma fue una de las más grandes creadoras de mercado del planeta, vinculando compradores y vendedores de acciones y fondos de inversión. Incluso llegó a ser presidente de la bolsa de valores Nasdaq.

En todos los años en los que actuó, la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos investigó la firma de Madoff porque obtenía rendimientos poco habituales por su gran volumen.

Bernie Madoff.

Sin embargo, la debacle financiera mundial de 2008 golpeó a Madoff y a su empresa.

Agobiados por la recesión, los inversionistas trataron de sacar cerca de 6,9 mil millones de dólares de sus fondos, pero el financista no pudo devolverlos.

En el listado de los estafados estaban famosos como el actor Kevin Bacon, el jugador de béisbol Sandy Koufax y la organización sin fines de lucro de Steven Spielberg.

También cayeron con Madoff bancos de Inglaterra, como el HSBC, que había depositado en manos del ahora fallecido más de 1.100 millones de dólares para inversiones.

Otras víctimas fueron corporaciones multinacionales como el Royal Bank de Escocia y el ManGroup & Nomura Group, de Japón.

Miles de millones en un fraude que hizo historia

Entre los damnificados no sólo había grandes bancos y gente millonaria, también cayeron en la trampa personas de clase media de los Estados Unidos, desde maestros y comerciantes, hasta empleados de Burger King que habían depositado sus pocos ahorros tentados por grandes rendimientos.

Elie Wiesel, premio Nobel de la Paz, declaró por aquellos años: “Creíamos que era Dios”. La fundación de Wiesel había perdido 15 millones de dólares.

Según declaró el propio Madoff en el juicio en su contra, esperaba que su estrategia durara poco tiempo cuando la inició allá por 1990. “No puedo decir todo lo que lamento lo que he causado”, expresó en 2009 cuando se declaró culpable.

Más de 60 mil millones de dólares

En total, el fraude abarcó algo más de 60 mil millones de dólares. El dato surge de la suma de los beneficios que todos los inversores creían que habían ganado porque Madoff les entregaba resúmenes de cuenta fraudulentos.

En efectivo, el desfalco involucró 16,9 mil millones de dólares, de los que se han podido recuperar cerca de 13,8 mil millones.

En 2020, con el avance de la pandemia de Covid-19, Madoff pidió ser liberado al alegar dificultades de salud, en especial un problema renal.

Entrevistado por The Washington Post, habló de sus delitos como “terribles errores” y dijo que creía que con los 11 años en prisión había “cumplido y sufrido lo suficiente”.

La justicia estadounidense le denegó el pedido diciendo que muchos de los estafados aún en la actualidad seguían padeciendo por las pérdidas financieras provocadas por Madoff.

El juez, en su declaración, dijo que entendía que Madoff nunca se llegó a arrepentir realmente de lo que hizo y que solamente”lamentaba que su vida, como era hasta 2009, se hubiera derrumbado”.

Dos estafados por Madoff se suicidaron después de conocer que habían sido estafados en 2009.

Uno de los hijos de Madoff, Mark, también se quitó la vida dos años después de la detención de su padre. Andrew, otro hijo, falleció de cáncer hace seis años.

Quien sigue viva es Ruth, la esposa de Madoff. Ella siempre dijo que desconocía los negocios de su esposo y que no sabía lo que hacía. De los 800 millones de dólares que llegó a tener la pareja, la Justicia le permitió quedarse con 2,4 millones.

Ruth y Bernie Madoff.

Qué es el esquema Ponzi

El esquema o sistema Ponzi es una estafa de las llamadas piramidales.

Es una maniobra para ganar dinero con fondos ajenos en la que una de las partes sale perjudicada.

Se centra en aportar capital y obtener enorme ganancia (casi inmediata), pero no por interés legítimo logrado en el mercado, sino porque ingresan fondos de nuevos “inversores” al esquema.

Por esa razón también se llama “piramidal”, ya que necesita de la llegada de más futuros estafados que agreguen más capital de manera que los primeros logren recuperar el propio y obtener beneficios.

Cuando ya no entra más gente en el esquema, o peor aún, cuando muchos piden sus ganancias (como pasó en 2008), todo el sistema se cae.

El nombre del sistema se debe a Carlo Ponzi, un estafador nacido en Italia en los años 20 que llegó a los Estados Unidos e ideó un plan para conseguir dinero fácil con cupones de respuesta de correos internacionales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here